English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 17 de mayo de 2013

MONSEÑOR FELLAY: FRANCISCO TIENE UNA FE PROFUNDA.- EL VERDADERO CARDENAL ODDI.- LA MASONERÍA Y LA IGLESIA





Mons. Fellay continúa hundiéndose en el compromiso... ¡El alaba la fe de Francisco! ¡ Cuando se sabe que este último declaró que Kasper era un gran teólogo, en el momento de su primer ángelus! ¿Qué  les hará falta a nuestros sacerdotes, para que comprendan que ya no pueden  tener confianza en Mons. Fellay?

Ahora nos damos cuenta de las cosas desconocidas del Cardenal Oddi, quien fuera tan « tradi » y tan « simpatizante » respecto a Monseñor Lefebvre… Le agradecemos a la persona que nos hizo la traducción de este artículo en italiano. Nos planteamos una pregunta: Si el papa Paulo VI era masón, como lo han dicho dos grandes maestros, ¿nombraría cardenales no-masones? ¿Y obispos? Esta carta del cardenal Oddi debe dejarnos una buena lección: no es porque un cardenal se dice bien dispuesto respecto a nosotros que hay que creerle sincero. Esto nos confirma igualmente otro punto: en tanto que Roma no se haya convertido claramente al rechazar enérgicamente el Vaticano II, la reforma litúrgica y las reuniones de Asís, es inútil de conversar para convertirla. Es demasiado peligroso para nosotros, pues hay una fuerte posibilidad de enfrentarnos a los masones que no tienen otra consigna que engañarnos. Además, todo ha sido dicho y escrito. Es lo que dijo Monseñor Lefebvre en su famosa cita de Fideliter 66: “Si no aceptan la doctrina de vuestros predecesores, es inútil hablar”.

  
Por diferentes testimonios, sabemos que Monseñor Fellay afirmó en Lille durante una conferencia la semana pasada, que el papa Francisco tiene una fe profunda. Esta afirmación nos ha consternado. Le recordamos a Monseñor Fellay que el Gran Oriente Democrático se jactó de haber tenido una influencia determinante en el cónclave para hacer elegir al papa Francisco:

“Aseguran  haber contribuido de algún modo, indirectamente, aunque en el interior del cónclave, por medio de amigos fraternos, a hacer elegir a un hombre que será capaz de regenerar la Iglesia Católica y de beneficiar a la sociedad humana global en su conjunto. http://nonpossumus-vcr.blogspot.mx/2013/03/el-gran-oriente-de-italia-democratico-y.html

Entonces, esta « fe profunda » que parece deslumbrar al Superior general, ¿es realmente católica o es una mezcla de sentimentalismo católico, pentecostalismo e ideas masónicas…? Porque un papa que tenga integralmente la fe católica, ¿podría recibir los elogios de los masones?

Leyendo el comienzo de una investigación sobre las relaciones entre el Vaticano y la masonería realizada por dos periodistas de los cuales uno pertenece a un periódico bastante conocido, La Stampa, uno puede, con toda honestidad, preguntarse cuál fe profesa la jerarquía de la iglesia conciliar. Y si esta fe es verdaderamente profundamente católica.



« La investigación de los periodistas Pinotti-Galeazzi entre documentos inéditos y entrevistas.
Ese hilo extraño que une a la Iglesia y la masonería.

Una carta escrita por el cardenal Oddi y el Gran Maestre Gaito al papa Juan Pablo II y el testimonio de varios prelados y de “iniciados”, plantean la cuestión de la infiltración en el interior del Vaticano.

La infiltración de la masonería en los sagrados recintos de la Santa Sede ha sido murmurada, sugerida, ventilada en la mayoría de las circunstancias. La Iglesia siempre ha prohibido formalmente a la masonería y ha excomulgado a los masones.
Pero los banqueros masones como Bernardino Nogales, Michele Sindona y Roberto Calvi han curado las finanzas del Vaticano. Personalidades como Licio Gelli y Umberto Ortolani han recibido las distinciones más altas por parte del Vaticano. Y los recientes escándalos como el P3 y P4 han planteado preguntas sobre la relación entre la curia y las logias masónicas. Entonces, ¿cuál es la importancia de los masones en el Vaticano? ¿Y de qué manera pudo tener que ver con la elección del primer papa jesuita de la historia, Jorge Mario Bergoglio? Una investigación realizada por el periodista de Sette, Feruccio Pinotti y el periodista de La Stampa, Giacomo Galeazzi, llamada El Vaticano Masónico, aborda estos problemas a través de gran cantidad de documentos inéditos y de testimonios tanto en el interior como en el exterior de la Iglesia. Como un adelanto, he aquí algunos extractos:
Los documentos.

Un documento inédito que prueba la existencia de relaciones entre los prelados y la masonería es una carta escrita por los dirigentes del Gran Oriente, en la persona del antiguo Gran Maestre Virgile Gaito, un abogado romano (nacido en 1930) quien fue la cabeza de la más grande obediencia masónica italiana del 18 de diciembre de 1993 al 21 de marso de 1999, y el Cardenal Silvio Oddi (1910-2011), y dirigida al papa Juan Pablo II. Una carta sorprendente, en la cual el cardenal y el Gran Maestre masón piden abiertamente a Wojtyla un “gran pacto” de pacificación entre la Iglesia y la masonería, el reconocimiento oficial por el Vaticano de la conciabilidad entre la fe católica y la pertenencia a la masonería. Una carta aún mas impresionante al provenir de un cardenal conocido por sus posiciones disciplinarias intransigentes. Oddi, quien fue nombrado cardenal por el papa Paulo VI, fue el prelado que trató de mediar con el obispo tradicionalista Marcel Lefebvre, facilitando la reinserción de los seminaristas y sacerdotes que se alejaban del obispo “rebelde” francés, recibiéndolos en un colegio eclesiástico en Roma. Oddi fue considerado como un “gran protector” del Opus Dei, pero también un importante patrocinador, en el 94 de Silvio Berlusconi.

