English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 2 de septiembre de 2020

EL ARZOBISPO VIGANO HABLA POR PRIMERA VEZ ACERCA DE MONS. LEFEBVRE Y SU OBRA


Fuente

Estimado Sr. Kokx,

Leí con vivo interés su artículo "Preguntas para Viganò: Su Excelencia tiene razón sobre el Vaticano II, pero ¿qué cree que debe hacer el católico ahora?" que fue publicado por Catholic Family News el 22 de agosto (aquí). Estoy feliz de responder a sus preguntas, que tratan de asuntos muy importantes para los fieles.

Usted pregunta: "¿Cómo sería 'separarse' de la Iglesia Conciliar en opinión de Monseñor Viganò?" Le respondo con otra pregunta: "¿Qué significa separarse de la Iglesia Católica según los partidarios del Concilio?" Si bien es evidente que no es posible mezclar a quienes proponen doctrinas adulteradas del manifiesto ideológico conciliar, hay que señalar que el simple hecho de ser bautizado y de ser miembro vivo de la Iglesia de Cristo no implica una adhesión al equipo conciliar; esto vale sobre todo para los simples fieles y también para los clérigos seculares y regulares que, por diversas razones, se consideran sinceramente católicos y reconocen la Jerarquía.

En cambio, lo que hay que aclarar es la posición de quienes, declarándose católicos, abrazan las doctrinas heterodoxas que se han extendido a lo largo de las últimas décadas, con la conciencia de que éstas representan una ruptura con el Magisterio precedente. En este caso es lícito dudar de su adhesión real a la Iglesia Católica, en la que sin embargo desempeñan funciones oficiales que les confieren autoridad. Se trata de una autoridad ejercida ilícitamente, si su finalidad es obligar a los fieles a aceptar la revolución impuesta desde el Concilio.

Una vez aclarado este punto, es evidente que no son los fieles tradicionales -es decir, los verdaderos católicos, en palabras de San Pío X- los que deben abandonar la Iglesia en la que tienen pleno derecho a permanecer y de la que sería lamentable separarse; sino que son los modernistas los que usurpan el nombre de católico, precisamente porque es sólo el elemento burocrático el que les permite no ser considerados a la par de ninguna secta herética. Esta afirmación suya sirve de hecho para evitar que terminen entre los cientos de movimientos heréticos que en el curso de los siglos han creído poder reformar la Iglesia a su antojo, poniendo su orgullo por delante de guardar humildemente la enseñanza de Nuestro Señor. Pero así como no es posible reclamar la ciudadanía en una patria en la que no se conoce su lengua, su ley, su fe y su tradición, tampoco es posible que quienes no comparten la fe, la moral, la liturgia y la disciplina de la Iglesia Católica puedan arrogarse el derecho a permanecer en ella e incluso a ascender los niveles de la jerarquía.

Por lo tanto, no cedamos a la tentación de abandonar -aunque con justificada indignación- a la Iglesia Católica, con el pretexto de que ha sido invadida por herejes y fornicarios: son ellos los que deben ser expulsados del recinto sagrado, en una obra de purificación y penitencia que debe comenzar con cada uno de nosotros.

También es evidente que hay casos generalizados en los que los fieles encuentran serios problemas para frecuentar su iglesia parroquial, así como cada vez hay menos iglesias donde se celebra la Santa Misa en el Rito Católico. Los horrores que han proliferado durante décadas en muchas de nuestras parroquias y santuarios hacen imposible incluso asistir a una "Eucaristía" sin ser perturbado y poner en riesgo la propia fe, así como es muy difícil asegurar una educación católica, una celebración digna de los Sacramentos y una sólida guía espiritual para uno mismo y sus hijos. En estos casos los fieles laicos tienen el derecho y el deber de encontrar sacerdotes, comunidades e institutos que sean fieles al Magisterio perenne. Y que sepan acompañar la loable celebración de la liturgia en el Rito Antiguo con la adhesión a la sana doctrina y a la moral, sin ningún repliegue frente al Concilio.

