English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 12 de enero de 2013

CONFERENCIA DE MONSEÑOR WILLIAMSON EN TORONTO (COMPLETA), EL SÁBADO 15 DE DICIEMBRE DE 2012

Ésta es la conferencia completa de Monseñor Williamson en Toronto, el 15 de diciembre del año pasado. Vale la pena leerla, pues expone los orígenes de esta terrible crisis que sacude hoy a la FSSPX y a la Cristiandad. En vista de que es muy extensa, las preguntas y respuestas de Su Excelencia se publicarán próximamente en otra entrada.




Si estamos aquí esta noche es porque algunos de nosotros, ustedes, sienten que hay problemas en la Fraternidad San Pio X. El problema que percibimos es terriblemente anormal. Digo que es “anormal” que los sacerdotes que fueron FORMADOS para resistir al mundo moderno empiecen a caer en las mismas tentaciones del mundo moderno. Por otro lado, es completamente normal que las mismas tentaciones que hicieron caer casi a la totalidad de la Iglesia 40 o 50 años atrás, atrapen más almas 50 años después. Las mismas tentaciones que hicieron caer a la Iglesia Universal o a los Clérigos de la Iglesia Universal en el concilio hace 50 años, exactamente la misma tentación está haciendo caer a los sacerdotes de la Fraternidad, a los líderes de la Fraternidad. Los líderes a cargo de la Fraternidad San Pio X están cayendo o ya han caído. Y mucha gente serie que está observando a la FSSPX piensa que a menos que los líderes sean cambiados, a menos que el equipo a cargo en Menzingen sea cambiado, no hay esperanza para la Fraternidad. Y temo que ese es un buen argumento. Temo que hay mucho que debe ser dicho acerca de eso.

¿Nos dará Dios en su misericordia una manera de cambiar al equipo en Menzingen? ¿Dios, en su misericordia, le dará a la Fraternidad San Pio X un cambio en su liderazgo? Esto nos lleva a otra pregunta: ¿En este momento, la Fraternidad San Pio X MERECE esta ayuda por parte de Dios Todopoderoso? ¿Están correspondiendo los fieles de la FSSPX a las gracias que Dios nos ha dado para seguirlo a EL y no el mundo moderno? O ¿están muchos laicos siguiendo al mundo aunque asistan a las Misas de la Fraternidad el Domingo? Pregunta para ustedes… ¡todos ustedes pregúnteselo a ustedes mismos! Pregunta para que todos nosotros nos formulemos: ¿Estoy a la altura de lo que Dios tenía derecho a esperar de mí cuando me dio las gracias especiales para seguir a la FSSPX, hacia el cielo, y no seguir a la nueva iglesia hacia el infierno. En esto hay que hacer un paréntesis: Obviamente hay gente buena en el Novus Ordo. Obviamente hay sinvergüenzas en la Tradición. No debe pensarse que todos en la Tradición son santos y que todos en el Novus Ordo son villanos. No es el modo en que funciona, obviamente no.

Pero pregúntense ustedes: ¿Nos comportamos dándole a Dios la importancia que tiene, reconociendo que el mundo moderno es malo, o nos comportamos como si Dios no fuera importante y el mundo moderno no fuera tan malo? Si es el segundo caso, entonces NO NOS MERECEMOS que Dios enderece a la Fraternidad y seguirá cayendo y se hará pedazos. Entre más alto están, más fuerte caerán. Pero debemos rezar y comportarnos para merecer que Dios intervenga para cambiar el equipo completo en la casa general de la Fraternidad. De otro modo, no veo que la Fraternidad puede salir de esto. Porque, como dijo Monseñor Lefebvre, los superiores forman a las personas que están debajo de ellos. No son los inferiores los que forman a los superiores. Para eso son los superiores. Los superiores están para dirigir, para guiar, para elevar, no para ser guiados o dirigidos o elevados. Si ellos son superiores, deben elevar, no están para degenerar. La Iglesia no es democrática. Nuestro Señor es el mejor amigo que la gente ha podido tener, pero la gente nunca le dijo lo que tenía que hacer. Ni siquiera sus Apóstoles le dijeron lo que debía hacer. Ni siquiera San Pedro le dijo lo que tenía que hacer. Pedro le dijo “Señor, no puedes ir y ser crucificado en Jerusalén” -¡Apártate de mí Satanás! Ni siquiera San Pedro le dijo a Nuestro Señor lo que debía hacer ¡El es Dios! ¿Cómo podía decirle qué hacer?

Su Iglesia es divina. Los superiores no siguen a los inferiores, los inferiores siguen a los superiores como señaló Monseñor Lefebvre. Y este por supuesto es un argumento crucial para que la Fraternidad no se una a Roma. Porque si la Fraternidad se une a Roma, algunos de los modernistas romanos traicioneros serán los superiores de la Fraternidad, y ellos moldearán a la Fraternidad en su traición, y no la dulce FSSPX moldeará a los Romanos de regreso a la Fe Católica; no, este no es el modo en que se dan las cosas, porque la Fraternidad estaría debajo de los superiores romanos. La Fraternidad estaría debajo y por lo tanto los romanos moldearían a la Fraternidad y no la Fraternidad a los romanos. Este era el argumento del Arzobispo en el 88, 89, 90, 91, los últimos años de su vida: cuando vio claro que Roma no iba a defender la fe.