Su fuerte relación con los masones del Gran Oriente de Italia lo incitó a escribir con el Gran Maestre Gaito, esta carta a Juan Pablo II: “Santo Padre, es con gran alegría que los que abajo suscriben, cardenal Silvio Oddi y el abogado Virgilio Gaito, Gran Maestre del Gran Oriente de Italia de Palazzo Giustiniani, tienen el honor hacer partícipe a Vuestra Santidad de la convergencia de puntos de vista que alcanzaron al constatar que, en las agitadas relaciones que han existido en el curso de los siglos entre la Iglesia Católica y la masonería, por ambas partes se le ha atribuido mucha importancia a lo que nos divide ignorando totalmente el credo que nos une desde siempre: la necesidad de que el Hombre, enmendado del vicio, eleve templos a la virtud en la pureza y la luminosidad de los espacios celestes. Como los integrismos opuestos cavaron una fosa cada vez más profunda que no ha ayudado a nadie porque la humanidad tiene una necesidad extrema de armonía para salvarse de la destrucción moral antes que de la física (…) Resulta pues, en toda esta situación trágica, la urgencia que todos los espíritus esclarecidos, se vuelvan hacia el cielo, hagan profesión de humildad, acepten marchar juntos para alejar del acantilado al rebaño disperso. En nuestra opinión, esto debe suceder durante al año mundial de la tolerancia, el imperativo categórico de todos aquellos que tienen el privilegio de la responsabilidad inconmensurable del cuidado de las almas y de ser los guías morales (…) Plenamente consciente de las finalidades perseguidas por la masonería universal, consagrada desde siempre al mejoramiento del individuo por el bien y el progreso de la Humanidad que no puede conseguirse sino a través del Amor y de la tolerancia, nosotros creemos que ha llegado el momento de lanzar un llamado a la reconciliación que ponga fin a la secular incomprensión entre la Iglesia católica y la masonería (…)”

Alianza secreta

La carta al Papa continúa así: “Ya que los caminos de la Iglesia católica y de la masonería van en direcciones cuando menos paralelas, los que suscriben estiman que actualmente ya no hay razón de oposición entre las dos instituciones sino que, al contrario, sobrepasando discordias antiguas, duras y dolorosas e incomprensiones mutuas, ellas deben tenderse la mano para hacer más intensa y más benéfica para la Humanidad su obra de bondad y de caridad. En efecto, estamos convencidos que la intolerancia y el fanatismo son fuerzas del mal contra las cuales podemos y debemos movilizar las legiones del bien en una verdadera alianza santa. (…) De acuerdo con el análisis efectuado, los suscritos someten a la sabiduría y la perspicacia de Su Santidad la evaluación de la posible promoción de reuniones bilaterales a niveles competentes, precedidas por una audiencia especial de usted, Santo Padre, concedida al Gran Maestre Virgile Gaito en presencia del Cardenal Silvio Oddi que suscribe, con el fin de que sea realmente lanzado el proceso deseado y ya maduro de aproximación entre la Iglesia católica y la masonería regular. Durante año mundial de la tolerancia un acontecimiento similar extraordinario sería uno de los más consoladores en la historia de la humanidad, y estaríamos particularmente felices de verlo realizado por Su Santidad hacia quien va toda la estima de los masones regulares italianos y - estamos seguros de eso – del resto del mundo los cuales, en colaboración con el suscrito Cardenal Silvio Oddi, Le desean continuar durante años largos su apostolado de la paz”.

Los testimonios.

La investigación da cuenta enseguida de los testimonios de los Grandes Maestres de las tres principales obediencias masónicas italianas: Gustavo Raffi, Luigi Pruneti, Fabio Venzi (el cual admite la existencia de sacerdotes masones), así como del Gran Maestre Gaito y los líderes de las controversias de las realidades masónicas. Pero ella ofrece igualmente numerosas entrevistas con prelados que hablan abiertamente de infiltraciones masónicas en la Iglesia como el Padre Gabriel Amorth, del peligro de colusión entre la Iglesia, la mafia y la masonería, como Monseñor Bregantini, Don Giacomo Rabaudo y el padre Giulio Maria Scozzaro.

Hay también una "réplica" de prelados como el arzobispo Francesco Micciché y Mons. Domenico Mogavero de la CEI (Conferencia Episcopal italiana). La investigación acude a fuentes tales como Antonio Mancini, que formó parte de la banda Magliana*; pero también al ex presidente de la IOR* Ettore Gotti Tedeschi, al director de La Osservatore Romano Giovanni María Vian, así como al teólogo importante y jesuita, al Gran Rabino de Roma, Riccardo Di Segni, y al jurista de confianza de Vaticano, Francesco Clementi.


7 mayo 2013 (modificado el 13 mayo 2013) »

Nota del traductor:

*La Banda della Magliana es una organización criminal italiana con base en Roma, particularmente activa de 1970 a 1992. http://fr.wikipedia.org/wiki/Banda_della_Magliana (francés)

*IOR: El Instituto para las obras de religión (IOR) llamada “la banca del Vaticano”, es la principal institución financiera de la Santa Sede. Tradicionalmente financiada por el óbolo de San Pedro, su presidente, destituido en 2012, era Ettore Gotti Tedeschi y la dirección de los negocios la realiza actualmente Ronaldo Hermann Schmitz. Es una banca privada, instituida formalmente en 1942 por el papa Pio XII con su sede en la Ciudad del Vaticano. Ver más: