English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 16 de octubre de 2016

NUEVA CONFERENCIA ACUERDISTA DE MONS. FELLAY

Resultado de imagen para Mgr Fellay



“Las conversaciones doctrinales continúan, éstas se vuelven cada vez más interesantes porque las autoridades comienzan a abrir la discusión.”

“Entonces algunos dicen: “¡Atención, atención! Si ustedes van a hacer un acuerdo, después ellos van a cerrarles la boca”. ¡Pero eso ya terminó! ¡Se terminó! Hay otros que hablan, ya no somos los únicos. Ya no tenemos el monopolio de la protesta.”

“¿Habrá o no acuerdo? ¡Yo mismo no sé nada! Ya veremos.”


Conferencia de Mons. Fellay, el 8 de octubre de 2016, en Port-Marly (Francia)


Esta conferencia del Superior General de la FSSPX se podría titular así: “Sobre el difícil pero seguro camino hacia la sumisión de la FSSPX a la Roma apóstata”. Monseñor Fellay nos dice que las tratativas para lograr el acuerdo presentan numerosos obstáculos, pero que pese a eso se avanza; que hay grandes logros gracias a ellas, y que existe una reacción anti modernista imparable por parte de prelados “conservadores”. Éstos dicen a la FSSPX: vengan con nosotros al pantano para sacarnos del pantano.

Según Mons. Fellay, uno de los grandes avances derivados de las negociaciones con Roma, es que ahora hay una libertad que antes no existía para criticar al Vaticano II. Sucede a Mons. Fellay lo que a esos liberales que se alegran ante la perspectiva de que Cuba deje de ser una tiranía comunista sin “libertades” y pase a ser una república democrática llena de “libertades”. Como dijo una vez Dom Jahir en el seminario de La Reja: ¡el concilio debe ser destruido! No basta con que los herejes romanos toleren que se le critique, sino que de él, del más nefasto acontecimiento de toda la historia de la Iglesia, no debe quedar piedra sobre piedra.

Como es habitual, esta nueva conferencia de Mons. Fellay no aporta sino más ilusión, más ambigüedad y más confusión.

Hemos suprimido los subtítulos puestos por los editores.