La situación es ciertamente más compleja para los clérigos, que dependen jerárquicamente de su obispo o superior religioso, pero que al mismo tiempo tienen derecho a seguir siendo católicos y poder celebrar según el Rito Católico. Por un lado, los laicos tienen más libertad de movimiento para elegir la comunidad a la que acuden para la misa, los sacramentos y la instrucción religiosa, pero menos autonomía debido al hecho de que todavía tienen que depender de un sacerdote; por otra parte, los clérigos tienen menos libertad de movimiento, ya que están incardinados en una diócesis u orden y están sujetos a la autoridad eclesiástica, pero tienen más autonomía por el hecho de que pueden decidir legítimamente celebrar la Misa y administrar los Sacramentos en el Rito Tridentino y predicar de conformidad con la sana doctrina. El Motu Proprio Summorum Pontificum reafirmó que los fieles y los sacerdotes tienen el derecho inalienable - que no puede ser negado - de valerse de la liturgia que expresa más perfectamente su Fe Católica. Pero este derecho debe ser usado hoy no sólo y no tanto para preservar la forma extraordinaria del rito, sino para testificar la adhesión al depositum fidei que sólo encuentra perfecta correspondencia en el Rito Antiguo.

Recibo diariamente cartas conmovedoras de sacerdotes y religiosos que son marginados o trasladados o condenados al ostracismo por su fidelidad a la Iglesia: la tentación de encontrar un ubi consistam [un lugar donde pararse] lejos del clamor de los Innovadores es fuerte, pero debemos tomar ejemplo de las persecuciones que han sufrido muchos santos, incluyendo a San Atanasio, que nos ofrece un modelo de cómo comportarnos ante la herejía generalizada y la furia persecutoria. Como mi venerable hermano el obispo Athanasius Schneider ha recordado muchas veces, el arrianismo que afligía a la Iglesia en la época del Santo Doctor de Alejandría en Egipto estaba tan difundido entre los obispos que deja a uno casi creer que la ortodoxia católica había desaparecido por completo. Pero fue gracias a la fidelidad y al testimonio heroico de los pocos obispos que permanecieron fieles que la Iglesia supo volver a levantarse. Sin este testimonio, el arrianismo no habría sido derrotado; sin nuestro testimonio hoy en día, el modernismo y la apostasía globalista de este pontificado no serán derrotados.

No se trata, pues, de trabajar desde el interior o el exterior de la Iglesia: los vinicultores están llamados a trabajar en la Viña del Señor, y es allí donde deben permanecer incluso a costa de sus vidas; los pastores están llamados a pastorear el Rebaño del Señor, a mantener a raya a los lobos voraces y a ahuyentar a los mercenarios que no se preocupan por la salvación de las ovejas y los corderos.

Esta obra oculta y a menudo silenciosa ha sido llevada a cabo por la Sociedad de San Pío X, que merece reconocimiento por no haber permitido que se extinguiera la llama de la Tradición en un momento en que la celebración de la antigua Misa era considerada subversiva y motivo de excomunión. Sus sacerdotes han sido una saludable espina en el costado para una jerarquía que ha visto en ellos un punto de comparación inaceptable para los fieles, un constante reproche por la traición cometida contra el pueblo de Dios, una alternativa inadmisible al nuevo camino conciliar. Y si su fidelidad hizo inevitable la desobediencia al Papa con las consagraciones episcopales, gracias a ellas la Sociedad pudo protegerse del furioso ataque de los Innovadores y por su misma existencia permitió la posibilidad de la liberalización del Rito Antiguo, hasta entonces prohibido. Su presencia también permitió que las contradicciones y errores de la secta conciliar emergieran, siempre guiñando el ojo a los herejes e idólatras pero implacablemente rígidos e intolerantes hacia la Verdad Católica.

Considero a Monseñor Lefebvre un confesor ejemplar de la Fe, y creo que a estas alturas es obvio que su denuncia del Concilio y de la apostasía modernista es más relevante que nunca. No hay que olvidar que la persecución a la que fue sometido Monseñor Lefebvre por la Santa Sede y el episcopado mundial sirvió sobre todo para desalentar a los católicos que eran refractarios hacia la revolución conciliar.

