English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 4 de agosto de 2019

SERMÓN EN EL DOMINGO 8° DESPUÉS DE PENTECOSTÉS (Español - English) - P. TRINCADO


LA FALTA DE PRUDENCIA DE LOS HIJOS DE LA LUZ


Este domingo se suele predicar acerca de la virtud de la prudencia. El P. Alberto María Weiss OP, ha escrito en 1906, su afamada “Apología del Cristianismo”. En esa obra hay un capítulo que se titula así: “Falta de Prudencia de los Hijos de la Luz”. Este texto aparece publicado, a su vez, en una obra de la BAC muy conocida por los Sacerdotes tradicionalistas hispanoparlantes: “Verbum Vitae - La Palabra de Cristo”, por Mons. Ángel Herrera Oria (año 1955, t. VI, p. 647-648).

Dice Mons. Herrera: “A la gran apología de Weiss le ocurre los que a todas las obras maestras, que, aunque se refieran a los problemas de su tiempo, presentan enfoques y soluciones permanentes”. En efecto, el P. Weiss señala certeramente las causas espirituales de la crisis que se avecinaba a inicios del siglo XX, que explotó en el fatídico concilio Vaticano II, y en cuyas espesas oscuridades nos encontramos sumergidos hasta el presente. Como se habla poco acerca de las causas de índole espiritual que nos llevaron a esta derrota temporal, daremos, en este sermón, algunas citas de ese texto del P. Weiss (la mayor parte de las veces extractadas y adaptadas). Y cuando las oigan no piensen sólo en la crisis de la Iglesia universal, sino que piensen también en la crisis que estalló el año 2012 en la FSSPX. Las causas espirituales de ambas son, en el fondo, las mismas.

La presente situación es triste, y sombrío es el porvenir. Noten que el P. Weiss escribe en 1906, en pleno reinado de San Pio X. El Padre ve cómo el liberalismo se extiende por el mundo entero y también, pese a los esfuerzos de los antiliberales encabezados por el Papa santo, dentro de la misma Iglesia. Si se hubiera escuchado a Sacerdotes como el P. Weiss, los liberales nunca habrían podido adueñarse de la Iglesia.

Como consecuencia, un profundo malestar ha invadido todo. Únicamente dos clases de personas se ven libres de ello: los liberales y los inconscientes que gozan tranquilos de su comodidad. Fuera de ellos, nadie hay que no diga que el estado actual de cosas no puede sostenerse. Unos echan la culpa al clero y al cristianismo. Otros la hacen recaer sobre los enemigos de la fe y de la Iglesia. Pero ¿de qué nos serviría mejorar el mundo entero si llevamos siempre en nosotros mismos los gérmenes de nuevos males? La simple prudencia exige que dirijamos todos nuestros esfuerzos por este lado. El justo comienza por acusarse él mismo, dice el Espíritu Santo (Prov 18, 17). Y de hecho, en circunstancias análogas, los justos ha obrado así cuando se hacía necesario mejorar la situación: “Cuanto has hecho con nosotros es justo” (Dan 3, 27).

Como vemos, el P. Weiss no pone el foco en los enemigos de la Iglesia, sino en las los mismos hombres de Iglesia, explicando en qué radica la imprudencia de los buenos, de los católicos, de los hijos de la luz. 

Dos cosas nos vemos obligados a aceptar si queremos ser verdaderos discípulos del Salvador, dos cosas que no fueron ahorradas tampoco al Hijo de Dios: el odio y la persecución. Sólo con esta condición estaremos seguros de conseguir el respeto del mundo y una energía interior invencible.  Para resumir en pocas palabras la causa de nuestra debilidad: nuestra fe no descansa en convicciones bastante sólidas y nuestra manera de obrar no es bastante sobrenatural. La mediocridad, la timidez, la indecisión, son actualmente mayores que en las otras crisis por las que atravesó la Iglesia.

Se teme a la contradicción y a la lucha, a los juicios del mundo, a la fuerza de la inclinación a la comodidadSe cree poder adelantar algo por medios agradables, negociaciones, retiradas, siendo así que diariamente se sale perdiendo.


Se quiere asegurar, por lo menos personalmente, el propio descanso, el propio honor, las propias ventajas, aun cuando sea en detrimento de la buena causa.

Hay un inmenso número de personas mediocres. Por todas partes el enemigo esparce cizaña entre el trigo. La manera de defender la Iglesia y los medios empleados para ello están frecuentemente copiados de los del mundo.


  
Se piensa poco en la abnegación personal y en la perfección. Hay falta de espíritu de oración, y los sacerdotes son vistos en los espectáculos y diversiones mundanas. La excusa es tener acceso a los que no asisten a la Iglesia y dar ocasión al mundo de hacer ver que no son tan groseros y oscuros como ordinariamente se les considera. Pura ilusión.

El desprecio de la vida de oración y mortificación y la participación en las diversiones y futilidades del mundo, son notas características de la civilización moderna.

 

 

 

[​IMG]




Nuestra gran desgracia procede de nuestra falta, desconocimiento, deformación y negación de lo sobrenaturalDebiéramos pensar y obrar de modo enteramente sobrenatural, o, como dice la Escritura, en el Espíritu (Gal 5, 16), de manera celestial (Fil 3, 20), divina (Col 1, 10; 1Tes 2, 12). Deberíamos vivir en Jesucristo (Rom 13, 14), Jesucristo debería vivir en nosotros (Gal 2, 20). El mismo Salvador nos enseñó el camino y los medios para llegar a eso: negarse a sí mismo, llevar la cruz, imitar a Jesucristo (Mt 16, 24; 10, 38).

