English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 4 de julio de 2015

SÁBADO MARIANO - NO OLVIDE REZAR EL ROSARIO

REFUGIÉMONOS BAJO LA ÉGIDA DE MARIA
P. Marie-Dominique O.P.[i]
Esta Mujer agotada por el sufrimiento, escribe el P. Faber[ii], es la fuerza de la Iglesia.
Podemos llamar a la Virgen María Nuestra Señora de las Tempestades. La Virgen María es como los inmensos robles de nuestras selvas, que no quebrantan las más duras tormentas:
-En las tempestades de la vida, es en Ella que es necesario buscar abrigo y seguridad empuñando nuestro rosario.
-Agrupémonos también en torno a Ella en este tiempo en que la Iglesia revive la Pasión de Nuestro Señor, donde las tinieblas han recubierto al mundo como el Viernes santo en el Calvario. Cuando los hombres de Iglesia ya no son una luz, la oscuridad recubre la tierra.
Es Nuestra Señora quien nos hará perseverar en la verdadera fe y en el estado de gracia hasta que Nuestro Señor haga que termine la prueba, ya sea individualmente llamándonos a Él a la hora de nuestra muerte, sea colectivamente haciendo terminar la crisis de la Iglesia a su hora –y Él solo podrá ponerle fin. Esperando, no capitulemos por hastío y falta de espíritu de fe, entregando las armas al mundo o a la iglesia conciliar. Hay que aguantar hasta el final como Nuestra Señora. No nos angustiemos si solo somos muy pocos actualmente: el Viernes santo había demasiado pocos al pie de la Cruz con Nuestra Señora.
Dijo el Papa León XIII[iii]
En tiempos críticos y angustiosos siempre el principal y constante cuidado de los católicos refugiarse bajo la égida de María y ampararse a su maternal bondad, lo cual demuestra que la Iglesia católica ha puesto siempre y con razón en la Madre de Dios toda su confianza. […] La historia antigua y moderna, y los fastos más memorables de la Iglesia recuerdan las preces públicas y privadas dirigidas a la Virgen Santísima, como los auxilios concedidos por Ella; e igualmente en muchas circunstancias la paz y tranquilidad pública, obtenidas por su intercesión. De ahí estos excelentes títulos de Auxiliadora, Bienhechora y Consoladora de los cristianos; Reina de los ejércitos y Dispensadora de la paz, con que se la ha saludado.
El camino está trazado. Que Nuestra Señora nos ayude a perseverar en él hasta la muerte.


[i] Le Sel de la Terre n°92, pág. 130
[ii] P.F. –W FABER, Al Pie de la Cruz, pág. 444.
[iii] León XIII, Carta Encíclica Supremi Apostolatus del 1 de septiembre de 1883.
***
Si desea unirse a otros católicos para rezar juntos el Santo Rosario por la Consagración de Rusia y el triunfo del Inmaculado Corazón de María, únase a los Cruzados.