Algunos argumentan lo que el Arzobispo dijo antes de 1998, cuando hizo lo mejor que  pudo para permanecer con la Iglesia oficial. Argumentan que ya que Monseñor hizo todo lo que pudo para estar con la Iglesia romana, dicen “miren, el quería estar con Roma y por lo tanto nosotros debemos ahora querer estar con Roma” Pero lo que sucedió fue que en mayo de 1988, el Arzobispo entendió claramente por el modo en que el Cardenal Ratzinger se comportó, por el modo en que el Cardenal Ratzinger habló, el Arzobispo entendió claramente que Roma no iba a ver por la Tradición. El Arzobispo le dio a Roma en el 85, 86,87, 88 todas las oportunidades, esperó en contra de toda esperanza, le dio a los romanos todas las oportunidades para hacer lo correcto. Pero el Cardenal Ratzinger demostró que él no iba a hacer lo correcto. En ese punto, el Arzobispo dijo: “Muy bien, hasta aquí, ya no más conversaciones con esos personajes. Esto fue todo, no son buenos. Ellos probaron finalmente que no son buenos, les di todas las oportunidades”. De hecho, el Arzobispo dijo en el 89 o 90 que había ido muy lejos. Admitió que había ido demasiado lejos tratando de estar con los Romanos, tratando de estar con las autoridades. Firmó, el 5 de mayo, el Protocolo, luego por la noche no pudo dormir y el Espíritu Santo le dejó claro lo que realmente querían los romanos y al día siguiente retiró su firma. Hizo todo lo que pudo.

Y hoy en día tenemos a los jefes en Menzingen diciendo “Oh el Arzobispo dijo que debíamos hacer todo lo posible para unirnos con los Romanos” Es verdad que el Arzobispo hizo todo lo que pudo para estar con los romanos pero fue demasiado lejos, se dio cuenta que estas personas no eran buenas. No iban a hacer nada para defender la Fe. La fe es más importante que Roma. Roma solamente está allí por el bien de la Fe. La Fe no es para Roma, Roma está para la Fe. Por lo tanto, si Roma ya no está para la Fe, nos olvidamos de Roma –hasta que Dios arregle las cosas y convierta a Roma. Seguimos siendo Católicos Romanos. Pero esta es una Roma falsa –nosotros no somos falsos Católicos Romanos. Con la ayuda de Dios, nosotros no somos falsos Católicos romanos. No somos Católicos neo-romanos. Somos Católicos Romanos. Es una cosa completamente diferente.

Entonces el argumento que sostienen en Menzingen que dice “Oh, Debemos seguir al Arzobispo cuando dijo “quedarse con las autoridades” NO, porque el mismo Arzobispo repudió esa política. Se dio cuenta que no era posible. La Fe no podía mantenerse si nos quedáramos en esa línea. Para mantener la Fe, tenemos que permanecer lejos de la Neo-Roma. La idea del Vaticano II era renovar toda la Iglesia y la han cambiado hasta no poder reconocerla. Esta ya no es la Iglesia Católica. Por lo tanto, tenemos que distinguir claramente entre la Iglesia y la NeoIglesia, como se distingue una manzana de una manzana podrida. Hay una gran diferencia. La manzana podrida ERA una manzana, pero se ha podrido. Así Roma es totalmente diferente y no podemos jugar con ella. Pero esto es exactamente lo que los líderes en Menzingen quieren hacer. ¡Se han vuelto locos! Han caído tontamente en la misma tentación del Vaticano II. Ahora la Fraternidad está pasando por el Vaticano II B. Está haciendo su pequeño Vaticano II lo cual es absolutamente anormal para los católicos, pero es absolutamente normal para los católicos que aman el mundo moderno. Es normal para los Católicos en el mundo moderno ser atrapados por el mundo moderno, la versión moderna del diablo moderno. El mundo moderno es muy seductor, muy poderoso y seductor.

Para tener una idea del por qué, imaginemos que aquí hay un pizarrón. Haremos un diagrama. Abajo está la edad media, allí está la Iglesia en la edad media. Luego llega la reforma protestante. El protestantismo se llevó aproximadamente 1/3 parte de la cristiandad –de todas las naciones católicas, el protestantismo se llevó una tercera parte. Los protestantes se desviaron hacia la izquierda. La Iglesia Católica se defendió contra la reforma protestante con la Contrarreforma. La Contrarreforma es muy católica, nos da esas gloriosas iglesias barrocas, esas vestiduras… la Iglesia se expande de nuevo. Aunque los protestantes se llevaron gran cantidad de fieles, la Iglesia se expandió otra vez. Por ejemplo en México, en América Central, América del Sur. Los misioneros encontraron por toda América una gran cantidad de ciudades donde en la plaza principal se construyeron Iglesias: se hicieron naciones Católicas. Una gran cantidad de nuevas naciones, muy diferentes una de la otra… todas eran católicas –hasta el Concilio. Ahora están cayendo también pero veremos eso más adelante.

La Contrarreforma expandió a la Iglesia de nuevo. Pero el demonio regresó. El nunca se rinde. Y usted y yo jamás debemos rendirnos. Si usted y yo tuviéramos la mitad de la perseverancia del diablo, todos iríamos al cielo. El diablo nunca se rinde. Ahora ya no regresó con el Protestantismo, sino con el Liberalismo.

