English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 10 de abril de 2018

PROFESOR DEL PRINCIPAL COLEGIO DE LA FSSPX EN EE.UU. HABLA CLARO CONTRA EL ACUERDO




Ambas imágenes corresponden al Colegio de la FSSPX en Saint Mary´s, Kansas, EE.UU.


FUENTE (Extracto. Énfasis con negrita y subrayado añadidos por NP)

Lo siguiente es del señor Andrew Senior, profesor de St. Marys College de la FSPPX: 
"...recibí hoy una carta de recaudación de fondos del P. Wegner [superior de USA. Nota de NP]. Empieza diciendo: "Fue un año tumultuoso, lleno de grandes expectativas y gran confusión... En efecto, fue un año en el que tanta confusión emanó de Roma, que nuestro propio Obispo Bernard Fellay firmó una corrección filial pública al Papa por los graves errores presentados en Amoris Laetitia”. Hasta ahora bien, pero luego continúa, aumentando la confusión: "En marzo, recibimos el sorpresivo anuncio de que el Papa Francisco había tomado las medidas para despejar toda duda sobre la validez de los matrimonios celebrados por los sacerdotes de la Fraternidad". 
Yo sostengo que este anuncio no fue una sorpresa en absoluto, fue una trampa preestablecida. Y nunca hubo ninguna duda acerca de la validez de los matrimonios, o de las confesiones (¡o de la falsa excomunión!), ciertamente no en la mente de Monseñor Lefebvre. Es, en efecto, una situación muy confusa, y lo es intencionalmente, cuando los fieles son inducidos a creer que todos deberíamos esperar con impaciencia las maravillas de la "regularización canónica". Eso nunca fue lo que Monseñor Lefebvre buscaba. Dijo muy claramente que Roma necesita rechazar explícitamente sus errores y volver plenamente a la Tradición. 
El Papa Francisco no está regresando de ninguna manera a la Tradición, excepto por apariencias, como parte de la dialéctica diabólica. Él está liderando el camino hacia la Gran Apostasía. Ahora es más obvio que nunca. Desear ser "reconocidos y regularizados" por él, es unirse a las filas de los traidores masónicos que se han infiltrado en la Iglesia.
El Papa León escribió la famosa oración a San Miguel Arcángel hace más de un siglo:
Los más taimados enemigos han llenado de amargura a la Iglesia, esposa del Cordero Inmaculado, le han dado a beber ajenjo, han puesto sus manos impías sobre todo lo que para Ella es más querido. Donde fueron establecidas la Sede de San Pedro y la Cátedra de la Verdad como luz para las naciones, ellos han erigido el trono de la abominación de la impiedad, de suerte que, golpeado el Pastor, pueda dispersarse el rebaño.
¡Y uno de los primeros actos de la iglesia conciliar fue eliminar esta oración! 
San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla y en la terrible guerra que estamos librando contra los principados y potestades, contra los gobernantes de este mundo de tinieblas, contra los espíritus malignos. 
¡Dios mío, ven en nuestra ayuda! 
En Cristo Rey,
Andrew Senior
St. Mary’s, KS"