English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 26 de julio de 2020

ARZOBISPO VIGANÒ: EL PAPA Y LOS SODOMITAS EN LA IGLESIA



"Quieren centrar la atención en el abuso de menores, alejándolo de la clara y consecuente condena de las conductas homosexuales que a menudo son la causa de estos abusos
Para Bergoglio y su séquito, la sodomía no es un pecado que clame venganza en la presencia de Dios, como enseña el Catecismo
Las palabras de Bergoglio sobre este tema - y aún más las acciones y palabras de aquellos que lo rodean - desafortunadamente confirman que una operación de legitimación de la homosexualidad está en curso, y que los prelados y teólogos están llevando adelante esta discusión que han manifestado sin equívoco que son infieles a la enseñanza católica.
No olvidemos que la legitimación de la homosexualidad es parte de la agenda del Nuevo Orden Mundial - al cual la iglesia Bergogliana se adhiere abierta e incondicionalmente - no sólo por su valor desestabilizador en el cuerpo social, sino también porque la sodomía es el principal instrumento con el cual el Enemigo pretende destruir el sacerdocio católico, corrompiendo las almas de los Ministros de Dios."

Es bien conocido el compromiso del arzobispo Carlo Maria Viganò, ex nuncio apostólico en los Estados Unidos de América, de denunciar el velo de silencio y encubrimiento en la gestión de los casos de abuso por parte de miembros del clero. También es bien conocida la respuesta sarcástica y molesta de las autoridades vaticanas, y en particular de varios prelados, a las refutaciones bien argumentadas del combativo prelado. En esta entrevista, investigamos con Su Excelencia los avances en el caso del ex Cardenal McCarrick, también a la luz de un reciente artículo de Church Militant titulado La bomba McCarrick. [1]
Pero antes de entrar en el contenido de este artículo, hagamos una breve reseña. Del 21 al 24 de febrero de 2019 se celebró en Roma una reunión de todos los Presidentes de las Conferencias Episcopales sobre el tema de la Protección de los Menores en la Iglesia [2]. Unos días antes, el 16 de febrero de 2019, la Congregación para la Doctrina de la Fe anunció la destitución del estado clerical de Theodore McCarrick, acusado de otros delitos graves, y añadió: "El Santo Padre ha reconocido la naturaleza definitiva de esta decisión tomada de acuerdo con la ley, convirtiéndola en una res iudicata (es decir, no admitiendo ningún otro recurso)". [3]
Marco Tosatti: Su Excelencia, ¿puede decirnos qué noticias hay sobre el caso McCarrick?
Mons. C.M. Viganò: Me temo que no hay noticias, y esta es precisamente la noticia. Con la reducción de McCarrick al estado laical, se esperaba poner fin a un antiguo asunto que salió a la luz con mi testimonio apenas en 2018, pero se ha hecho todo lo posible para que no salieran a la luz los detalles y resultados del proceso. El engaño perpetrado mediante la estrategia de proceder administrativamente en lugar de judicialmente, así como la decisión de Bergoglio de confirmar autoritariamente la sentencia [para que no hubiera más recursos], impidió que salieran a la luz no sólo los crímenes objetivos de McCarrick, sino también la responsabilidad de quienes durante años contribuyeron a ocultar la naturaleza y el alcance de los crímenes que cometió, protegiendo a sus cómplices y a quienes, con su silencio, han encubierto sus crímenes. De este modo, la condena del culpable no aclaró los oscuros detalles. Como simple laico, el Sr. McCarrick goza ahora de una total libertad de movimiento y de acción, y todavía es capaz de intervenir en todos los niveles: en el nivel eclesial, incluso con aquellos que le encubrieron y le apoyaron, en el Vaticano y en otros lugares; en el nivel político, social y financiero, a través de las personas que permanecieron en contacto con él y que recibieron favores de él. La reducción al estado laical no constituye en modo alguno una pena medicinal (ésta es sólo la premisa necesaria, por la probada indignidad del delincuente), no incluye ninguna forma de penitencia reparadora, ni hace justicia a las víctimas; sino que otorga al Sr. McCarrick la posibilidad de continuar imperturbable en su actividad delictiva, incluida la depredación sexual.
El procedimiento administrativo también impidió que las víctimas fueran escuchadas, mientras que los testimonios [4] recogidos recientemente por el abogado Jeffrey Lena, representante legal de la Santa Sede, parecen haber sido escritos bajo dictado: quienes han sufrido acoso justifican el retraso en la publicación del Informe, atribuyéndolo al gran volumen de testimonios, con  tonos indulgentes y justificantes difícilmente conciliables con la extrema gravedad de los delitos imputados [5]. Parece que algunas víctimas, protegidas por un seudónimo, se han prestado a una operación destinada a aligerar la responsabilidad de la Santa Sede y validar la narración que mantiene ante la opinión pública. También se sospecha que estos testimonios anónimos son pura ficción. En cualquier caso, se trata de un engaño que debe ser denunciado con fuerza, porque si la corrupción de un prelado individual es un escándalo, el silencio culpable de quien representa a la Iglesia lo es aún más. Si estos episodios se hubieran verificado bajo el pontificado de Benedicto XVI, habrían desatado la furia de los medios de comunicación: su actitud recatada de comprensión hacia Jorge Mario revela la actitud cómplice de la información de los medios de comunicación.