Llegó la Revolución Francesa en 1789, la cual embaucó a los políticos de muchas naciones católicas: Italia, España, Francia, aquellas naciones que resistieron la reforma protestante, que permanecieron católicas, ahora caen al liberalismo. Y el liberalismo está conectado con el protestantismo. ¿Cómo están conectados? Todo esto es importante, es elemental para entender lo que está sucediendo ahora.

El liberalismo está conectado al protestantismo de la siguiente manera: Los católicos dicen: 2+2=4. El protestantismo dice: 2+2=5. Es claro, pero está equivocado. Pero es claro y definido. El tuvo las ideas equivocadas pero son claras, fuertes, firmes. El protestantismo se establece en América y en una buena parte de Europa. Entonces los europeos empezaron a preguntarse ¿quién tiene razón? Los protestantes dicen esto y los católicos dicen esto otro. No estoy seguro.  Durante mil años la Iglesia no tuvo rivales en Europa. De 500 a 1500 años no hubo herejías mayores. Estaban los musulmanes en el medio oriente, pero no hubo grandes herejías en Europa. Pero entonces llegó la tremenda herejía del protestantismo, y con éste la Iglesia empezó a declinar, pero el protestantismo era solamente la señal del declive. Igual que el Vaticano II fue la señal del declive de la Iglesia moderna. En los años 50 la Iglesia Católica se veía bien pero no estaba tan bien como se veía. Es como rascar una superficie y bajo de ella las termitas se lo han comido todo, así uno empuja a los liberales al Vaticano II y todo se cae al conciliarismo.

Entonces tenemos a los protestantes y a los Católicos, y luego vienen los liberales. Y el liberal dice: “Muy bien, aquí están ustedes los Católicos y piensan una cosa, aquí están ustedes los protestantes y piensan otra cosa. Miren: ¡Ustedes nunca estarán de acuerdo! ¡Hay que estar de acuerdo en diferir! ¡Hay que tener paz! Vamos a tranquilizarnos todos, vamos a dejar de pelar, reconozcamos que nadie tiene la razón completa. Entonces 2+2 son 4 y 5 ¡no hay problema! Vayamos más allá del 2+2 son 4 o 5, vamos a preocuparnos por el 2+2. Solamente debemos vivir en paz y dejar atrás la cuestión de la verdad y la doctrina. Entonces, la diferencia entre liberalismo y protestantismo es que para el protestantismo 2+2 son 5 y para el liberalismo 2+2 son 4… bueno, quizá también 5, no hay problema.

2+2 son 4… 2+2 son 5… Hey, ¡tómalo con calma! ¡No te preocupes! No seas tan rígido sobre la verdad y la doctrina. Vivamos en paz y tengamos unidad, amémonos los unos a los otros. Eso es masonería. Eso es ecumenismo. Exactamente: La idea, la idea moderna en la NeoIglesia es que 2+2 son 4 o 5 ¡no hay problema! ¡Es Benedicto XVI por todos lados! Ya saben, dejemos a un lado estas cuestiones de doctrina y permanezcamos callados… ¡no queremos el 2+2=4 (exclusivamente) en nuestra Iglesia! Hay lugar dentro de nuestra Iglesia para el 2+2=4 pero también para el 2+2 =5 o 6, o 7, u 8, o 9 ¡no hay problema! Solo estemos juntos, vivamos en paz… Eso es ecumenismo.

Como pueden ver, el ecumenismo hace a un lado completamente la cuestión de la verdad.
¿Pueden imaginar a una persona tratando de diseñar un aeroplano o un puente bajo las bases de que 4+4 es 5 o 6? Es ridículo. No es posible hacerlo. Para construir un puente que dure, tienen que construirlo usando buenas matemáticas. 2+2 son 4 y solamente 4.

Entonces el liberalismo empieza a hacer papilla las mentes. Si yo digo que 2+2 son 4 o que 2+2 son 5, podemos saber que mi mente empieza a hacerse papilla. Lutero está en el error, pero no es una papilla. Pero cuando su error se establece junto a la verdad de la Fe Católica, de la religión católica, entonces las mentes se hacen papilla porque no saben cual es verdadero. Pero si se dice “voy a estudiar esto hasta llegar a la verdad”, si estudias aritmética, llegarás a la verdad de que 2+2 son 4 y no puede ser nada más que 4, y no te pondrás de acuerdo con la gente que dice que son 5. Los católicos no pueden llevarse con vecinos herejes, si se llevan bien en del modo incorrecto, ellos se convertirán en herejes también. Y esto se ve en muchos casos hoy en día.

No vas a ir a golpear al vecino porque es protestante, pero no vas a decir: “es un buen chico, yo soy un buen chico, todos somos buenos y él es protestante. Yo soy católico pero los dos somos buenos, jugamos golf juntos, hasta él poda el césped mejor que yo, mantiene su casa limpia,… Pero yo soy católico y él es protestante. Está bien que sea protestante… Un católico jamás debe pensar así, porque si él no es católico, no está en el camino al cielo porque no cree lo que Dios quiere que crea.