Conferencia de Mons. Fellay el 8 de octubre de 2016, Port-Marly (Francia)
Durante las Jornadas de la Tradición, Mons. Bernard Fellay, Superior general de la FSSPX dio una conferencia cuya transcripción de la segunda parte encontrarán aquí, consagrada al estado presente de las relaciones con Roma. El texto integral de esta conferencia será publicado en el siguiente número de Nouvelles de Chrétienté (n°161, octubre 2016).
De repente, hace poco más de un año, Roma nos hizo una nueva proposición. Ellos estaban verdaderamente bloqueados porque nosotros decíamos: no. Nosotros no podemos decir que el Concilio es tradicional. No podemos. Y luego esta nueva misa, no podemos decir que es buena. ¡Pues bien! De repente, nos han hecho una nueva proposición, y se puede comprender lo que pasó a través de ciertas entrevistas dadas por Mons. Pozzo. Él explica que, al principio, nos quisieron hacer aceptar todo y no funcionó. Entonces se preguntaron cómo salir de esto pues todo estaba bloqueado, y parece que encontraron el medio. Fue el distinguir en el Concilio ciertas partes más importantes y otras menos importantes. La primera vez que Mons. Pozo habla de esto, es en el mes de febrero de este año 2016, pero vean que fue casi nueve meses después de que nos hicieron su proposición.
Ellos efectivamente dejaron caer cosas bastante importantes. Ya no nos piden pronunciar la “profesión de fe del cardenal Ratzinger”. Allí donde Mons. Lefebvre había tropezado precisamente sobre una palabra del cardenal Ratzinger que había hecho un agregado a la profesión de fe habitual. Y este añadido concierte lo que se llama el magisterio auténtico. El cardenal Ratzinger, en esa época, explicó que con este añadido se pedía una sumisión religiosa a los textos del magisterio auténtico, obligando a los católicos a aceptar el Concilio.
Se puede discutir sobre ello: en sí, es verdad que debemos a los textos, como una encíclica por ejemplo, una sumisión respetuosa. Es normal de recibir este texto respetuosamente, pues es la autoridad suprema quien lo expide. En sí, la frase no es chocante, es incluso católica. Pero por supuesto, cuando se hace el enlace con este Concilio, esto comienza a volverse más molesto [Nótese: el Vaticano II es algo que sólo causa “molestia”]
Y por lo tanto, nosotros estábamos verdaderamente atascados sobre esta profesión de fe. Pues bien, finalmente ¡ya no nos la piden! Nos piden pronunciar la antigua, la que llamamos la profesión de fe tridentina o de Pio IV. Este texto ellos la llaman la “profesión de los padres del Concilio”. Sí, los padres del Concilio, es decir, todos los obispos reunidos en el concilio Vaticano II, hicieron, al principio de la primera sesión, una profesión de fe que es la profesión de fe tradicional. Igualmente la misa celebrada durante el Concilio, era la antigua misa…
En segundo lugar, ellos tacharon todo lo que concierne a la libertad religiosa, al ecumenismo. Ya no nos piden nada. ¡Es interesante! ¿Por qué lo hacen?  En esta entrevista dada a Zenit en el mes de febrero (28 de febrero 2016 NDLR), vemos que de todas formas hay que aceptar todo el Concilio. Pero efectivamente, hay grados. Y este pensamiento será precisado en el mes de abril (La Croix, 7 abril 2016). Y esto se vuelve particularmente interesante, porque de repente nos dirán que lo que ha sido producido por el Concilio pero que no es dogmático, es decir todo lo que son declaraciones, declaraciones al mundo, etc., no son criterios de catolicidad, según Mons. Pozzo. ¿Qué quiere decir esto? “Ustedes no están obligados a estar de acuerdo para ser católicos”. Esto es lo que él empezó a decir hablando de la Fraternidad. Y a nosotros, de una manera explícita, nos dijo: “Sobre la libertad religiosa, sobre el ecumenismo, sobre Nostra ætate, sobre la reforma litúrgica, ustedes pueden mantener su posición”. Cuando yo lo escuché, encontré esto tan fuerte, que yo le dije: “No es imposible que yo deba pedirle que venga a decírnoslo, porque nuestros cofrades no me van a creer”. Y todavía hoy, yo pienso que es legítimo plantear la pregunta: ¿Es serio esto? ¿Es verdad o no?  Mons. Pozzo efectivamente ha dado varias entrevistas. Les cité la del mes de abril, pero están las del mes de julio (Zenit, 4 de julio de 2016, y Christ und Welt, 28 de julio de 2016)… Entre las dos, en el mes de junio, su superior, el Cardenal Müller, dijo lo contrario (Herder Korrespondenz, juin 2016).
