English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 24 de agosto de 2013

ACERCA DEL TRIUNFO DEL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA. R.P. RENÉ TRINCADO




Dijo Nuestra Señora de Fátima (1917): Si atendéis a mis peticiones Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo promoviendo guerras y persecuciones contra la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá que sufrir mucho, varias naciones serán aniquiladas. Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre me consagrará a Rusia, que se convertirá, y será concedido al mundo un tiempo de paz.

Y Sor Lucía dijo, en 1957, al P. Fuentes: el demonio está librando una batalla decisiva contra la Virgen… Así que ahora o somos de Dios o somos del demonio, no hay término medio. La Santísima Virgen está muy triste, porque nadie hace caso a su Mensaje, ni los buenos ni los malos. Pero, créame Padre, Dios va a castigar al mundo y lo va a castigar de una manera tremenda.

En relación con Fátima, tenemos, entonces, dos grandes acontecimientos: elTriunfo del Corazón Inmaculado y un castigo tremendo.

¿EN QUÉ CONSISTIRÁ EL TRIUNFO DEL CORAZÓN INMACULADO?

El Triunfo del Corazón Inmaculado no se puede producir mientras no se lleve a cabo la consagración de Rusia. Este gran triunfo de la Madre de Dios, según lo revelado por Ella misma, conllevará la conversión de Rusia, pero es evidente que no se limitará a eso. Todo indica que ese triunfo significará también el fin de la actual crisis de la Iglesia, pues si la conversión de Rusia fuera al catolicismo liberal y modernista, los rusos pasarían del cisma a la herejía, que es como pasar del fuego a las brasas, como decimos en mi país.

“Y será concedido al mundo un tiempo de paz”. A dicho triunfo seguirá un tiempo de una paz nunca vista ni imaginada en el mundo, «la Paz de María», que debería durar varios siglos. LIglesia se verá libre entonces, por fin, de la herejía modernista y de todos los elementos que el demonio ha introducido en la Jerarquía, en los monasterios y en los conventos: sodomitas, pedófilos y demás degenerados; izquierdistas, masones, progresistas, etc. La sociedad civil, por su parte, será purificada del liberalismo reinante, porque el cuerpo (la Iglesia) no puede ser restaurado si Cristo (la Cabeza) sigue destronado. La Paz de María es incompatible con el liberalismo porque el liberalismo es diabólico. Un ejemplo: se tiene a los comunistas como los más grandes asesinos de toda la historia con 100 millones de muertos en el siglo XX. Pues bien, los liberales demócratas son 40, ¡cuarenta! veces más asesinos que los marxistas, pues mientras éstos mataron, en promedio, 1 millón de personas al año durante un siglo; los demócratas, por medio del aborto, asesinan hoy ¡40 millones de niños inocentes al año! (fuente: OMS y organizaciones católicas antiabortistas) Y la cifra va en aumento. Por eso el Triunfo del Corazón Inmaculado de María significará la derrota total del liberalismo con que el demonio tiraniza hoy al mundo.

Pero, créame Padre -decía Sor Lucía- Dios va a castigar al mundo y lo va a castigar de una manera tremenda.

¿ES LA ACTUAL CRISIS DE LA IGLESIA EL “CASTIGO TREMENDO” DEL QUE HABLA SOR LUCÍA?

Puede ser. Esta crisis terrible ha sido profetizada desde antiguo. Tres ejemplos:

Se lee en la Didajé (libro de la Doctrina de los Apóstoles), documento del siglo I, que en los últimos días se multiplicarán los falsos profetas y corruptores, y se convertirán en lobos de sus rebaños, y la caridad se convertirá en odio; tomando, pues, incremento la iniquidad.

Por su parte, enseña San Agustín, comentando el Salmo 7, que en los últimos tiempos, entre los cristianos habrá pocos con fe pura y sincera, y añade que el Anticristo se sentará en el templo, esto es, en la Iglesia, como si el pueblo de Dios estuviese formado de una multitud de impíos.

San Hipólito (mártir del siglo III) dice que la seducción llenará el mundo enterolos Prelados serán negligentes para con las ovejas… surgirán falsos doctores de perniciosas costumbres, los Pastores se tornarán en lobos.