Después de que se estableció el protestantismo la Contrarreforma se expandió y el liberalismo se coló y la revolución francesa se desvió como el protestantismo hacia la izquierda, y se llevó muchas almas, y desde ahora en adelante la Iglesia no puede meterse en política. De aquí se contrajo esta idea terrible, la terrible idea moderna que la Iglesia no tiene nada que ver con la política. Y la política no tiene nada que ver con la Iglesia. Esto es muy malo, muy malo. La idea católica es la unión de la Iglesia y el estado. Todos los estados de la faz de la tierra, incluyendo Arabia Saudita e Israel deben de ser católicos. Porque el Estado está formado de seres humanos creados por Dios, redimidos por Nuestro Señor Jesucristo y todos ellos deben entrar a la Iglesia Católica porque deben de ir al cielo. Esto en todos los Estados de toda la Tierra.

No existe un solo Estado, un Estado político, que tenga el derecho de no ser Católico. Cada estado tiene el deber de ser Católico. Así es como un católico debe de pensar. ¿Por qué? Porque Nuestro Señor Jesucristo murió por todos los hombres, incluyendo los judíos, los negros, los comunistas, los chinos… todas las razas. Murió por todos. Si un Católico admite el derecho de una nación de no ser católica, ese católico está despreciando a Nuestro Señor Jesucristo. No entiende a Nuestro Señor Jesucristo, no cree en el verdadero Jesucristo.

Ahora bien, la idea de que la Iglesia debe estar fuera de la política, bueno, los sacerdotes deben estar fuera de la política porque tienen cosas más serias que hacer. Los sacerdotes deben de salvar almas que es mucho más importante. Ahora, si el sacerdote debe estar fuera de la política, si, pero la Iglesia no debe estar fuera de la política. Porque cada político, incluso como político, tiene el deber de observar los 10 mandamientos. Todos los políticos  tienen el deber de impedir leyes en contra del aborto, del “matrimonio” homosexual, etc. Por lo tanto, los políticos deben observar los 10 mandamientos y los sacerdotes deben decir a los políticos cuáles son los 10 mandamientos. En los viejos tiempos, todos los políticos católicos solían ir a ver a los sacerdotes o los obispos para pedir consejo, y los sacerdotes y obispos estudiaban las cuestiones y les comunicaban la ley de Dios, no su opinión personal. Los políticos católicos solían hacer eso, y un buen político católico necesita un buen sacerdote para ser un buen político católico. Ellos necesitan al sacerdote. Todos necesitamos al sacerdote para salvar nuestras almas.

El Padre Pio se confesaba cada mañana antes de oficiar la Misa. No podía decir Misa a menos que se Confesara. ¡Incluso el Padre Pio necesitaba un sacerdote! Entonces todos necesitamos un sacerdote. Esa es la manera que Dios puso las cosas. El sacerdote es el representante de Nuestro Señor Jesucristo y todos necesitamos de Nuestro Señor para salvarnos.

Muy bien. Entonces el liberalismo se desvía hacia la izquierda como el Protestantismo. No es exactamente lo mismo pero es como un protestantismo desarrollado. Entonces, al entrar el siglo XIX, la Iglesia está reducida en su tamaño, sacada de la política por la Revolución Francesa. Y los masones dirán: “la política nos pertenece, la religión es para la sacristía, la religión no es para las calles, es solamente para la Iglesia”. No lo es. La religión pertenece a las calles como a la Iglesia. Por supuesto que la Iglesia es el lugar principal porque allí se oficia la Misa todos los días, es el lugar donde Nuestro Señor es Alabado. Pero también pertenece a las calles. Las calles no tienen el derecho de ser independientes de la Iglesia Católica. Si esto que les digo no les gusta, es que usted ha estado leyendo demasiados periódicos y mirando mucha televisión, y ya absorbió el veneno del mundo moderno, esto es, que la Iglesia tiene un dominio limitado, que la religión no debe abarcar la vida entera. La verdad es que: La religión DEBE abarcar la vida entera.

Entonces la Iglesia vuelve a expandirse con su esfuerzo misionero en el siglo XIX. Hay un gran esfuerzo misionero en el siglo XIX. Hay sacerdotes de Quebec que misionaron en todos los Estados Unidos. Quebec solía ser una muy católica provincia de Canadá. Pero con el concilio, ahora es la más anti-católica provincia de Canadá. La Iglesia envió sacerdotes al África. Hubo muchas misiones en África. Pero mientras la Iglesia se expande, los masones y el liberalismo están socavando los cimientos de la Iglesia, y en el siglo XIX hubo una gran guerra entre el liberalismo y el catolicismo. La Iglesia que trata de salvar las almas y los masones que están del 2+2 son 4 o 5, no hay problema… que están detrás de la destrucción de las mentes, los que dicen que la doctrina no es importante, la única doctrina que importa es la super-doctrina, por lo cual todas las otras doctrinas no importan.

Por supuesto que esto es contradictorio, pero este es el principio del mundo moderno, el principio de “no estoy de acuerdo contigo pero defendería hasta la muerte tu derecho de decir lo que estás diciendo” NO. Si estas diciendo tonterías, no tienes el derecho de decirlas y menos aún en público. Hay una verdad y la verdad importa. Esto es lo que la gente no puede meterse en la cabeza hoy en día. Mucha gente simplemente no cree en una verdad objetiva, o si acaso creen que existe, piensan que es inaccesible. Y esto también es falso.


