English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 2 de mayo de 2019

COMENTARIO ELEISON Número DCXV (615), 01 de mayo de 2019

Comentarios Eleison por su Excelencia Richard Williamson

Mentalidad Conciliar

¿Hombres de Iglesia conciliares? – ciegos, guiando ciegos,
¡Llevando a la ruina a toda la humanidad!
En estos “Comentarios” del 6 de abril se mencionó “un discreto encuentro” entre Mons. Huonder y dos obispos con cinco sacerdotes de la FSSPX, celebrado en Suiza del Este el 17 de abril de 2015, para discutir sobre el ecumenismo del Vaticano II. Un mes y medio después Menzingen (Casa General de la FSSPX) envió a los sacerdotes de la FSSPX una “nota confidencial” sobre la reunión que incluía los pocos detalles publicados aquí el 6 de abril: el “Acuerdo antes que la doctrina” de MH, la respuesta de la FSSPX con la verdadera doctrina de la Iglesia sobre el ecumenismo, y la promesa de Huonderland de MH de llevar esa doctrina a Roma. Vale la pena analizar con más detalle los argumentos de MH a favor de poner la doctrina en segundo lugar, porque aquí está la mentalidad que destruye a la Iglesia.
Mons. Huonder presentó ocho argumentos, según la nota confidencial. Todos ellos se dan aquí, ligeramente adaptados, en cursiva. Le siguen las respuestas a continuación.
1 Yo (MH) estoy muy preocupado de que la FSSPX debe ser reintegrada canónicamente en la Iglesia oficial.
2 Sin ese estatus canónico, la FSSPX sólo tiene una influencia mínima porque está marginada.
Los obispos conservadores quieren ese estatus para la FSSPX, de lo contrario todo el mundo está en contra de la FSSPX.
3 No creo que quieran estar en el cisma. Quieren demostrar su indefectible respeto por la autoridad de la Iglesia.
4 El Magisterio de la Iglesia debe escuchar lo que dicen los teólogos, incluidos los de la FSSPX, en un espíritu de respeto mutuo. El Magisterio debe también comprobar que cualquier evolución en la Iglesia desde la El Concilio está en línea con la Tradición Católica.
5 El levantamiento de las excomuniones de 1988 por parte de Benedicto XVI y la liberación de la Misa Tridentina son signos de buena voluntad por parte de Roma.
6 Un acuerdo con Roma daría apoyo al Superior General de la FSSPX y a su apostolado. También daría a la FSSPX el derecho de pedir explicaciones al Magisterio.
7 La Iglesia necesita la FSSPX para su Nueva Evangelización.
8 Un eventual reconocimiento canónico tendría que ser seguido por un tratamiento de las cuestiones teológicas para encontrar soluciones.
Y ahora algunas respuestas –
1 Honorable Obispo, eso es muy amable de su parte, pero ser amable no es lo mismo que ser católico.
2 La FSSPX tuvo una gran influencia mientras decía la Verdad, pero en la medida en que ha abandonado la Verdad Católica para alinearse con Roma y el resto del mundo, esa influencia ha disminuido y ha menguado. ¿Acaso usted habría animado a Nuestro Señor a alinearse con los fariseos?
3 La Fraternidad de Mons. Lefebvre nunca estuvo en un cisma real porque sólo colocaba a Dios antes que a los hombres. La Neo-Fraternidad, como la Neo-Iglesia, se está moviendo hacia un cisma real al poner a los hombres antes que a Dios.
4 Ningún respeto se debe al error y su veneno, como el del Vaticano II. Infectado por el veneno conciliar, el Neo-Magisterio de hoy es muy inadecuado al supervisar la evolución de la Iglesia.
5 La buena voluntad conciliar, como la de Benedicto XVI, es, en el mejor de los casos, buena voluntad subjetiva, pero para ser realmente buena voluntad debe alinearse con la verdad objetiva, de la que todos los conciliaristas, como tales, han perdido toda noción “El camino al infierno está empedrado de buenas intenciones,” dice un antiguo y sabio proverbio.
6 Un acuerdo con la Roma conciliar sería la muerte definitiva de la católica FSSPX, que no necesita ningún acuerdo con Roma para exigir que los romanos dejen de traicionar la verdadera Fe católica.
7 La verdadera FSSPX rechaza la “Nueva Evangelización”, solución irreal al verdadero problema del Vaticano II.
8 En otras palabras, “Acuerdo antes que doctrina”. Este es un grave error, propuesto por todos los conciliaristas, porque si uno vive una mentira el tiempo suficiente, terminará creyéndola. El Vaticano II es una gran mentira.
En resumen, los ocho argumentos de MH son todas consideraciones humanas, esencialmente desvinculadas de la Verdad objetiva de la verdadera Iglesia Católica. ¡Que Dios le conceda ver cómo la Iglesia Conciliar se ha extraviado!
Kyrie eleison.