También estoy de acuerdo con la observación de Su Excelencia el Obispo Bernard Tissier de Mallerais sobre la co-presencia de dos entidades en Roma [leerla acá en español, nota de NP]: la Iglesia de Cristo ha sido ocupada y eclipsada por la estructura conciliar modernista, que se ha establecido en la misma jerarquía y usa la autoridad de sus ministros para prevalecer sobre la Esposa de Cristo y nuestra Madre.

La Iglesia de Cristo - que no sólo subsiste en la Iglesia Católica, sino que es exclusivamente la Iglesia Católica - sólo es oscurecida y eclipsada por una extraña y extravagante Iglesia establecida en Roma, según la visión de la Beata Ana Catalina Emmerich. Coexiste, como el trigo con la cizaña, en la Curia Romana, en las diócesis, en las parroquias. No podemos juzgar a nuestros pastores por sus intenciones, ni suponer que todos ellos son corruptos en la fe y en la moral; al contrario, podemos esperar que muchos de ellos, hasta ahora intimidados y silenciosos, comprendan, mientras la confusión y la apostasía continúan extendiéndose, el engaño al que han sido sometidos y finalmente se sacudirán su letargo. Hay muchos laicos que están alzando la voz; otros seguirán necesariamente, junto con buenos sacerdotes, ciertamente presentes en todas las diócesis. Este despertar de la Iglesia militante - me atrevería a llamarlo casi una resurrección - es necesario, urgente e inevitable: ningún hijo tolera que su madre sea ultrajada por los sirvientes, o que su padre sea tiranizado por los administradores de sus bienes. El Señor nos ofrece, en estas dolorosas situaciones, la posibilidad de ser sus aliados en la lucha de esta santa batalla bajo su bandera: el Rey que vence al error y a la muerte nos permite compartir el honor de la victoria triunfal y la recompensa eterna que se deriva de ella, después de haber soportado y sufrido con Él.

Pero para merecer la gloria inmortal del Cielo estamos llamados a redescubrir - en una época castrada y desprovista de valores como el honor, la fidelidad a la palabra y el heroísmo - un aspecto fundamental de la fe de todo bautizado: la vida cristiana es una milicia, y con el Sacramento de la Confirmación estamos llamados a ser soldados de Cristo, bajo cuya insignia debemos luchar. Por supuesto, en la mayoría de los casos se trata de una batalla esencialmente espiritual, pero a lo largo de la historia hemos visto cómo a menudo, ante la violación de los derechos soberanos de Dios y de la libertad de la Iglesia, era también necesario tomar las armas: nos lo enseña la tenaz resistencia para repeler las invasiones islámicas en Lepanto y en las afueras de Viena, la persecución de los Cristeros en México, de los católicos en España, y aún hoy la cruel guerra contra los cristianos en todo el mundo. Nunca como hoy podemos entender el odio teológico que proviene de los enemigos de Dios, inspirados por Satanás. El ataque a todo lo que recuerda a la Cruz de Cristo -a la Virtud, al Bien y a la Belleza, a la pureza- debe impulsarnos a levantarnos, en un salto de orgullo, para reclamar nuestro derecho no sólo a no ser perseguidos por nuestros enemigos externos sino también y sobre todo a tener pastores fuertes y valientes, santos y temerosos de Dios, que hagan exactamente lo que sus predecesores han hecho durante siglos: predicar el Evangelio de Cristo, convertir a las personas y a las naciones y expandir el Reino del Dios vivo y verdadero en todo el mundo.

Todos estamos llamados a hacer un acto de Fortaleza - una olvidada virtud cardinal, que no por casualidad en griego recuerda la fuerza viril, ἀνδρεία - en saber cómo resistir a los Modernistas: una resistencia que tiene sus raíces en la Caridad y la Verdad, que son atributos de Dios.

Si usted sólo celebra la misa tridentina y predica la sana doctrina sin mencionar el Concilio, ¿qué pueden hacerle? Echarle de sus iglesias, tal vez, ¿y luego qué? Nadie puede impedir que renueven el Santo Sacrificio, aunque sea en un altar improvisado en un sótano o un ático, como hicieron los sacerdotes refractarios durante la Revolución Francesa, o como sucede todavía hoy en China. Y si intentan alejarlo, resista: el derecho canónico sirve para garantizar el gobierno de la Iglesia en la búsqueda de sus propósitos primarios, no para demolerlo. Dejemos de temer que la culpa del cisma sea de los que lo denuncian, y no, en cambio, de los que lo llevan a cabo: ¡los cismáticos y herejes son los que hieren y crucifican el Cuerpo Místico de Cristo, no los que lo defienden denunciando a los verdugos!