Dios nos dio la mente. El es el Camino, la Verdad y la Vida; HAY una Verdad. Y la verdad puede encontrarse si se busca. Llama y se te abrirá, busca y encontrarás, dice Nuestro Señor. Y si alguien busca la verdad la encontrará. Si no la busca, no la encontrará. Churchill una vez dijo algo como esto: “Toda la gente camina en la verdad al menos una vez en sus vidas, pero la mayoría de la gente le da la espalda”. La mayoría de la gente no quiere la verdad. Quieren la suya propia. Ellos no quieren la verdad de Dios, quieren su propia fantasía. Y ahora el mundo moderno tiene la fantasía del hombre dándole la espalda a Dios, por eso tenemos el “matrimonio” homosexual, el aborto y todos estos horrores. Las horribles escuelas, la juventud desordenada, las familias rotas, el rechazo completo de Dios –todos estos horrores es la consecuencia de que el hombre dice: “Dios, yo no te quiero, no quiero tu verdad, quiero mi fantasía. Quiero mi versión de la verdad. Eso es liberalismo. Liberarse de la verdad objetiva y poniéndome a mí, el sujeto, en lugar del objeto. Poniendo al hombre en el lugar de Dios. Fantasía en lugar de la realidad. El sujeto en el lugar del objeto. Ese es nuestro mundo. Creado esencialmente por los masones.

Entonces llegamos a 1900, y los liberales pasan todo el tiempo tratando de hacer papilla las mentes, las mentes católicas, y encuentran un modo muy brillante para hacerlo: la herejía del modernismo.

El modernismo surgió alrededor de 1900. En 1907, el gran Papa San Pio X lo aplasta, lo chamusca, lo hace pedazos con Pascendi, la gran Encíclica en la cual él denunció exactamente estas mentes hechas puré. Él dijo que estas mentes hechas puré, deformadas, deforman a la Santísima Trinidad, deforman la Encarnación, deforma la doctrina de la Iglesia. ¿Dios se hizo hombre? ¿Sí o no? El modernista contesta:

 “Bueno, si y no. Para mí, si. Para ti no. Pero está bien, yo tengo mi opinión, tu tienes la tuya, vivamos en paz y todos seremos felices”


Este es el mundo moderno. No es católico. El católico dice (volvamos al tiempo de los mártires, en los primeros 300 años de la Iglesia):

El emperador romano dijo a esas vírgenes y mártires: “Usted tienen a su Dios Cristiano, yo tengo mis dioses. No me puede decir que mis dioses son demonios. Yo no le diré que su Dios es un demonio. Usted tiene su Dios, Él es bueno para usted. Pero yo soy el emperador, y yo digo que mis dioses no son demonios, y usted, pequeña niña, me está diciendo a mí, el emperador, que mis dioses son demonios”. –“Sí, majestad”. –“La torturaré si sigue diciendo eso”. –Majestad, tengo que ir al Cielo. Amo a Jesucristo. No puedo decir otra cosa porque sus dioses son falsos dioses. Solamente hay un Dios, el único, verdadero Dios y ese es Jesucristo. Jesucristo es la segunda Persona de la Santísima Trinidad, hay tres Personas en la Santísima Trinidad. Y si quiere torturarme, puede hacerlo, pues Dios me ayudará”. -AAARRRG ¡Tortúrenla!.... Ellos enviaron a estas vírgenes, a estas jóvenes niñas a torturas horribles porque ellas dijeron al emperador que sus dioses eran falsos. No le dijeron al emperador: “Majestad, usted tiene sus dioses, solamente déjeme con el mío, por favor”. –Claro niña, no te preocupes, pero tu dices que mis dioses son verdaderos ¿no es así? –Oh, si majestad.
¡APÓSTATA, TRAIDOR! ¡Traidor a Nuestro Señor! ¿Pero cuántos católicos piensan así hoy en día? “Oh, mi vecino tiene sus falsos dioses, yo tengo al Dios verdadero. Bueno, a mi Dios no le importan los falsos dioses”.
¿Recuerdan el primer Mandamiento? Adorarás al Señor tu Dios. Tendrás solamente un Dios, no tendrás otros dioses, yo soy un Dios celoso. Ese es el verdadero Dios. Es un Dios celoso. No le gusta que los falsos dioses estén alrededor. Para nada. Solamente hay un Dios.

El modernismo es una nueva versión del liberalismo protestante. En el siglo XIX el modernismo no había invadido una gran parte de la Iglesia, sino una pequeña parte. Pero San Pio X lo quemó rápidamente, aunque estaba ya listo para infectar toda la Iglesia. ¿Qué hicieron los modernistas? A finales de 1900, el liberalismo había infectado a todo el mundo. Ya teníamos medios de comunicación. No la televisión ni el radio, pero sí los periódicos. La gente lee los periódicos. Están leyendo la propaganda de la izquierda. La gente está infectada con estas ideas republicanas y democráticas que lucen bien, pues le dan la soberanía al pueblo, lo cual significa: “Nosotros, el pueblo, somos dios. Si hacemos una ley a favor del aborto, entonces el aborto está bien”.

