English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 6 de septiembre de 2020

MONS. VIGANÒ Y MONS. FELLAY


Fuente
Desde hace varios meses, Monseñor Viganò está hablando públicamente sobre la actualidad católica: el cuestionamiento del Concilio Vaticano II, la perversión del clero modernista, los excesos del Papa Francisco, la crisis del covid 19, la tiranía de la salud, los problemas de la familia, etc. ... y este valiente paso ha sido casi ignorado por la Fraternidad San Pío X. Sin embargo, la seriedad de los temas tratados y la pertinencia de la argumentación no dejan lugar a dudas.
Entonces, ¿por qué este silencio que pesa sobre Monseñor Viganò?
La confesión nos llega hoy desde el sitio de la Porte Latine:
Cita:
Monseñor Viganò, antiguo Nuncio Apostólico en Washington, denuncia con valentía estos mismos errores, sin mencionar la larga lucha emprendida por la Tradición. ¿Qué piensa él al respecto? La ambigüedad se mantuvo hasta ahora. El prelado finalmente nos da su punto de vista sobre este tema.
"La ambigüedad se mantuvo hasta ahora", escriben, ¡y residía en el hecho de que Monseñor Viganò no mencionó a la Fraternidad, ni a Monseñor Lefebvre!
La fórmula huele a amor propio herido...
Cabe señalar, además, que la puntualización juzgada útil por la Fraternidad en esta delicada materia ha sido confiada al sitio La Porte Latine, un órgano del Distrito de Francia. Sin embargo, parece que hubiera sido normal que el sitio FSSPX-News -bajo la responsabilidad de la Casa General- interviniera en primera línea en un tema así.
Pero el fondo del asunto está en otra parte: los responsables del Consejo General saben muy bien que Mons. Viganò no comparte la nueva línea "acuerdista" de la Fraternidad, inaugurada en 2012, puesta en práctica por Mons. Fellay, y continuada sin correcciones significativas por su sucesor el P. Pagliarani (y Mons. de Galarreta) desde 2018. 
En efecto, de ahora en adelante, Mons. Viganò no alienta al clero o a las congregaciones con las que está en contacto a someterse jurídicamente a una autoridad conciliar. Esto es lo que escribió a un amigo nuestro que pensó que podría encontrar una solución canónica con Roma o cualquier diócesis:
Cita:
Les recuerdo, si no fuera superfluo, que estas pruebas son un signo de la bendición de Dios y del hecho de que van por el buen camino; si ustedes encuentran la aprobación y el aliento de prelados heréticos o viciosos, ustedes deben cuestionar a la vez su vocación y su conducta moral; y es precisamente de la persecución feroz de éstos de donde deben sacar un gran consuelo: virtus in infirmitate perficitur. Las enfermedades que afligen a su comunidad religiosa confirman la inevitable incompatibilidad entre los hijos de la luz y los hijos de las tinieblas, así como la lucha entre Dios y Satanás es implacable. Aunque se pierdan algunas batallas, la victoria de la guerra ya está asegurada, porque nuestro Rey es invencible y el líder que nos guía es terribilis ut castrorum acies ordinata. (Carta de Mons. Viganò - Julio, 2020)
Estas palabras de Monseñor Viganò constituyen, pues, una condena, implícita ciertamente, pero perfectamente clara, de las decisiones del capítulo de la FSSPX de 2012, de las "facilidades" canónicas aceptadas sobre los sacramentos (especialmente las confesiones y los matrimonios), y del juego diplomático del Padre Pagliarani destinado a satisfacer a todos. Mons. Viganò llega a escribir que tal concesión "debe poner en tela de juicio su vocación y su conducta moral al mismo tiempo"! ¡Terribles palabras para los 675 sacerdotes de la Fraternidad! 
Por eso Mons. Fellay escribió recientemente a una religiosa respecto a Mons. Viganò:
Muy estimada X…,
Muchas gracias por su carta y aquella de Mons. Viganò.
No se qué decir, sino que sería muy prudente con todo el asunto… sino que rezo por XX, y los bendigo a
ustedes.
Mons. Bernard Fellay | FSSPX
Priorat Mariä Verkündigung
Schwandegg
CH - 6313 Menzingen (ZG)
T + 41 41 757 10 50
F + 41 41 757 10 55
www.fsspx.org
Se puede adivinar la vergüenza de la Casa General, y se comprende que se requiere "prudencia" (¡no la del Evangelio!) con respecto a un prelado que no proviene del medio de la Tradición, y cuyo comportamiento parece poner en tela de juicio la política de acercamiento canónico de la FSSPX a la Roma actual, y en la misma lógica - ¿por qué no? - el alojamiento del obispo modernista Huonder en un establecimiento de la Fraternidad en Suiza.
Habiendo percibido el peligro, los dirigentes de Ménzingen se enfrentan así a un dilema: por una parte, temiendo a Roma, no quieren renunciar a un arreglo canónico con legalidad "conciliar"; por otra, temiendo la agitación dentro de la Fraternidad, no quieren distanciarse públicamente de un eminente prelado... que se acerca a la posición de ruptura adoptada en 1988 por Mons. Lefebvre ante la apostasía conciliar.

Entonces, ¿por qué la FSSPX se vio obligada a publicar la carta de Mons. Viganò del 1 de septiembre de 2020?
 
Por la razón principal de que, en esta carta en respuesta al periodista del Catholic Family News, Mons. Viganò habla bien de la FSSPX. Por lo tanto, es imposible guardar silencio ante tal correspondencia. La segunda razón es el corolario de la primera: nunca se permite hacer críticas a los dirigentes de la FSSPX; en virtud de esta regla, un hombre es bueno si habla (o escribe) bien de la Fraternidad, de sus dirigentes y de sus actos (cualesquiera que sean), y debe ser proscrito o ignorado en todos los demás casos. No importa cuál sea la verdad, o el error, de lo que dijo. Como señala Monseñor Williamson, estamos en medio del subjetivismo. 
Creyéndose hábil, la Porte Latine publica el pasaje en cuestión de la correspondencia de Mons. Viganò, pero no nota que el Arzobispo habla de la Fraternidad en tiempo pasado. De la misma manera, el sitio se cuida de no recordar que el estudio de Mons. Tissier sobre la distinción "Iglesia católica - Iglesia conciliar" (aprobado por el Arzobispo Viganò) fue objeto de una refutación oficial bajo la firma del Padre Gleize, ampliamente difundida en los sitios de la FSSPX.
Esperamos que el lector perciba las deplorables tácticas empleadas por la Fraternidad. Como el criterio de juicio ya no es la verdad, sino el oportunismo y las apariencias, nos encontramos en presencia de un enfoque que ahora está más cerca de las maniobras políticas que de la defensa de la Ortodoxia Católica. En estas condiciones, ¿podemos reclamar la herencia de Mons. Lefebvre, y reclamar los honores debidos a su memoria?
El colmo de la hipocresía: dentro de unos días, la tumba del Fundador será trasladada de la actual tumba de Ecône a la cripta de la iglesia del seminario.
Adivine quién presidirá la ceremonia.
Monseñor Fellay... el mismo que traicionó a su Padre en el combate de la Fe.