English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 13 de marzo de 2018

¿REGULARIZACIÓN DE LA FSSPX "A CAMBIO DE NADA"?: ¡IMPOSIBLE!



Desde el 2012, la Neo-FSSPX ha reiterado la idea falsa de que la Fraternidad puede ser regularizada por la Roma apóstata, liberal y modernista, "a cambio de nada", o, dicho de otro modo, pudiendo ella seguir siendo "tal cual es"
Dada la insistencia de las autoridades de la FSSPX en esa falsedad, Non Possumus, por su parte, considera conveniente insistir, una vez más, en la verdad.
Cita de un artículo de un sacerdote acuerdista publicado en los sitios web de la Fraternidad: "este artículo entiende el reconocimiento “tal cual es” en el mismo sentido de la Casa General, y especialmente como una frase que incluye libertad para la FSSPX de profesar abiertamente sus posturas doctrinales, mantener sus prácticas litúrgicas, y conservar sus propiedades y lugares de culto." 
Ménzingen, entonces, entiende el reconocimiento “tal cual es” como aquél que permitiría a la FSSPX estas tres cosas:

- libertad para la FSSPX de profesar abiertamente sus posturas doctrinales;
- mantener sus prácticas litúrgicas; 
- conservar sus propiedades y lugares de culto.
Pues a esto respondemos, reiterando lo que antes hemos dicho en este blog (más reciente y sintéticamente acá), que un tal reconocimiento es absolutamente imposible, impracticable, inconcebible.
Es necesario dejar claro que estamos ante un mero slogan de los acuerdistas.
Veamos:
1° En cuanto a propiedades y lugares de culto: ¿es posible que la FSSPX al ser regularizada, conserve el derecho de dominio sobre sus bienes inmuebles? Se puede conceder esto, aunque en este punto están implicadas ciertas cuestiones canónicas no fáciles sobre las que no nos podemos extender aquí. Nos limitaremos a indicar que, en la estructura oficial, los entes titulares de los bienes eclesiásticos son las personas jurídicas como sujetos inmediatos, los Ordinarios como mediatos, y el Romano Pontífice como titular supremo. La titularidad del patrimonio, es, entonces, compleja, múltiple y concurrente (ver acá).
2° En cuanto a lo litúrgico: al ser reconocida, ¿podría la FSSPX mantener sus prácticas litúrgicas? Sí podría, como pueden las congregaciones Ecclesia Dei.
3° Y, finalmente, en cuanto a lo doctrinal, que es lo esencial, ¿podría la FSSPX profesar abiertamente sus posturas doctrinales? No. Esto es imposible:
a) Porque la Fraternidad pasaría a regirse por el código liberal de 1983, producto del Vaticano II, con exclusión del código de 1917, obra de San Pío X en la mayor parte. Actualmente, la Fraternidad utiliza como base el código de 1917 y rechaza todos los cánones del nuevo código de 1983 que juzga nocivos o inútiles. Algunas citas: “¿Por qué, en mi opinión, nos es imposible aceptar en bloque el derecho canónico tal como fue editado? Porque está precisamente en la línea de las reformas de Vaticano II” (Mons. Lefebvre, conferencia en Ecône, 15-3-83). El código de 1983 “es muy grave porque va mucho más lejos [en la promoción de los errores] que el propio concilio” (Mons. Lefebvre, conferencia de 29-10-84 en Stuttgart, Alemania). «La Fraternidad de San Pío X manifiesta su profundo desacuerdo con la letra y el espíritu de este nuevo Código, que engloba las opiniones conciliares sobre la Iglesia y el mundo» (“Breviario sobre la FSSPX”, Seminario de la Santa Cruz, Australia, en el que el P. Robinson es profesor, 1998). El mismo Mons. Fellay ha reconocido que el código nuevo es “expresión de las novedades conciliares”.
b) Porque la Fraternidad quedaría sometida a autoridades que son liberales y modernistas, y nadie en su sano juicio puede pretender que los sacerdotes de la FSSPX, estando sometidos a un papa liberal y modernista, se van a atrever a combatir los dichos y hechos liberales y modernistas de su superior, el papa. Ya en el año 2012, tres de los cuatro obispos de la FSSPX alertaban a Ménzingen sobre una“disminución en la confesión de la fe” a causa de las tratativas con Roma. Si esa disminución no ha hecho sino agravarse desde entonces, como es evidente para todo el que tenga ojos para ver; ¿qué queda para cuando la FSSPX esté sometida a la Jerarquía oficial? Cita más extensa de la carta de Mons. Tissier, Mons. de Galarreta y Mons. Williamson al Consejo General de 7-4-12: ..."un acuerdo incluso puramente práctico haría necesaria y progresivamente callar, por parte de la Fraternidad, toda crítica del concilio o de la nueva misa. Dejando de atacar estas victorias que son las más importantes de la Revolución, la pobre Fraternidad cesaría necesariamente de oponerse a la apostasía universal de nuestra lamentable época y se enterraría a ella misma. En última instancia, ¿quién nos garantizará el permanecer tal como somos protegiéndonos de la curia romana y de los obispos? ¿El Papa Benedicto XVI? Por más que se niegue, este deslizamiento es inevitable. ¿No se ven ya en la Fraternidad los síntomas de esta disminución en la confesión de la Fe? Hoy en día, desgraciadamente, es lo contrario que sería “anormal”. Justo antes de las Consagraciones de 1988 cuando numerosas personas valientes insistían ante Monseñor Lefebvre para que hiciera un acuerdo práctico con Roma ya que abriría un gran campo de apostolado, él dijo su pensamiento a los cuatro consagrandos: Un gran campo de apostolado puede ser, pero en la ambigüedad y siguiendo dos direcciones opuestas a la vez, lo que habría terminado pudriéndonos” ¿Cómo obedecer y continuar predicando toda la verdad? ¿Cómo hacer un acuerdo sin que la Fraternidad se pudriera en la contradicción?"
c) Porque la FSSPX se vería obligada a hacer concesiones inaceptables en la declaración doctrinal que tendría que firmar al aceptar el reconocimiento canónico o como requisito para el otorgamiento de éste, declaración cuya preparación ha sido reconocida muchas veces desde Roma y desde Ménzingen, y que tiene, como precedente inmediato, la inaceptable declaración doctrinal redactada y entregada al Vaticano por Mons. Fellay el año 2012.
En consecuencia: dado que es imposible que Roma reconozca a la FSSPX “tal cual es”, la premisa esencial de la argumentación del P. Robinson queda destruida, y con ella, las conclusiones de su artículo.
________________________________
ENTRADAS RELACIONADAS