Así que por un lado tienen a Mons. Pozzo que es el secretario de la Comisión Ecclesia Dei, que dijo en público (en La Croix del 7 de abril de 2016): “Las afirmaciones de las verdades de fe y de doctrina católica segura contenidas en los documentos del concilio Vaticano II deben ser acogidas según el grado de adhesión requerido”, prosigue el obispo italiano que repite la distinción entre el dogma y ciertos decretos o declaraciones conteniendo las “directivas para la acción pastoral, orientaciones y sugerencias o exhortaciones de carácter práctico-pastoral, como es notablemente el caso de Nostra aetate, abriendo un diálogo con las religiones no cristianas. Éstas constituirán, incluso después del reconocimiento canónico, un tema de discusión y de profundización en vista de una mayor precisión, con el fin de evitar los malentendidos o equívocos que, nosotros lo sabemos, están extendidos en el mundo eclesial actual”. Es muy interesante.
Pero son las palabras que no son siempre muy claras. Sea que uno se sitúe de un lado o del otro, Mons. Pozzo se encuentra un poco arrinconado. A nosotros él nos dice: “Ustedes tienen el derecho de no estar de acuerdo y ser católicos”. Sin embargo, si se dice demasiado fuerte en el mundo de los modernos, es la revolución. ¿Por qué? Porque, y esto nosotros siempre lo hemos dicho: estos famosos gérmenes mortíferos para la Iglesia, introducidos en el Concilio, han estado en estos documentos sobre el ecumenismo, la libertad religiosa, Nostra aetate, la relación con las religiones no cristianas. Es así, también con Gaudium et spes, que es donde se encuentra más fuertemente expresado este acercamiento positivo del mundo. Es por eso que nosotros siempre hemos dicho que estamos en contra. En el Concilio, seguro, se encuentra la repetición de muchos dogmas, allí se dice que existe la Santísima Trinidad, que Nuestro Señor Jesús es Dios, ¡allí se dice todo eso! Se dice también en el Concilio, que para ser salvado es necesario pasar por Nuestro Señor. Esto es dicho en el Concilio. Hay quien incluso se ha divertido al demostrar que nosotros éramos más fieles al Concilio que los jesuitas…
Pero el problema no son las buenas cosas que podemos encontrar en él y que existen realmente. ¡El problema es el mal! Si usted pone en una sopa una gota de cianuro, le pone buenas legumbres, buen caldo, la mejor agua, el potaje es imbebible a causa del veneno. Es lo que pasa en el Concilio. Es por eso que nosotros decimos que el Concilio es imbebible. No a causa de las buenas cosas que podemos encontrar allí, sino a causa del veneno. Y justamente, este veneno se encuentra concentrado no en todas partes, sino en un cierto número de estos documentos de los cuales Mons. Pozzo nos dice ahora: “Ustedes no están obligados a aceptarlos para ser reconocidos como católicos”.
Otra vez, la gran mayoría de la gente que están en la Iglesia hoy, piensan exactamente lo contrario. Es decir que ellos ven en estos documentos el fundamento de su Iglesia, lo que llamamos la Iglesia conciliar. Los modernos viven precisamente de esto. Una parte de nuestra acción consiste en decir lo que yo les digo de manera suficientemente abierta para ver cómo los modernos van a reaccionar, porque -en sí- ellos deben reaccionar. Ellos no pueden dejar pasar esto. Ellos deben reaccionar en Roma y deben decir a las autoridades: “Esto no es posible”. Algunos tendrán un “son ellos o nosotros”. Es inconciliable. Veremos lo que pasará.
El cardenal Müller ha insistido diciendo: “No, la Fraternidad debe aceptar todo el Concilio”. E incluso ha hablado de un compromiso sin restricción sobre el ecumenismo. Pero no solamente… Él habla de la liturgia, de la libertad religiosa. Y luego su subordinado vuelve a decir lo contrario, en julio. ¡Es el desorden! ¿Qué debemos creer? Es imposible pensar que Mons. Pozzo diga estas cosas sin estar apoyado. Y de hecho quien lo apoya es el Papa. Evidentemente son situaciones increíbles. Y yo espero a ver, pues ya ha habido acciones contrarias. Hubo por ejemplo unos laicos alemanes unidos a una asociación judía (domradio.de, 19 mayo 2016) que hicieron una declaración pública diciendo: “Aceptar la Fraternidad sin Nostra aetate, es inadmisible” […] (pone más ejemplos de oposición).