 “No hay Dios por encima de nosotros, el pueblo”. Estas son las ideas modernas que se leían en los periódicos modernos, las ideas de la masonería. Estas ideas están funcionando en todo el mundo, y los sacerdotes y los fieles católicos, y los obispos católicos todos están viviendo en este mundo moderno –reconstruido, fantaseado por los masones.
Entonces los sacerdotes empezaron a infectarse, el modernismo es la idea de que todo debe ser modernizado, todo debe ser actualizado: todo para dejar de oponerse al encantador mundo moderno, el cual es natural, normal y muy feliz y dulce y… Las colinas están vivas con el sonido de la masonería. Y todos somos felices, y a todos nos gusta… es tiempo de que la Iglesia se adapte al mundo en vez de estar constantemente, constantemente, constantemente, condenándolo.

Entonces es tiempo de que la Iglesia se adapte, entonces adaptaremos el Rosario, adaptaremos el Padre Nuestro, adaptaremos… ¿les suena familiar? El Concilio Vaticano II –exactamente.

Todo esto está en línea –otra vez- con el liberalismo, con el protestantismo. El demonio empujando un pedazo hacia la izquierda, un pedazo tras otro hacia la izquierda. Pero una vez más, gracias a San Pio X, se levanta la Iglesia una vez más, los primeros años del siglo XX fueron buenos para la Iglesia Católica, hasta 1920, fueron buenos años para la Iglesia. Pero el mundo ataca de nuevo y se está haciendo más fuerte que nunca, más glamoroso, más seductor. Su ciencia avanza, la tecnología avanza, la ciencia se ve bien. Y los científicos nos dicen que somos descendientes del mono. Fuimos alguna vez “gerentes de las ramas”, y entonces es tiempo que se reconozca que la verdad es la ciencia, y la religión no es más que fantasía para niños. Como dirían los americanos “la verdad está en la ciencia”. La ciencia se convierte en la nueva religión, y el mundo moderno es cada vez más poderoso. Llegamos entonces a los años 50, el modernismo parece estar a raya, la Iglesia parece muy fuerte, pero entonces llegamos a 1962 ¿y qué hizo el modernismo? El papa San Pio X lo detuvo, lo bloqueó, lo chamuscó, pero simplemente se hizo subterráneo, clandestino, porque los liberales están convencidos de su liberalismo.
Cada liberal es un cruzado. Si se han dado cuenta, dicen: “no bebas esta lata de cerveza porque puedes estar embarazada, si estás embarazada ten cuidado con la cerveza. ¡Fumar mata! Hay una cruzada en contra de la cerveza y en contra de fumar. Pero hay una cruzada a favor del aborto, una cruzada a favor del “matrimonio” homosexual. Cada liberal es un cruzado.
Entonces el liberalismo está en cruzada para apoderarse de la Iglesia, el mundo moderno está trabajando en la Iglesia y seduciendo a los hombres de Iglesia. Entonces en 1962, los hombres de Iglesia están cansados de resistir al mundo moderno, de condenar el mundo moderno, de pensar que el mundo moderno es horrible y asqueroso. “El mundo moderno es normal”, “es natural” “es abierto”, “es libre”, es más material y próspero que nunca… es un lugar maravilloso. Pasamos por dos guerras mundiales, pero lo hemos superado y ahora las cosas están mejor que nunca… Este es el Vaticano II.
Todos están enamorados del mundo moderno, y esta vez el mundo moderno es tan poderoso y seductor que hay una gran desviación en la Iglesia. Pero esta vez no es solamente 1/3 de ella, esta vez es prácticamente toda la Iglesia. Tan seductoras y poderosas y triunfantes son las nuevas ideas, la libertad, la igualdad, la fraternidad, las ideas masónicas son muy poderosas. La televisión llegó en los 40’s, en los 50’s el rock and roll y así sucesivamente. Entonces los obispos se rindieron de la vieja religión, se subieron sus sotanas y empezaron a sacudirse en el Vaticano –y ese es el Vaticano II.
Y ahora es una ENORME porción de la Iglesia que se desvía, y solamente hay dos obispos que resisten: Monseñor Lefebvre y Monseñor de Castro Mayer. Pero es una muy pequeña organización.
Fíjense como durante la Contrarreforma, el Concilio de Trento, todos los obispos de toda la Iglesia bloquearon el  protestantismo. En el liberalismo, fueron los papas quienes lo bloquearon, ya no toda la Iglesia. No hubo un concilio en contra de la revolución francesa. Fue una serie de buenos papas en el siglo XIX que se mantuvieron firmes. Entonces se desciende de toda la Iglesia a algunos papas. En el modernismo, solamente un papa, San Pio X. En el Concilio Vaticano II, solamente un Arzobispo estuvo en contra. Estamos siendo reducidos mientras los errores se expanden. Los héroes que se resisten son menos. Ahora, solamente un Arzobispo se mantiene, un arzobispo y un obispo, dos de ellos. Y la pequeña FSSPX empieza a expandirse. Es exactamente el mismo patrón. La Fraternidad empieza a expandirse, envía sacerdotes por todo el mundo, el mismo Arzobispo viaja por todo el mundo, luchando en contra de las ideas liberales, protestantes, modernistas del Vaticano II. Solo el Arzobispo se mantiene firme. ¿Qué esperan que haga el diablo? Con este patrón, está muy claro, es obvio, atacará a la Fraternidad.

