English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 15 de octubre de 2016

COMENTARIO ELEISON Número CDLXXXIII (483) - 15 de octubre de 2016


Angustia de los Católicos

¿Qué desea el Señor Dios que usted y yo hagamos?
Lo que podamos, no lo que no podamos.
Un mundo que quiere cada vez menos de Dios, desgasta a los Católicos constantemente. He aquí otro clamor de un lector:
Me pregunto, ¿cómo es posible mantener la Fe en la situación general que vive la Iglesia hoy, con su absoluta falta de pastores? Durante unos meses fuimos a la Fraternidad San Pío X y en ese tiempo hemos aprendido lo que significa el valor de la Tradición. Hemos investigado la historia de la lucha de Monseñor Lefebvre y vimos también cómo está siendo traicionado. Seguimos a la “Resistencia” a través del sitio de internet Non Possumus. Durante unos meses fuimos engañados por el Padre C. quien la llama “Desistencia”. Nos desengañamos y salimos del grupo. Ahora estamos sin poder ir a la FSSPX porque insisten en incluirnos en ciertas actividades, encuentros de acólitos, y demás. Nos preguntan datos personales y nos mandan matrimonios altamente comprometidos con la FSSPX para averiguar cosas. La mayoría del tiempo la pasamos tratando de no decir cosas que nos impedirían recibir la Santa Comunión como le sucede a algunas personas porque están en contra del Papa Francisco o por estar con la “Resistencia”. Ahora estamos yendo a la Iglesia Maronita Católica donde al menos la Consagración es válida. Pero estamos decepcionados al observar que ellos aceptan al Concilio Vaticano II en general y me han pedido que permita a mis hijas ser monaguillas. Me he negado, y me dicen “todos somos hijos de Dios” y otras cosas parecidas para que no discrimine contra mujeres sirviendo en el altar.
No tengo con quien confesarme. Estoy en una lucha muy grande en mi trabajo donde no dejo de hablar de Dios y de lo que está pasando, a pesar de que la escuela es laica y laicista, por lo que el personal todo es empleado del Estado. Siguiendo su consejo de retirarnos a las sombras para prepararnos para el descenso a las catacumbas, me he vuelto precavido de los con tactos sociales, pero es muy difícil luchar solo. Ahora estamos en contacto con gente de la TFP (Tradición, Familia y Propiedad). No estoy seguro de cuál es su doctrina. ¿Qué podemos hacer? La lucha se me está haciendo muy pesada. En una escuela en la que trabajo sé que hay un profesor masón. Aunque es una escuela del estado, toda la orientación de la misma es religiosa pero en un sentido deísta, es decir sin Cristo. ¿Qué puedo hacer? En este país no queda nada, y estamos desesperados.
Le respondí, entre otras cosas, que cuando la Iglesia está siendo llevada por el Camino de la Cruz para ser crucificada, como está pasando hoy, entonces la única manera de no tener que llevar una astilla de esa Cruz es no ser un Católico. Obviamente este lector quiere permanecer católico para que él y su familia lleguen al Cielo. Entonces, él no debería estar sorprendido de encontrarse sufriendo a causa de las astillas de la Cruz de Nuestro Señor. Debería preocuparse verdaderamente cuando se encuentre cómodo en el mundo que lo rodea.
En cuanto a su lugar de trabajo, no hay mucho que pueda hacerse. Los contactos sociales deben ser mantenidos con oración, caridad y ejemplo, porque nosotros seres humanos somos animales sociales, pero que nuestra limitada energía y recursos no se agoten tirando perlas a los cerdos. Nuestro Señor nos dice no condenar si no queremos ser condenados pero Él también nos dice discernir entre lobos y verdaderos pastores (Mt.VII,15). Entonces, un Católico está obligado a ejercer su mejor juicio sobre la variedad de sacerdotes y laicos con los que él se encuentra en el caos de la Iglesia de hoy. Y en cualquier caso, un padre de familia debe hoy dirigir a su familia en el rezo de los cinco Misterios del Rosario familiar cada noche (o mejor, cada mañana). Eso asegurará que Nuestra Señora proteja a su familia como solamente Ella puede hacerlo, a través de los graves eventos que yacen dela nte de nosotros.
Kyrie eleison.