Hubo más publicaciones… Especialmente la de un jesuita suizo (Christian Rutishauser SJ, Tages-Anzeiger, 30 septiembre 2016) que es uno de los miembros pertenecientes a el comité que aconseja al papa en sus relaciones con los judíos. Acaba de declarar en un periódico de su país que va a hablar al papa, pues es absolutamente inaceptable recibir a la Fraternidad sin obligarla a adherirse a Nostra aetate. Así que es razonable pensar que habrá una presión enorme para hacer revisar estos juicios que ahora son públicos, como el de cierto número de documentos del Concilio no obligan para ser católico. Entonces veremos, será muy interesante.
Veremos lo que hace la autoridad. Si la autoridad mantiene el principio, incluso sin decir quién tiene razón y quién está equivocado… Pues el simple hecho de decir que tenemos el derecho a no estar de acuerdo, es un perno que le quitamos al Concilio o un tornillo que le quitamos. Entonces esto se vuelve extremadamente interesante. Esto puede ser el principio del fin del Concilio: que la Iglesia diga que no es obligatorio, lo que en sí es verdad: no es obligatorio. Que la autoridad lo diga, esto podría bien ser un principio muy interesante. No es el fin del combate, sino se restaura un principio muy importante diciendo: “no, estos textos no son obligatorios”.
Esta idea de no obligatoriedad es una nueva manera de pensar, sobre la cual no digo que sea buena, pero que vemos aparecer desde hace algunos años y que es extremadamente importante. Cuando en 2014 discutimos con la Congregación para la Doctrina de la Fe, nosotros tratamos de demostrar que había un gran problema al nivel de la enseñanza en la Iglesia, al nivel del magisterio. Y tomé varios ejemplos.
(…)
Ellos enseñan sin enseñar. Esto establece una confusión en todas partes. Es una nueva actitud… Hasta ahora, estaba claro para todo católico que cuando Roma habla: Roma locuta est, causa finita est. Roma habla, Roma enseña y punto. Y allí nos están diciendo que no, “solamente damos pistas de reflexión”. En muchas de estas encíclicas, Juan Pablo II incluso ha hablado de “meditaciones”. Ya no es una enseñanza, es una “meditación”.
Yo les doy estos elementos para mostrarles dónde estamos. Las conversaciones doctrinales continúan, éstas se vuelven cada vez más interesantes porque las autoridades comienzan a abrir la discusión. Hasta ahora era únicamente “obedezcan”. Se enseña y luego cállense, sométanse. De repente, ellos cambian de actitud. Yo creo que están forzados, es un poco una conclusión de lo que me dijo Mons. Pozzo, ellos están forzados por la situación catastrófica, la confusión absolutamente generalizada, hasta en Roma. Ellos están forzados a hacer concesiones. Ellos ya no pueden sostener sus posiciones, esto ya no sirve de nada. [Absurdo: “ellos”, esto es, el Papa y sus secuaces; “ellos”, los modernistas que ocupan Roma, tienen todo el poder. “Ellos” pueden hacer todos los cambios que quieran. “Ellos” no se encuentran aprisionados y neutralizados entre dos bandos. "Ellos" no son pobrecitas víctimas inocentes. ¡"Ellos" son liberales y modernistas! ¡"Ellos" son el enemigo!]
Esto me hace pensar en estas palabras del cardenal Müller en 2014. Él nos dijo: “¡Ustedes están obligando a la Congregación para la Doctrina de la Fe a consagrarles un tiempo precioso, cuando hay enormes problemas en la Iglesia!” Es interesante, ¡pues es justamente lo que nosotros les mostramos! De repente, se está constatando que hay enormes problemas. Y ellos se dicen: esta Fraternidad no es un problema tan enorme. Pero se molestan porque les decimos: “Ustedes son el problema”. [Si ellos son el problema, ¿para qué pretende hacer un acuerdo o ser reconocido por ellos?] Ellos ya no saben cómo tomarnos, y hacen concesiones. ¿Hasta dónde llegará esto? Ya lo veremos. Pero creo que actualmente, la situación es tan catastrófica que causa una reacción extremadamente interesante. En varios niveles.
