English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 22 de abril de 2018

COMENTARIO ELEISON N° DLXII (562) - 21 de abril 21 de 2018

Comentarios Eleison por su Excelencia Richard Williamson

¿Se Evitó la Guerra? – I

Con Dios los Gentiles están protegidos de los judíos,
Pero sin Dios, escogen hacerse víctimas de ellos.

Al final del mundo habrá “guerras y rumores de guerras”, dice Nuestro Divino Señor (Mt. XXIV, 6), pero “no hay que turbaros por eso, que si bien han de preceder estas cosas, no es todavía esto el fin”. En las últimas semanas hemos tenido sin duda rumores de guerra, incluida la amenaza en Siria de un enfrentamiento importante entre las fuerzas armadas de los Estados Unidos y de Rusia. Desde entonces, la amenaza parece haber disminuido. ¿Qué pasó, y cuáles son las perspectivas para el futuro? ¿Estamos a salvo de la Tercera Guerra Mundial?

Es difícil saberlo con seguridad, porque, por supuesto, los medios de comunicación públicos están prácticamente todos en manos de esa raza que está empujando hacia esa Tercera Guerra Mundial que espera les permita completar su tiranía sobre la humanidad, dejada incompleta por sus dos primeras Guerras Mundiales. Por lo tanto, prácticamente todos los informes de los medios de comunicación se inclinan a favor de la gente y de los acontecimientos que podrían conducir a la guerra. Sin embargo, esa raza todavía no ha conseguido controlar Internet, que por el momento ha roto su control monopolístico de la opinión pública, de modo que se pueden seguir escuchando voces sanas si se busca la verdad. Lo que sigue es una versión de los acontecimientos a partir de material suministrado por dos de esos comentaristas de los Estados Unidos, ambos accesibles en Internet – Paul Craig Roberts, y “the Saker”:

El último temido enfrentamiento entre EE.UU. y Rusia en Siria fue evitado porque los líderes de las fuerzas armadas de EE.UU. en Washington no se arriesgarían a un conflicto con los rusos, debido a las temibles armas rusas recientemente reveladas por el Presidente Putin en Rusia. Estas armas podrían causar estragos en cualquier flota americana que se encuentre actualmente en el Mediterráneo. Por lo tanto, los estadounidenses evitar on cuidadosamente un ataque que podría haber provocado una represalia rusa, y advirtieron a los rusos de antemano, de modo que la mayoría de los misiles atacantes fueron derribados por Siria, y el daño fue mínimo.

¿Significa eso que el peligro ha pasado? De ninguna manera. La raza antes mencionada todavía quiere la guerra, y controla la política exterior americana, como Ariel Sharon se jactó una vez en Israel – “Nosotros controlamos a los americanos, y ellos lo saben”. Por todos los medios a su alcance se lo están trabajando los generales estadounidenses disidentes y el Presidente Trump, mientras se esfuerzan furiosamente por desarrollar medios eficaces de defensa contra las nuevas armas rusas. Y tan pronto como piensen que han superado estos obstáculos, sus medios de comunicación producirán otra serie de mentiras para engañar al estúpido público occidental, como las “armas químicas” (todas ellas retiradas hace tiempo de Siria) o la construcción de la democracia (los propios sirios están bastante contentos con su presidente Assad), o “Putin es Hitler” (sigue mostrando una paciencia notable frente a la vil provocación occidental, pero si no se detienen, entonces un día reaccionará más que comprensiblemente).

Sin embargo, ni siquiera la abrumadora influencia de esa raza (a la que apenas aluden los dos comentaristas políticos) llega al fondo religioso de la cuestión (que los comentaristas no mencionan en absoluto): esa raza es simplemente un azote utilizado – y protegido – por Dios para servirle castigando a los pueblos de la tierra que le dan la espalda. Así, esa raza ha mostrado a los líderes de Occidente todos los reinos del mundo, jactándose de que están en su poder, y ha prometido entregarle a Occidente el Nuevo Orden Mundial si Occidente se inclina y adora. Los líderes y las naciones occidentales no tenían que aceptar la oferta, sino que la aceptaron por su propia libre elección.

Por lo tanto, a menos que los líderes y las naciones occidentales comiencen a dar la respuesta correcta a esa oferta, a saber: “Adorarás al Señor tu Dios, y sólo a Él servirás”, esa raza continuará usando todos los talentos especiales que Dios le ha dado para tentar y azotar. Entonces la Tercera Guerra Mundial parece probable que ocurra eventualmente, si no en Siria, entonces en cualquier otro lugar donde las naciones sin Dios puedan ser engañadas.

Kyrie eleison.