English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 4 de enero de 2019

EVENTUAL FIN INMINENTE DE ECCLESIA DEI: ACERCA DE LAS ESTRATEGIAS DEL DEMOLEDOR FRANCISCO


"En 2017, en una entrevista con la RAI, el liturgista progresista Andrea Grillo exigió que el rito tradicional se permitiera sólo a un grupo pequeño y bien definido que debía ser estrictamente delimitado y controlado. Sus palabras fueron entendidas por los observadores como un requisito para crear una reserva exótica y estrechamente custodiada para la Fraternidad San Pío X, mientras que las otras comunidades tradicionalistas ahora unidas a Roma, deberían ser privadas de su derecho a existir. Rico y Cannone opinan que el Papa Francisco ha hecho de esta exigencia su estrategia con el objetivo de eliminar primero las comunidades de la Ecclesia Dei con la ayuda de la Fraternidad y luego poner a la Fraternidad una correa corta".

FUENTE  (Extracto. Negrita añadida por NP)
(Roma) Cada vez más voces se pronuncian acerca de los informes de que la Pontificia Comisión Ecclesia Dei está a punto de ser disuelta.
Los dos autores Fabrizio Cannone y Alessandro Rico lo ven como una maniobra papal para asesinar la tradición por la espalda. Cannone, nacido en 1974, es doctor en Historia de la Iglesia y Estudios Religiosos, y ha escrito para Corrispondenza Romana, Fides Catholica, Homme Nouveau y muchos otros medios católicos. Más recientemente, publicó el libro: "El Papa Inconveniente. Historia y antecedentes de la beatificación de Pío IX." (1) Rico, nacido en 1991, estudió filosofía en la Sapienza y Historia Política de las Ideas en la LUISS de Roma. En 2017 publicó, junto a Lorenzo Castellani, el libro "El fin de la política? Tecnocracia, Populismo, Multiculturalismo" (2). Se denomina a sí mismo "católico, conservador, y opositor de lo políticamente correcto". Ambos son cercanos a la Tradición Católica.
En los últimos días,  han sido casi confirmados los trascendidos acerca de que el Papa Francisco, en enero de 2019, disolverá la Comisión Pontificia Ecclesia Dei y sus funciones serán transferidas a la Congregación de la Fe.
"Es una decisión que podría ocultar un nuevo capítulo en la guerra del Vaticano entre progresistas y conservadores. Con este paso, Francisco quiere iniciar otra ofensiva contra sus adversarios".
La Comisión Ecclesia Dei fue establecida en 1988 por Juan Pablo II. Se convirtió en el techo de las comunidades de tradición emergentes que permanecieron unidas a Roma cuando el arzobispo Marcel Lefebvre y los obispos recién consagrados de la Fraternidad San Pío X (FSSPX) fueron declarados excomulgados por Roma.
Con la elección de Benedicto XVI, además, se le confiaron las discusiones con la Fraternidad en preparación para la reconciliación y el reconocimiento canónico. La Comisión, encabezada por el arzobispo Guido Pozzo como secretario, se encarga también de las cuestiones relativas a la forma tradicional del rito romano.
La Fraternidad se ve a sí misma como custodia exclusiva de la tradición, reconociendo una "competencia" en la Comisión y en las comunidades Ecclesia Dei. Hay resentimientos que se remontan al año 1988, cuando el Motu proprio Ecclesia Dei fue visto como una contramedida romana para la Fraternidad. Este punto de vista todavía se encuentra en la Fraternidad 30 años después.
La Fraternidad ha pedido en Roma su deseo de poder hablar directamente con la Congregación de la Fe, y no con la comisión subordinada Ecclesia Dei.
"El Papa, que tiene dificultades para soportar al clero y a los fieles vinculados a la misa preconciliar, aprovechó la oportunidad para golpear directamente al frente conservador marginando al arzobispo [Pozzo] sin dar ventaja a la liturgia tradicional".
Al mismo tiempo, Francisco trata de enfrentar a las dos almas tradicionalistas. Se apoyó en el deseo de venganza de la Fraternidad contra la restante "competencia" de las comunidades Ecclesia Dei. La Fraternidad, según la valoración de Francisco, también se sintió "cada vez más presionada" para llegar a un acuerdo con Roma.  Sólo tres obispos permanecieron desde la expulsión de Richard Williamson, cuyas edades son 73, 61 y 60 años. En la Fraternidad hay un deseo de más obispos. Necesita el consentimiento del Papa gobernante. Los autores subrayan que es comprensible, en este contexto, que en los círculos de las comunidades Ecclesia Dei, la disolución aparentemente inminente de la Comisión Ecclesia Dei se entienda como un "pacto entre los lefebvrianos y Francisco en detrimento de las otras comunidades de tradición".  Y además:
"Se sabe que los progresistas se proponen liberarse de cualquier resto de la liturgia preconciliar, aunque la Misa en su forma tradicional, atrae a más y más creyentes, en contraste con muchas Misas planas y desarticuladas que se celebran en nuestras parroquias. En noviembre, Mons. Roberto Maria Radaelli, obispo de Gorizia, llegó a afirmar que Summorum Pontificum, el motu proprio de Benedicto XVI, con el que se restauró la misa latina, no era válido de acuerdo al Derecho Canónico”.
En 2017, en una entrevista con la RAI, el liturgista progresista Andrea Grillo exigió que el rito tradicional se permitiera sólo a un grupo pequeño y bien definido que debía ser estrictamente delimitado y controlado. Sus palabras fueron entendidas por los observadores como un requisito para crear una reserva exótica y estrechamente custodiada para la Fraternidad San Pío X, mientras que las otras comunidades tradicionalistas ahora unidas a Roma deberían ser privadas de su derecho a existir. Rico y Cannone opinan que el Papa Francisco ha hecho de esta exigencia su estrategia con el objetivo de eliminar primero las comunidades de la Ecclesia Dei con la ayuda de la Fraternidad y luego poner a la Fraternidad en una correa corta. 
Giuseppe Nardi
(1) Fabrizio Cannone: El Papa incómodo. Historia y antecedentes de la beatificación de Pío IX. Prólogo de Roberto de Mattei, Ediciones Ares, Milán, 2012, 440 páginas.
(2) Alessandro Rico / Lorenzo Castellani: ¿El fin de la política? Tecnocracia, Populismo, Multiculturalismo, Historica Ediciones, Cesena 2017, 160 páginas.