Al nivel de las discusiones, todos los obispos enviados por Roma con los cuales hemos tenido conversaciones doctrinales desde hace dos años, nos han dicho que los puntos en discusión -siempre los mismos- son “cuestiones abiertas”. Todos han dicho eso, incluso cardenales. Las “cuestiones abiertas” es decir que se pueden discutir. Entonces ya no son obligatorias. Y estas discusiones traen sus frutos. Todavía no los vemos, pues están al nivel de la reflexión teológica. Y toma mucho tiempo por supuesto. Hay inicios que van en la dirección que he indicado. Ciertos pasajes de Mons. Pozzo pueden ser interpretados como si quisiera utilizar estas discusiones para tratar de corregir la situación en la Iglesia. Pero no se atreve a decirlo demasiado fuerte, pues precisamente hay una mayoría que va en el otro sentido.
Además, con lo que hace el papa, ha habido protestas de Cardenales sobre las cuestiones morales, sobre la cuestión del matrimonio, sobre la cuestión de la comunión dada a los divorciados vueltos a casar. Hay un cierto número de cardenales que han tomado posiciones públicas, y también obispos. Hay algunos de ellos que han expresado claramente, de manera abierta, su rechazo declarando: “No, no haremos esto”. Hay obispos africanos que han dicho claramente que no se debe dar la comunión a los divorciados vueltos a casar. Es una reacción que está diciendo no a la autoridad suprema. Lo que nosotros hacemos desde hace cincuenta años. Esto se vuelve extremadamente interesante. Ya no somos los únicos.
Entonces algunos dicen: “¡Atención, atención! Si ustedes van a hacer un acuerdo, después ellos van a cerrarles la boca”. ¡Pero esto ya terminó! ¡Se terminó! Hay otros que hablan, ya no somos los únicos. Ya no tenemos el monopolio de la protesta. [Como si la protesta fuera gran cosa. Como si la protesta bastara para oponerse a los destructores de la Iglesia…] Ellos no son muy numerosos, pero este número aumenta. Y luego, de cuando en cuando, yo recibo cartas. Como esta, se las leo en inglés porque es una imagen: Stick to your gunsAlways stick to your guns. Esto quiere decir: tengan las manos en sus revólveres. Sosténganlos bien. Dicho de otro modo: “Defiéndanse. Siempre. Y rechazen los compromisos en las cosas que no pertenecen realmente a la sustancia de la fe: la libertad religiosa, el ecumenismo, el diálogo con las religiones no cristianas. Somos numerosos en la jerarquía los que pensamos y creemos lo que ustedes hacen concerniente a estas cuestiones”. Es un obispo quien me escribió. El no escribe “yo”, escribe “nosotros” somos numerosos. Escribe también otras cosas más que no me atrevo a leerles pues son tan aduladoras, pero es de este tipo: “Necesitamos voces que nos digan los límites de nuestra libertad en estos dominios”. Dice que la Iglesia, que enseña la verdad, se ha perdido en lo gris, en lo borroso. Y agrega “pero yo creo en la Iglesia, esto no puede durar, pero este es el estado actual”. Y dice también: “Vengan en nuestro socorro.” Y también: “¡No cedan en nada, continúen así, los necesitamos!” ¡Esto es nuevo! ¡Esto no existía antes! Los obispos nos decían: evidentemente hay problemas, pero en fin… Y ahora nos dicen: “¡Resistan, los necesitamos!”  Efectivamente, ellos no hablan muy fuerte porque saben muy bien que si lo hacen, les cortarán la cabeza. [¡Muy valientes! ¿Y si San Juan Bautista o Santo Tomás Moro hubieran pensado en salvar sus cabezas como estos “heroicos” amigos de Mons. Fellay? Pero estos vacilantes prelados “conservadores”, de los que con gran entusiasmo habla reiteradamente Mons. Fellay, no serán decapitados jamás, sino que, a lo más, perderán algunos cargos, algunos privilegios, algunas de sus comodidades. Entonces, esos prelados “conservadores” que se limitan a protestar con susurros contra el gran destructor Francisco y el resto de la banda de los modernistas extremos, ¿son dignos de alabanza? ¿No será que Dios pide algo más que formular algunas quejas esporádicas y diplomáticas en la más profunda crisis de toda la historia de la Iglesia?]