Y atacará a la Fraternidad de tal manera, que una gran porción de la Fraternidad será tentada para tomar exactamente el mismo camino del Vaticano II, del modernismo, del liberalismo y protestantismo. Entonces,  lo que estamos viendo ahora es el principio de la infiltración, de la seducción, y la desviación de la FSSPX hacia la izquierda.

Viendo este patrón, es la cosa más normal del mundo. Lo que probablemente verán esta ve, es que ya no habrá un Arzobispo, no estoy seguro si habrá algún obispo, puede ser un sacerdote el que emerja, el líder de un movimiento, el líder de un movimiento organizado que resista esta oscilación final, una movimiento organizado que resista al demonio: naturalmente el demonio irá tras él. El demonio irá en contra de este pequeño resto, mucho más fuerte que contra los que ya tiene en su bolsillo. Ya desde el Vaticano II hay muchos demonios desempleados en el mundo: “Ya tenemos a todos los hombres de Iglesia, todos los obispos, jefe, ¿qué debemos hacer ahora? Dice el diablo: Bueno, han hecho un buen trabajo, pero ¡Oh! ¿Qué es eso? ¿La FSSPX? ¡Están resistiendo! El Arzobispo está resistiendo, está empezando seminarios y ordenando sacerdotes… ¡vayan tras él!” Entonces ahora los demonios están tras la FSSPX y la FSSPX está pasando por tiempos duros porque los demonios son muy persuasivos… ¡Ellos son muy seductores!

Es la cosa más normal del mundo que después de la expansión de la FSSPX tendremos otra porción de la FSSPX desviada, no ha sucedido todavía pero está sucediendo, está en proceso, se está construyendo, está yendo en esa dirección porque esta ha sido la dirección desde hace 500 años. Estamos presenciando el final de un proceso de 500 años, pero lógicamente, asumamos que hay un sacerdote que lidere el movimiento de resistencia que se niegue a seguir el giro que Menzingen le está dando a la Fraternidad, este movimiento resiste y luego se expande de nuevo. Este movimiento se está formando aquí y ahora. Ustedes están empezando juntos a poner otro centro de Misa como en los años 70, pronto buscarán sacerdotes… luego se comprará una nueva capilla, luego las vestiduras sacerdotales, los vasos sagrados, todo como en los 70’s, estamos siguiendo el mismo patrón del Vaticano II y la resistencia al Vaticano II.

Entonces el sacerdote organiza la Resistencia, la Resistencia empieza a expandirse, y en otros 20 años habrá otro esfuerzo, otro triunfo del diablo, otra porción. Así es como sucede, sin embargo, la situación en el mundo y en la Iglesia está empeorando, es tan grave que uno se pregunta si se puede ir más lejos. La gente que tiene ojos para ver han esperado una intervención de Dios en cualquier momento desde hace 50 años. Si no lo saben, busquen en internet: Nuestra Señora de Akita. En 1973, Nuestra Señora habló a una monja sorda, a una monja absolutamente sorda. Hermana Agnés Sasagawa. Akita es una pequeña ciudad en el noreste de Japón, lejos de las grandes ciudades.

Fueron tres mensajes, y el tercer mensaje es inmensamente serio. No es muy largo, pero es muy serio. Si el hombre no enmienda sus caminos, habrá el más grande castigo que la humanidad ha visto nunca. Caerá fuego del cielo, y los buenos perecerán igual que los malos, los sacerdotes morirán como los laicos, y los sobrevivientes sufrirán de tal modo que envidiarán a los muertos. Ella dice que ya no habrá más confesiones, que no estarán disponibles. ¿No es este el caso de las grandes ciudades? En las grandes ciudades cada vez es más difícil encontrar un confesor. La confesión casi desaparecerá, no traje el mensaje conmigo, pero es muy serio, estamos llegando al final. Yo no sé cuándo caerá el fuego del cielo, pero tengo que decírselo a ustedes: yo creo absolutamente que sucederá.

Ya ha sucedido antes en la historia de la raza humana, el Diluvio en el tiempo de Noé. Adán fue creado con una naturaleza perfecta, con tremendos dones. Pero con el pecado, la humanidad se ha degenerado, y la humanidad se degenera por el pecado original. Porque Adán y Eva cayeron, no hay salida. Y una imagen del pecado expandiéndose es que desde hace 500 años, en la edad media, hasta ahora, queda muy poco de la Iglesia. La Iglesia ocupaba toda la civilización, ahora ocupa una parte diminuta. La Iglesia posee la Verdad y el hombre no la ve porque no creen en ella. El hombre no cree en la verdad porque no ama la verdad. En las Escrituras, san Pablo dice que vendrá el anticristo porque el hombre no ha amado la Verdad. Y esto es exactamente lo que vemos hoy en día. Habrá una Operación del Error, en los medios de comunicación. Los medios son viles, viles, porque no tienen interés en la Verdad. Su interés está en promover el nuevo orden mundial, y promueven los errores del Nuevo Orden Mundial, como el liberalismo. Y es una conspiración, es un complot gigante para deshacerse completamente de Dios, para deshacerse de Jesucristo completamente, para deshacerse de la Iglesia Católica completamente.