¿SERÁ EL BRAZO DE CRISTO LO QUE HARÁ TRIUNFAR AL CORAZÓN DE MARÍA? ¿TERMINARÁ LA CRISIS DE LA IGLESIA Y DEL MUNDO CON UN “CASTIGO TREMENDO”, SORPRESIVO E  INIMAGINADO, QUE SERÁ CAUSA, AL MISMO TIEMPO, DEL TRIUNFO DEL CORAZÓN INMACULADO?

Nos parece lo más probable. El “día del Señor”, del cual habla muchas veces la Biblia, es gran castigo de Dios previo a la segunda venida de N. S. Jesucristo. El “día del Señor” será un juicio sobre todas las naciones, las cuales serán castigadas (Nacar-Colunga). Quedarán sobrevivientes que invocarán con gran fervor el nombre del Señor. La Iglesia y el mundo serán restauradosEn el transcurso de los siglos ha habido grandes castigos y vemos que Dios los ha descargado sobre Sodoma, Babilonia, Nínive, Cafarnaum, Jerusalén, etc…, por la incredulidad de sus habitantes… Más al fin de los tiempos, cuando apenas haya fe en el mundo… habrá uno con carácter social y universal, y éste será eljuicio de las naciones… antes del fin del mundo… A raíz de este castigo tendrá lugar la conversión del pueblo judío, cesarán las guerras y vendrá una época de gran paz (P. Benjamín Martín Sánchez).

¿Habla la Biblia sobre esto? Parece ser que sí y en muchos lugares. Por ejemplo:

Sofonías 1,14-17; 3,9: Cerca está el día grande del Señor; próximo está y llega con suma velocidad… Día de ira es aquel, día de angustia y aflicción, día de devastación y tinieblas… he decretado congregar a los pueblos y juntar a los reinos para derramar sobre ellos mi indignación… Yo daré entonces a los pueblos (sobrevivientes) labios puros para que invoquen el nombre del Señor y le sirvan…

Zacarías 13,8-9: Y sucederá en toda la tierra, dice el Señor, que dos partes de ella serán dispersadas y perecerán, y la tercera parte quedará en ella. Esta tercera parte la haré pasar por el fuego y la purificaré... Ellos invocarán mi nombre, y Yo les seré favorable.

Isaías 13,9; 24,1-6; 66, 16.19 y 23: Ved, que va a llegar el día del Señor, día horroroso y lleno de indignación, y de ira, y de furor; para hacer de la tierra un desierto, y exterminar a los pecadores. He aquí que el Señor devastará la tierra y la dejará asolada, trasformará la superficie de ella y dispersará a sus habitantes… La tierra está profanada por sus habitantes, pues han traspasado las leyes y violado sus mandamientos… por eso la maldición devora la tierra, y quedará solamente un corto número. He aquí que El Señor viene en medio del fuego…, para derramar su ira con furor y sus amenazas mediante llamas de fuego. Porque El Señor va a ejercer el juicio con fuego y con la espada a toda carne, y serán muchos los que perecerán por la mano de El Señor…

San Pedro (2 Ped. 3,5-7): así como un día desapareció el mundo destruido por las aguas del diluvio, así otro día los cielos y la tierra serán purificados con el fuego, y en ese día perecerán los impíos.

Comentando el episodio evangélico de la tormenta calmada (Mt 8 23-27), se dice en la Catena Aurea de Santo Tomás de Aquino: Nuestro Señor dará una orden a los vientos, es decir, a los demonios, y habrá una gran paz en la Iglesia y en el mundo.  En la actual tormenta iniciada con el fatídico Concilio Vaticano II y que amenaza con hundir la barca de la Iglesia, ¿querrá Dios imponer una paz súbita e imprevista, como en esa ocasión?

San Vicente Ferrer (s. XIV): Vendrá un tiempo que ninguno habrá visto hasta entonces… Se producirá un estruendo tan grande, como ni hubo ni se espera otro mayor, sino el que se experimentará en el juicio. Llorará la iglesia… pero la tristeza se convertirá en gozo. El rey de reyes y el señor de los señores lo purificará y regenerará todo. Veréis "una señal” (de un gran castigo) y no la conoceréis; pero advertid que en aquel tiempo las mujeres vestirán como los hombres, y se portarán según sus gustos y licenciosamente; y los hombres vestirán igualmente como mujeres. 