Los laicos pueden esperar que sus ministros se comporten como tales, prefiriendo a aquellos que demuestren que no están contaminados por los errores presentes. Si una misa se convierte en ocasión de tortura para los fieles, si se les obliga a asistir a sacrilegios o a soportar herejías y divagaciones indignas de la Casa del Señor, es mil veces preferible ir a una iglesia donde el sacerdote celebre dignamente el Santo Sacrificio, en el rito que nos da la Tradición, con una predicación conforme a la sana doctrina. Cuando los párrocos y los obispos se den cuenta de que el pueblo cristiano exige el Pan de la Fe y no las piedras y los escorpiones de la neo-iglesia, dejarán a un lado sus temores y cumplirán con las legítimas peticiones de los fieles. Los otros, verdaderos mercenarios, se mostrarán como lo que son y podrán reunir a su alrededor sólo a aquellos que compartan sus errores y perversiones. Se extinguirán por sí mismos: el Señor seca el pantano y hace árida la tierra en la que crecen las zarzas; extingue las vocaciones en los seminarios corruptos y en los conventos rebeldes a la Regla.

Los fieles laicos de hoy tienen una tarea sagrada: consolar a los buenos sacerdotes y buenos obispos, reuniéndose como ovejas alrededor de sus pastores. Darles hospitalidad, ayudarles, consolarles en sus pruebas. Crear una comunidad en la que no predominen la murmuración y la división, sino la caridad fraternal en el vínculo de la Fe. Y como en el orden establecido por Dios - κόσμος - los súbditos deben obediencia a la autoridad y no pueden hacer otra cosa que resistirla cuando abusa de su poder, no se les atribuirá ninguna culpa por la infidelidad de sus dirigentes, sobre los que recae la gravísima responsabilidad de la forma en que ejercen el poder vicario que se les ha dado. No debemos rebelarnos, sino oponernos; no debemos complacernos con los errores de nuestros pastores, sino rezar por ellos y amonestarlos respetuosamente; no debemos cuestionar su autoridad, sino la forma en que la utilizan.

Estoy seguro, con una certeza que me viene de la Fe, que el Señor no dejará de recompensar nuestra fidelidad, después de habernos castigado por las faltas de los hombres de la Iglesia, concediéndonos santos sacerdotes, santos obispos, santos cardenales, y sobre todo un Papa santo. Pero estos santos surgirán de nuestras familias, de nuestras comunidades, de nuestras iglesias: familias, comunidades e iglesias en las que la gracia de Dios debe ser cultivada con la oración constante, con la frecuencia de la Santa Misa y los Sacramentos, con el ofrecimiento de sacrificios y penitencias que la Comunión de los Santos nos permite ofrecer a la Divina Majestad para expiar nuestros pecados y los de nuestros hermanos, incluso los que ejercen la autoridad. Los laicos tienen un papel fundamental en esto, guardando la Fe dentro de sus familias, de tal manera que nuestros jóvenes educados en el amor y en el temor de Dios puedan un día ser padres y madres responsables, pero también dignos ministros del Señor, sus heraldos en las órdenes religiosas masculinas y femeninas, y sus apóstoles en la sociedad civil.

La cura para la rebelión es la obediencia. La cura para la herejía es la fidelidad a la enseñanza de la Tradición. La cura para el cisma es la devoción filial por los Sagrados Pastores. La cura para la apostasía es el amor a Dios y a su Santísima Madre. La cura del vicio es la práctica humilde de la virtud. La cura para la corrupción de la moral es vivir constantemente en la presencia de Dios. Pero la obediencia no puede ser pervertida en un servilismo estancado; el respeto a la autoridad no puede ser pervertido en la obediencia de la corte. Y no olvidemos que si es el deber de los laicos obedecer a sus Pastores, es aún más grave el deber de los Pastores de obedecer a Dios, usque ad effusionem sanguinis.

+ Carlo Maria Viganò, Arzobispo

1° de septiembre de 2020