Pero ellos trabajan en el silencio, trabajan en restablecer la antigua misa, como un arzobispo que me dijo: “Tengo una generación de sacerdotes que está perdida. No se puede hacer nada con ellos. ¿Qué hago entonces? Me ocupo de los jóvenes”. Y los dos criterios que me dio: la formación de los sacerdotes, en teología, es la Suma de Santo Tomás, y en espiritualidad, en liturgia, es la antigua misa. Yo no les digo su nombre, porque no queremos quemar a estos prelados, pero son varios. Yo lo descubro con sorpresa, ¡hay un buen número! ¡Y son obispos jóvenes! ¡Y algunos de entre ellos son nombrados por el papa Francisco! ¡Así que no nombra más que malvados! Todo está mezclado, como toda su actitud, lo que aumenta la confusión generalizada. Pero es extremadamente interesante ver que hay este movimiento, y estoy seguro que ya no se detendrá. ¿Por qué? Porque estos obispos ven dónde está la verdad, no cederán. Ellos serán molestados, serán arrinconados, porque están en el sistema, pero ya no cederán. Igualmente estos sacerdotes que han descubierto la misa antigua, harán todo lo que puedan, serán molestados, arrinconados, pero la conservarán. Son trozos de la batalla ganados.
Ante nosotros todavía hay grandes combates. Pero, en medio del desastre que es para desesperarse verdaderamente, incluso para perder la fe, ¡no hay que desesperar! Esta Iglesia es la del Buen Dios, ella ha sido transformada en un campo de batalla inconcebible, inaudito, pero vemos, y esta es justamente nuestra historia, la de cuarenta años de nuestra Fraternidad, vemos cómo el Buen Dios está con nosotros. Cómo nos sostiene, cómo nos bendice, a través de todas las miserias, las desgracias que podemos tener, que pueden hacernos sufrir. A pesar de todo el Buen Dios está allí; por encima de estas miserias humanas, hay en esta fe y en esta obra de fe que crece. A pesar de todo él se nos impone discretamente, gentilmente, en nuestro trabajo de todos los días. Y nos invita a continuar.
Evidentemente estas son situaciones extremadamente graves. Y ustedes tienen también la obligación de aferrarse a los textos que son sanos y santos. Los dos. Todas estas encíclicas de los Papas hasta el Concilio. Es un alimento que los protege contra todas estas locuras derramadas actualmente por todas partes. ¡Es inconcebible las tonterías que pueden decirse! Y de todos lados. Humanamente, uno puede preguntarse cómo podemos salir de esto. ¡Pero no se trata de un combate humano! ¡Y nuestros medios, son los medios sobrenaturales! Y verdaderamente, si la Fraternidad continúa, es porque ella está fundada sobre estos medios sobrenaturales, y antes que nada, ustedes lo saben, sobre la misa y también sobre la Santísima Virgen. Estos dos elementos son como los tesoros que nos dio Mons. Lefebvre. La misa, el sacerdocio, con esto todo el esplendor de Nuestro Señor, lo que llamamos su Reinado social, y luego la Santísima Virgen. Y todo simplemente, si continuamos así, estamos en la verdad. No es necesario preocuparse, el Buen Dios está allí. Y lo muestra todos los días. Hay que continuar.
No se preocupen todo el tiempo con estas cuestiones: “¿Habrá o no acuerdo?” ¡Yo mismo no sé nada! Ya veremos. No cederemos, esto yo lo sé, con la gracia de Dios. [O miente Mons. Fellay o mintieron los 3 Obispos que dijeron al Superior General, el 2012, lo siguiente: "Por más que se niegue, este deslizamiento es inevitable. ¿No se ven ya en la Fraternidad los síntomas de esta disminución en la confesión de la Fe?". La verdad es que la FSSPX ha cedido y muchísimo, sobre todo desde el 2012. Además de la notoria decadencia del espíritu de lucha en la Fraternidad, la nunca retractada Declaración Doctrinal de Mons. Fellay, en particular, es una cesión gravísima y, por lo mismo, una propia y verdadera traición] ¡Que Él venga en nuestra ayuda! Pero poco a poco vemos el trabajo que se desarrolla con el tiempo, esta crisis despierta al pequeño número. Oremos por esta intención. Y para terminar, ¡gracias a Monseñor Lefebvre! Hay que tenerle una gran gratitud, no olvidarlo. Y gracias también a todos aquellos que mantienen esta obra, a ustedes también, queridos fieles.
Para mantener el carácter propio de la conferencia, se mantuvo el estilo hablado.
(Fuente: FSSPX / MG - Transcripción, título, subtítulos y referencias: DICI Nº 342 de 14/10/16)