Una vidente moderna (A.C. Emmerich) dice en un pasaje notable: “esa iglesia del mundo está llena de barro y tinieblas. Esa anti iglesia que no tiene un solo misterio religioso. Su lado peligroso es su aparente inocencia. Sus adherentes quieren y hacen por doquier lo contrario a los que Dios quiere. Todos están de acuerdo para prescindir de Jesucristo. ¿Nos preguntamos todavía si podemos ir con ellos? ¡No! Imposible.


Quien no comprenda que las necesidades apremiantes del presente y del porvenir nos imponen exigencias mucho más elevadas que antes, se verá infaliblemente aplastado por la rueda del tiempoSí, los tiempos han cambiado: se han tornado de gravedad excepcional. Ya no hay lugar para la mediocridad y la comodidad. El que no quiera perecer en estos días difíciles, no debe obrar a medias.

Son pocos los que pueden resolverse a ello, y esa es la razón por la cual también son muy pocos los que comprenden estos tiempos y hacen lo que es necesario. Los que viven de verdad el espíritu del Cristianismo y piensan y sienten con la Iglesia, comprenden lo que le época exige. Lástima que sean tan pocos. Pero, cuanto menor sea su número, con más vigor deben obrar y levantar su voz para clamar a quien quiera oír: lo que en la hora presente se impone la separación total del mundo, el amor gozoso de la cruz, la sincera imitación de Jesucristo, los esfuerzos por llegar a la perfección y aun a la más elevada santidad.

A modo de conclusión, el P. Weiss escribe: Ante esta lamentable situación, no hay más que un medio de salvación: una ruptura formal y decisiva con el espíritu del mundo. El mundo entero se halla sumergido en el mal. No hay paz posible con él, a menos de abandonar la causa de DiosSi esto fue verdad siempre, lo es doblemente en la actualidad.

Y porque no se rompió resueltamente con el mundo, sobrevino la más terrible crisis por la que haya atravesado jamás la Iglesia, esa noche espantosa que dura hasta hoy. En ese no romper decididamente con el espíritu del mundo está, según el P. Weiss, lo determinante de la “imprudencia de los hijos de la luz”.

No sólo hombres como el P. Weiss nos advirtieron: ¿cuántas veces, en estos 100 años, los seminaristas y sacerdotes han escuchado estas palabras de la “Imitación de Cristo” (en la FSSPX y en otras congregaciones se lee un pasaje del Kempis cada día en el refectorio)?: Mira que todo consiste en la Cruz, y todo está en morir en ella; y no hay otro camino para la vida y para la verdadera paz sino el de la santa Cruz y continua mortificación. Y sin embargo, la imprudencia de los hijos de la luz ha hecho que esta gran verdad mil veces oída sea despreciada, acallada en la práctica, olvidada; y de ahí la victoria temporal de los hijos de las tinieblas que presenciamos.

¡Ave María Purísima!
_______________________________


Summary in English:

We have heard these words of Our Lord Jesus Christ in today’s Gospel: The children of this age are more prudent in their affairs than the children of light.

There is a famous book called "Apology for Christianity," written by Fr. Antonio María Weiss OP more than a century ago. What he says is totally relevant today. If such priests had been listened, the liberals would never had been able to take over the Church.

The present situation is sad, and bleak is the future, he says, because he sees how liberalism tends, at the beginning of the 20th century, to spread its poison in the whole world and in the Church also.

The Priest speaks of a recklessness of the good, the Catholics, the children of light: Two things we are forced to accept if we want to be true disciples of the Savior, two things that were not avoided to the Son of God: hatred and persecution. However, hatred and persecution are feared because our faith does not rest on solid convictions and our way of acting is not supernatural enough. Vatican II said: Enough of hatred and persecution in the world, enough of suffering and religious wars: embrace with love the enemies of God. The attempt of a traitor agreement between the Society of St. Pius X and apostate Rome is in the same spirit.

Quote: “Mediocrity, timidity, indecision, are now greater than in the other crises of the Church. The contradiction, the struggle, the judgments of the world are feared. It is believed that it is possible to advance by agreeable means, negotiations, withdrawals, with the result that there is a loss on a daily basis”.

“Little thought is given to self-denial and perfection. Our great misfortune comes from our ignorance, deformation, denial and lack of the supernatural. We should live in Jesus Christ, Jesus Christ should live in us”. 

Are those impossible dreams, pious illusions of Fr. Weiss? No. “The very Savior, he says, taught us the way and the means to reach that point: the self-denial, to carry the cross, to imitate Jesus Christ.

As a conclusion, Fr. Weiss writes: “before this lamentable situation, there is only one path of salvation: a resolute rupture with the spirit of the world. The entire world is immersed in evil. There is no possibility of peace, unless to abandon God’s cause. There is no longer room for mediocrity. He, who does not want to perish in these difficult days, should not act half-heartedly”.

Because there was no rupture with the world, but rather the opposite: building bridges between the Church and the world; the most terrible crisis in the history of humanity ensued, within whose depth darkness we are today.

“Few people quote- understand what the epoch demands. Too bad they are so few. However, the less their number, the more vigorously they must act and raise their voice to cry out to anyone who wants to hear: What is needed in the present hour is the total separation of the world, the joyful love of the cross, the sincere imitation of Jesus Christ, the efforts to reach perfection and even the highest holiness”.

What Father Weiss calls "imprudence of the children of light” is not to break resolutely with the spirit of the world. The lack of prudence of the children of the light caused that the great truth of the necessity of that breakup be despised, silenced and forgotten; and hence the advance of the children of darkness.

Dear faithful: May the Lord makes us truly wise the rest of our life. May He engrave with fire in our hearts and make alive in each one of us these words of Our Lord: “If any man will come after me, let him deny himself, and take up his cross, and follow me”.