English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 9 de agosto de 2013

POR QUÉ DEFIENDO AL PADRE CALDERÓN, Y BREVE PERO SUFICIENTE RESPUESTA A LOS DELIRIOS DE UN MILENARISTA.


Por el responsable de
SPES



1) No es raro que me pregunten por qué, a pesar del silencio del Padre Calderón en cuanto a la crisis de la FSSPX y a la Resistencia, sigo elogiando y divulgando su obra. Vamos por partes en la respuesta.

a) Antes que todo, no elogio ni, al contrario, critico la postura del Padre en cuanto a la crisis de la FSSPX, y eso por dos motivos. El primero es que no sabemos que pasa por su alma en este asunto, por lo que cualquier juicio sería un juicio temerario. Además, ¿no es cierto que los mejores de la FSSPX solo poco a poco están despertando ante la gravedad del gobierno entreguista de Monseñor Fellay? ¿No acaba de dejar la FSSPX un sacerdote austriaco? Y antes de hacerlo ¿sería merecedor de las críticas que se reclaman ahora hacia el Padre Calderón? Indudablemente me preocupa el largo silencio del Sacerdote argentino; pero me niego a juzgarlo sin tener datos sólidos para hacerlo. No olvidemos que la Providencia tiene su tiempo, que no es el de nuestra ansiedad.

b) Además, una cosa es la postura del Padre en cuanto a este asunto y otra su obra. Y no puedo dejar de elogiarla y divulgarla, en primer lugar porque se trata de la mayor obra teológica-filosófica tomista desde hace mucho, mucho tiempo. Finalmente, ¿no llamaba Santo Tomás al pagano Aristóteles “el Filósofo”, al musulmán Averróis “el Comentador” (aunque después justamente lo llegó a llamar “el corruptor”)?, y ¿no profesaba él un grandísimo respeto a los paganos Anaxágoras, Platón, Cicerón y Plotino, al musulmán Algazel y al judío Maimónides, etc. (aunque les criticaba los errores siempre que era necesario)? Y es que el Angélico no los respetaba porque fuesen paganos, judíos o musulmanes, sino porque contribuyeron en mayor o menor medida para la verdad. Cuánto más respeto debemos tener por el Padre Calderón, cuya obra no sólo resolvió teológicamente (y tomísticamente) todos los problemas centrales que surgen del infausto Vaticano II, sino que comienza (con sus Umbrales de la Filosofía) a rescatar el verdadero fondo filosófico de Santo Tomás, tan corrompido por la misma escuela tomista.

c) Además, yo, particularmente, siento una gratitud inmensa a este sacerdote, porque creo haber aprendido también de Santo Tomás de Aquino que debemos estar agradecidos con todos aquellos que nos enseñen  algo verdadero. Porque el Padre Calderón no solamente me enseñó algo verdadero y también inmenso, sino que hizo mucho más: ordenó mi intelecto según los auténticos principios de la Teología (y de la Filosofía) de Santo Tomás de Aquino, esa obra que, según Pio XI, es como el cielo visto desde la tierra. Y en la hora de mi muerte, si me fueren dadas las condiciones para hacerlo, le dedicaré al Padre Calderón, en mi corazón y mi alma, un homenaje de gratitud.

 (Debo decir, antes de que se manifieste cualquier sospecha: no tengo actualmente, y desde hace muchos años, el menor contacto personal con el Reverendo Padre.)

2) Cierto sacerdote milenarista, de los más sectarios, instó al Padre Calderón a no convertirse en un nuevo “Judas” manteniéndose en contra del milenarismo, “una ilusión judaizante”, en las palabras del gran teólogo. Basta tal instancia para darnos cuenta del tamaño del delirio mesiánico de aquel hombre, que, desgraciadamente, algunos tienen por teólogo; si el Padre Calderón es un Judas por esta razón, también lo serían, entre otros innumerables, nada menos que San Agustín, Santo Tomás de Aquino, el Santo Oficio al condenar el milenarismo defendido por aquel “científico sacro”… y el Papa Pio XII. que probó magisterialmente tal condenación (cfr. “O sistema do Milenarismo mitigado não pode ser ensinado sem perigo”) ¿Qué tipo de ceguera todavía lleva a algunos a escuchar a un hombre así? Sin embargo, siempre hay tiempo para enmendarse (como decía el Obispo de Hipona en sus Retractaciones, "mientras hay vida, no hay que desesperarse"), y no es otra cosa lo que deseo para el autor de tales enormidades.


En tiempo: Por razones ajenas a mi voluntad, me despido por un tiempo de la responsabilidad de este blog, pero continuará en la misma línea que siempre ha tenido. Espero volver lo más pronto posible para hacerme cargo de él. Y hago público ya un proyecto para mi regreso: la redacción de una cuestión disputada en seis o siete artículos sobre el milenarismo. Que Dios los bendiga a todos.