English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 15 de septiembre de 2016

TRAS LAS HUELLAS DE CAMPOS - Parte 3

Resultado de imagen para licinio rangel



DECLARACIÓN DE MONS. RANGEL
Fuente

Yo declaro, en unión con los sacerdotes de la Administración Apostólica San Juan María Vianney de Campos, Brasil, los puntos siguientes:
  • Nosotros reconocemos al Santo Padre, el Papa Juan Pablo II, con todos sus poderes y prerrogativas, prometiéndole obediencia filial y ofreciendo nuestras oraciones por él.
  • Nosotros reconocemos el Concilio Vaticano II como uno de los Concilios ecuménicos de la Iglesia católica, aceptándolo a la luz de la Santa Tradición.
  • Nosotros reconocemos la validez del Novus Ordo Missae, promulgado por el Papa Paulo VI, cada vez que es celebrado correctamente y con la intención de ofrecer el verdadero Sacrificio de la Santa Misa.
  • Nos comprometemos a profundizar todas las cuestiones todavía abiertas, tomando en consideración el canon 212 del Código de Derecho Canónico (*) y con un sincero espíritu de humildad y de caridad fraternal hacia todos.
« In principiis unitas, in dubiis libertas, in omnibus charitas ». (San Agustín)
___________________________

(*): Canon 212 § 1. Los fieles, conscientes de su propia responsabilidad, están obligados a seguir, por obediencia cristiana, todo aquello que los Pastores sagrados, en cuanto representantes de Cristo, declaran como maestros de la fe o establecen como rectores de la Iglesia. § 2. Los fieles tienen derecho a manifestar a los Pastores de la Iglesia sus necesidades, principalmente las espirituales, y sus deseos. § 3. Tienen el derecho, y a veces incluso el deber, en razón de su propio conocimiento, competencia y prestigio, de manifestar a los Pastores sagrados su opinión sobre aquello que pertenece al bien de la Iglesia y de manifestar a los demás fieles, salvando siempre la integridad de la fe y de las costumbres, la reverencia hacia los Pastores y habida cuenta de la utilidad común y de la dignidad de las personas.