“Fuera de tu creación, Dios, vete, porque nosotros estamos hacienda un mejor trabajo que tú. Haz lugar a nosotros, los hombres, y te enseñaremos que nosotros podemos hacer un mejor trabajo que tú”

Esta es la mentalidad, y es blasfema, por supuesto. Es horrible, pero es la manera que piensa la gente hoy en día.
Entonces, al final de este proceso mortal, en el cual los pobres pecadores le han dado paso a la seducción del diablo, destrozando la Iglesia Católica, destrozando la Redención, destrozando a Nuestro Señor Jesucristo: no se puede poner de otra forma.

¿Y mañana? El mañana se presenta áspero, pero la Iglesia no está aquí para salvar la civilización, la Iglesia está aquí para salvar almas. Y cuando un gran número de almas están en el camino de la salvación, tenemos una hermosa civilización, con catedrales, con la Cristiandad, con  Reyes, con la Tradición y con la gente muy feliz. Cuando hay muy pocas almas en el camino de salvación, se tiene una civilización horrible, y el camino para salvar la civilización es salvar las almas. Y las almas hoy todavía pueden salvarse. Incluso ahora, no es imposible salvar nuestra alma. Necesitamos una gran confianza en Dios. Dios está al mando, Dios sabe lo que está haciendo. Él está permitiendo este tremendo desastre porque el dará un gran triunfo a la Iglesia. Habrá un gran castigo, una lluvia de fuego, como en los días de Noé hubo una lluvia de agua para lavar toda la tierra, hoy habrá una lluvia de fuego para lavar, para quemar, para dejar limpia la tierra. Entonces habrá un gran triunfo de la Iglesia, y cuando ese triunfo caiga, será la venida del anticristo.

Pienso, pero puedo equivocarme fácilmente, que el fin del mundo podría ser dentro de algunos sesenta años. Fácilmente puedo estar equivocado, puede ser mucho menos o mucho más, es solamente una suposición. Las ruedas de Dios muelen lentamente, pero muelen excesivamente pequeño, dice el profeta. Pero Dios muele muy lento, Dios es muy paciente.

Por lo tanto, el tiempo que sea, mientras estemos todavía vivos podemos salvar nuestras almas. No duden que nosotros todavía podemos salvar nuestras almas. Todavía no vienen por nosotros para llevarnos a los campos de concentración y a los electro-shocks, todavía no vienen a llevarnos a Guantánamo. Pueden hacerlo mañana. Pero por hoy es suficiente la maldad que está allí. No debemos preocuparnos hoy de los problemas de mañana, es suficiente para hoy guardar los 10 mandamientos: todavía es posible, es muy difícil pero vale infinitamente la pena porque el premio es el cielo. El cielo definitivamente vale la pena. El Cielo dura para siempre, esta corta vida puede durar otros 10 o 20 o 30 años o lo que sea. Por lo tanto, la respuesta es que nos mantenemos con Monseñor Lefebvre, si sus seguidores pierden la mira y caen, nos quedamos con los que no caigan, los que no se están haciendo liberales o protestantes o modernos. Los que no creen que podemos asociarnos con la Iglesia conciliar.

La Iglesia Conciliar es una colección de modernistas y liberales y protestantes. Esta llena de todas esas ideas, todas esas ideas equivocadas dentro de la Iglesia Conciliar, las cuales han sido aprobadas… Han sido aprobadas todas estas herejías anti-católicas ¡increíble! Y nosotros pensamos en la Fraternidad ¡Qué alegría! Este es un oasis en el desierto, el error está desterrado de aquí, no hay error en la Fraternidad –gracias a Dios al menos encontramos aquí cordura y no la locura… entonces ¡BUM! La Fraternidad comienza a volverse loca… ya no más la niña mártir que no cede al emperador… pero las vírgenes mártires tenían razón… ellas fueron más fuertes que el imperio romano.

Su religión convirtió finalmente a todo el imperio romano. San Juan dice “nuestra religión es nuestra victoria sobre el mundo”. Y si usted y yo conservamos la verdadera fe y no la mezclamos con el error, y no nos dejamos seducir por la iglesia conciliar y por el mundo podrido y liberal, si no permitimos que nuestra fe sea contaminada, si la mantenemos pura, entonces todos los del nuevo orden, los de la nueva era, y los de la neo iglesia pueden perseguirnos, pueden torturarnos, pueden hacer lo que quieran, pero no nos van a sacudir-y si nos torturan hasta la muerte, ellos simplemente nos ponen en un rápido elevador hacia el cielo. Entonces ¿Qué perdemos? Se trata de conservar la fe, lo que nunca ha sido fácil. Al final de su vida, el gran Apóstol San Pablo dice a Timoteo: “He concluido mi carrera, he peleado la buena batalla, he conservado la fe”. Obviamente San Pablo pensí que pudo haber perdido la fe, pero la conservó, claro que él es un héroe, un gran héroe, uno de los dos príncipes de los apóstoles. Pero pudo haber perdido la fe, y no la perdió. La conservó. Ustedes y yo podemos conservar la fe. Si conservamos la fe, el mundo moderno no puede hacernos nada. De un modo u otro, triunfaremos sobre el mundo.