English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 28 de junio de 2013

¡ATENTOS!: POSIBLE MANIOBRA DE ENGAÑO



Tenemos en primer lugar esta noticia del sitio Radio Silence que nos informa:

SITUACIÓN GRAVE EN ROMA (RU, 25 de junio de 2013).- Monseñor Fellay declaró el 20 de junio en París que el cardenal Müller, prefecto de la Congregación de la Fe en el Vaticano, le hizo saber a la Fraternidad San Pio X que debía renunciar a las ordenaciones anuales previstas para el 29 de junio en Ecône. Según Monseñor Fellay, se trata de un casus belli. Ya que Monseñor Müller se da cuenta perfectamente de que la Fraternidad en ningún caso puede detener las ordenaciones de nuevos sacerdotes, a menos de que quiera suicidarse; podría ser que Monseñor Müller contemple una nueva marginación (¿excomunión?), pretextando esta insumisión o desobediencia. Lo que pasará después, nadie puede decirlo en este momento, estando todo entre las manos de la Providencia. Ya en los años precedentes, cuando fue obispo de Regensburg, Monseñor Müller declaró, durante las ordenaciones en Zaitzkofen en su diócesis, que es donde se encuentra el seminario alemán de la FSSPX, que estas ordenaciones serían inválidas, juicio que jamás papa alguno ha pronunciado. ¿Por qué Benedicto XVI lo nombró para ese puesto en Roma? Misterio.

Del papa Francisco, Monseñor Fellay dijo que se escuchan muchas cosas sobre él, todos los días, como de un buen cura; pero ¿qué hará como papa? ¿Se ocupa de los problemas de la Iglesia universal? ¿Se está disolviendo la función pontifical de San Pedro sacrificándola en el altar del ecumenismo? Otro misterio.

Monseñor Fellay citó una diócesis donde, según una encuesta, 78% de los sacerdotes católicos no creen ya en la presencia real de Cristo bajo las santas especies. Esta pérdida de fe del clero sería universal en la Iglesia. Este es un tema sobre el cual el Santo Padre debía inclinarse, no como cura sino como papa. ¿Por qué ésta pérdida de fe de los sacerdotes? Benedicto XVI declaró que esta catástrofe, con todas las otras, no provienen del mismo concilio, sino del “espíritu del concilio” propagado por los medios de comunicación. Para Monseñor Fellay, esto es huir de la verdad, permitiendo que no se haga nada. ¡Porque no fueron los medios de comunicación quienes crearon la nueva misa que ha ahuyentado a los fieles, sino que fueron los obispos! La situación de Roma es entonces muy grave, en tanto que una toma de conciencia real no se lleve a cabo.

Hay que rezar mucho por el papa y la Iglesia universal, lo peor no es seguro, pero es posible. Todo está entre las manos de Dios. Hay que notar también que la FSSPX no tiene suficientes obispos para responder a las demandas de los países que tocan a su puerta, como recientemente tres países de América Latina- ru

 Por su parte, Secretum Meum Mihi nos dice:

AGENCIA AFP CUBRE ORDENACIONES SACERDOTALES DE LA FSSPX/SSPX EN ECÔNE, SUIZA.

Por ahora sólo tenemos las fotos del cubrimiento que ha hecho la agencia AFP de las ordenaciones sacerdotales de la FSSPX/SSPX en Ecône, Suiza el 28 de junio de 2013. El audio de la homilía pronunciada por Bernard Tissier de Mallerais puede ser escuchado aquí. Ahora bien, ¿qué hacía la AFP cubriendo un hecho que es habitual (anual para ser exactos) en la vida de la FSSPX/SSPX? Esperamos que nos brinden más informaciones, tal vez sea algo relacionado con los 25 años de las consagraciones episcopales y/o la reciente declaración emitida por los obispos de la FSSPX/SSPX con ese motivo.

Y en el artículo que comenta la Declaración de los Obispos, Avec l’Immaculée comenta:

No nos sorprendería que el Vaticano, fiel a la comedia que representa en concierto con Monseñor Fellay, finja ofuscarse de esta declaración para contribuir a dorar el blasón del superior de la Fraternidad convenciéndonos, con sus críticas, que Monseñor Fellay es un buen tradicionalista… Esto sucedió en junio de 2012, luego del fracaso querido de los acuerdos, para evitar una escisión en la Fraternidad. 
Muy recientemente, Monseñor Müller pidió a la Fraternidad no hacer las ordenaciones, maniobra destinada a hacer parecer a Monseñor Fellay como muy enérgico. Por supuesto, no seremos excomulgados. Es solamente una maniobra para darle una buena imagen de Monseñor Fellay a los fieles y sacerdotes que se plantean algunas preguntas”.

Y ¿obtener el deseado acuerdo práctico con Roma? –preguntamos nosotros…