Beato Bartolomé Holzhauzer (s. XVII): El Omnipotente, entonces, intervendrá con un golpe admirable que nadie en el mundo puede imaginarse. Durante tres días, la tierra será sumergida en la obscuridad más completa. Como antaño en Egipto, el Ángel Exterminador abatirá todos aquellos que se han levantado con odio satánico contra la Iglesia...

San Gaspar del Búfalo (s. XIX): Aquel que sobreviva a los tres días de tinieblas y de espanto creerá haber quedado solo sobre la tierra, porque ella estará cubierta de cadáveres.

Fray Bernardo María Clausi (s. XIX): Las cosas llegarán al colmo, y cuando todo parezca perdido… Dios… arreglará todas las cosas en un abrir y cerrar de ojos... Vendrá un flagelo terrible y dirigido únicamente contra los impíos. Será un flagelo enteramente nuevo y como no se ha visto otro en el mundo… grandes pecadores se convertirán porque entonces conocerán a Dios. Este flagelo se hará sentir en el mundo entero y será tan terrible que los sobrevivientes se imaginarán ser los únicos que se han librado. Este azote será instantáneo, pero terrible.

Venerable Fray Jacinto Coma (s. XIX): La Providencia tiene reservado un medio imprevisto, que hará de un solo golpe lo que habría demorado mucho tiempo siguiendo el curso normal de las cosas.

Nuestra Señora de la Salette (1846): La naturaleza clama venganza para los hombres, y, esperando lo que debe ocurrir a la tierra manchada de crímenes, se estremece de pavor.  Tiembla, tierra, temblad vosotros…  Al primer golpe del rayo de su espada, las montañas y la tierra entera temblarán de pavor puesto que los desórdenes y los crímenes de los hombres traspasan la bóveda de los cielos… muchas grandes ciudades serán sacudidas y engullidas por terremotos: se creerá que todo está perdido; sólo se verán homicidios, sólo se oirán estrépito de armas y blasfemias. Los justos sufrirán mucho; sus oraciones, sus penitencias y sus lágrimas subirán hasta el Cielo y todo el pueblo de Dios pedirá perdón y misericordia, y pedirá mi ayuda y mi intercesión. Entonces Jesucristo, por un acto de su justicia y de su misericordia, ordenará a sus ángeles que todos sus enemigos sean ejecutados. De pronto, los perseguidores de la Iglesia de Jesucristo y todos los hombres entregados al pecado perecerán, y la tierra será como un desierto. Entonces se hará la paz, la reconciliación de Dios con los hombres. Jesucristo será servido, adorado y glorificado; en todas partes florecerá la caridad.

Podríamos citar varias decenas más de revelaciones acerca de lo mismo.

LOS DEVOTOS DEL ROSARIO Y DEL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA NADA DEBEN TEMER.

Terminaré citando nuevamente a Sor Lucía en su conversación con el P. Fuentes:Padre, el demonio está librando una batalla decisiva contra la Virgen… Mi misión es indicarles a todos el inminente peligro en que estamos de perder para siempre nuestra alma si seguimos aferrados al pecado… Que cada uno de nosotros comience por sí mismo su reforma espiritual; porque tiene que salvar no sólo su alma, sino salvar a todas las almas que Dios ha puesto en su camino... Padre, la Santísima Virgen… me dio a entender (que estamos en los últimos tiempos)… porque me dijo que dos eran los últimos remedios que Dios daba al mundo; el Santo Rosario y la devoción al Inmaculado Corazón de María…  Los medios para salvar al mundo son la oración y el sacrificio... y luego, el Santo Rosario y la devoción al Corazón Inmaculado de María, Madre Santísima; como sede de la clemencia, de la bondad y el perdón; y como puerta segura para entrar al cielo.

Y en otras ocasiones agrega: La decadencia que existe en el mundo, es, sin ninguna duda, consecuencia de la falta de espíritu de oración. Que la gente rece el Rosario cada día -Nuestra Señora lo ha repetido en todas sus apariciones- para fortalecernos en estos tiempos de desorientación diabólica, para que no nos dejemos engañar por falsas doctrinas. Como el Rosario es, después de la (Misa),la oración más apta para preservar la fe en las almas, el diablo ha desencadenado su lucha contra él… El Rosario es el arma más poderosa  para defendernos en el campo de batalla.