English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 13 de septiembre de 2016

TRAS LAS HUELLAS DE CAMPOS - Parte 1

Declaración del obispo Fellay sobre los sacerdotes de Campos

16 de enero de 2002, Fiesta de San Marcel

El 18 de enero de 2002, el cardenal Castrillón Hoyos leerá, en la catedral de Campos, diversos documentos mediante los cuales el Papa Juan Pablo II erige una administración apostólica para los sacerdotes (tradicionales) de Campos y los fieles que están asociados con ellos. El Obispo Rangel es reconocido como un obispo católico y nombrado como jefe de la nueva administración. Esta administración tendrá el derecho de usar los libros litúrgicos de 1962, es decir, a decir la misa tridentina. Las censuras "en las que posiblemente se haya incurrido" (sic) serán levantadas. El Papa acepta la propuesta de los sacerdotes de Campos en cuanto a combatir la herejía en la Iglesia.

El Obispo Rangel hará una profesión de fe, en nombre de todos, y una declaración, en la que se reconoce a Juan Pablo II como Papa, el obispo de la diócesis como obispo legítimo y el Concilio Vaticano II como un concilio de la Iglesia Católica. Sin embargo, va a declarar que se reserva el derecho a criticar de una manera positiva lo que no está en conformidad con la tradición. Lo mismo sucede con la nueva misa, reconocida como válido en sí misma, pero también sujeta a crítica constructiva.

La Fratrenidad San Pío X señala que este resultado es el fruto de una paz elaborada en la separación. Con el fin de lograrlo, los sacerdotes Campos tuvieron que separarse ellos mismos, hasta cierto punto, de la Sociedad de San Pío X. La Sociedad toma nota de la precipitación y el carácter parcialmente oculto de las negociaciones que precedieron a la presente reconocimiento. Han abandonado por ejemplo, la condición relativa a que debía concederse a todos los sacerdotes en el mundo el derecho a celebrar librementela misa tridentina. Todo esto no es bueno, porque la fuerza está en la unidad. No podemos decir que sea por este acto de la crisis en la Iglesia ha sido superado. Podría ser un paso en esta dirección. El futuro nos lo dirá.

Los Padres de Campos afirman que continuarán la lucha por la tradición. También hay que reconocer que ninguna concesión importante a nivel doctrinal se ha hecho. Sólo el tiempo determinará cómo Roma permite el desarrollo de esta obra. Con respecto a esto, la elección del sucesor de obispo Licinio Rangel será de gran importancia. Esta cuestión no está resuelta. Lo mismo puede decirse de la situación jurídica de la administración, que tampoco se ha decidido.

¿Cuál será, en adelante, su relación con Roma y con nosotros? De nuevo es el tiempo que va a determinar esto. La nueva situación que se ha creado será una prueba para el futuro. La Sociedad sigue siendo muy reservada, y mira con aprensión lo más cerca posible el desarrollo de la obra, a la espera de ver sus frutos. Es por sus frutos que un árbol debe ser juzgado.

Hay que reconocer que, por primera vez, un estructura de tipo diocesano se ha concedido a la Tradición. Un obispo tradicional es ahora reconocido como tal, como totalmente católico.

Oramos por todo este trabajo confluya en el bien de la Tradición y de la Iglesia, a pesar de la mezcla de sentimientos que experimentamos por el momento. Sólo deseamos continuar nuestro trabajo en el espíritu y de acuerdo con los principios que recibimos del Arzobispo Lefebvre.

En la fiesta de San Marcelo,

+ Bernard Fellay

Fuente El énfasis en negrita es nuestro
_________________________________

El Obispo Rifán, Administrador Apostólico de Campos, concelebrando la Misa según el "rito bastardo" con Francisco.

"El futuro nos lo dirá.
Los Padres de Campos afirman que continuarán la lucha por la tradición. 
También hay que reconocer que ninguna concesión importante a nivel doctrinal se ha hecho. 
Sólo el tiempo determinará cómo Roma permite el desarrollo de esta obra.
La nueva situación que se ha creado será una prueba para el futuro. 
La Fraternidad mira con aprensión lo más cerca posible el desarrollo de la obra, a la espera de ver sus frutos. 
Es por sus frutos que un árbol debe ser juzgado."

Resultado de imagen para rifán papa francisco