Marco Tosatti: La convocatoria de la cumbre en el Vaticano fue anunciada como la ocasión de dar una respuesta firme y decidida a los escándalos sexuales del clero. En su discurso introductorio, el Papa Francisco declaró: "En esta reunión, sentimos el peso de la responsabilidad pastoral y eclesial que nos obliga a discutir juntos, de manera sinodal, franca y profunda, cómo enfrentar este mal que aflige a la Iglesia y a la humanidad. El santo Pueblo de Dios nos mira y espera de nosotros no simples y previsibles condenas, sino medidas concretas y eficaces. Necesitamos ser concretos" [6].
Mons. Viganò: Las solemnes declaraciones que precedieron, acompañaron y siguieron a esta reunión no condujeron en absoluto a ninguna acción práctica concreta, como se esperaba [7]. Así como durante la reunión no se dio respuesta a las legítimas e insistentes demandas hechas por los periodistas a Bergoglio el 26 de agosto de 2018, después de mi denuncia [8].
Por lo que se refiere al contenido de las intervenciones en la cumbre, parece que incluso los escándalos sexuales del clero han servido, en lugar de endurecer las penas y hacer más incisivas las intervenciones, para llevar a una repetición casi obsesiva sobre el nuevo aspecto "sinodal" de la Iglesia, lo que corresponde a una intención precisa de cambiar su constitución en clave democrática. El arzobispo de Chicago Blase Cupich - amigo de Theodore McCarrick y presidente de la cumbre vaticana - centró su propia intervención en la cumbre, en la "sinodalidad" como un pasaje necesario de "reforma estructural, legal e institucional" [9] de acción sólo nominalmente destinada a frenar los abusos.
Marco Tosatti: ¿De qué manera puede la "sinodalidad" ayudar a los obispos a resolver el problema del abuso del clero?
Mons. Viganò: La propuesta de establecer una comisión de laicos independientes que supervisarían el trabajo de los obispos, formulada durante la asamblea plenaria de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos en noviembre de 2018, fue bloqueada por el Cardenal Marc Ouellet, Prefecto de la Congregación de Obispos[10]. Esta intervención del Vaticano desautorizó las proclamaciones de "sinodalidad" tan pronto como las decisiones de las Conferencias de Obispos no coincidieron con lo que Roma quería. Sin embargo, considero que Su Eminencia el Cardenal Ouellet fue meramente el ejecutor de las maniobras que le fueron impuestas desde arriba. 
Marco Tosatti: ¿No es bueno que el Vaticano se reserve para sí mismo las decisiones que implican cuestiones doctrinales y morales?
Mons. Viganò: La autoridad del Romano Pontífice, que se expresa también a través de las Congregaciones Romanas, obviamente no puede ser delegada a órganos meramente consultivos que no tienen ninguna jurisdicción y que no forman parte de la estructura jerárquica de la Iglesia tal como Cristo la instituyó: sobre este punto debemos ser claros. Sin embargo, es significativo que el "camino sinodal" esperado por las máximas autoridades de Roma no encuentre ningún obstáculo, salvo en los momentos en que corre el riesgo de convertirse en algo embarazoso en los medios de comunicación, como es el caso de una comisión especial nombrada para recibir las denuncias contra los obispos.
Esta llamada a la "sinodalidad" es un tema muy querido por la corriente teológica progresista que quiere desmontar la estructura jerárquica de la Iglesia. A este respecto, los recientes artículos de Massimo Fagggioli son muy clarificadores. Es profesor en la Universidad de Villanova, donde el 11 de octubre de 2013 el entonces cardenal McCarrick afirmó que había apoyado la elección del cardenal Bergoglio durante las Congregaciones Generales previas al Cónclave que se había celebrado pocos meses antes, y que había hablado con "un caballero italiano muy influyente"[11] que le había confiado que en el plazo de cinco años el nuevo Papa reformaría la Iglesia.
Debería alarmar el hecho de que la misma escuela hoy en día está dando inquietantes signos de insatisfacción con el trabajo de Bergoglio, cuyo pontificado es definido como "en crisis" por "gente engañada"[12] - quizás porque los cinco años a los que McCarrick aludió no han dado los resultados que esperaban.
Marco Tosatti:  En el discurso que el Cardenal Reinhard Marx dio en la cumbre del Vaticano, dijo: "Los procedimientos legales adecuados sirven para establecer la verdad, y forman la base para imponer un castigo apropiado para el delito en cuestión. La gente en la Iglesia también necesita ver cómo este juez llega a la sentencia y cuál es la sentencia; casi todas son secretas, no podemos ver esto.  Creo que en nuestra situación no es bueno. Además, establecen la confianza en la organización y su liderazgo. Las dudas sobre la correcta realización de los procedimientos judiciales sólo perjudican la reputación y el funcionamiento de una institución. Este principio también se aplica a la Iglesia."[13]
Mons. Viganò: La publicación de las actas procesales debería ser una de las piedras angulares de la operación de transparencia y honestidad hacia las víctimas de los abusos por parte de los miembros del clero. Me parece evidente que las palabras del cardenal Marx han sido ignoradas, empezando por el caso McCarrick, precisamente por iniciativa de Bergoglio.
Recuerdo además que el cardenal Daniel Di Nardo, presidente de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos, fue desautorizado con poca consideración por la intervención del Vaticano, que lo sustituyó en la reunión de Roma del febrero siguiente con los cardenales Blase Cupich y Joseph William Tobin, que tampoco están exentos de sospechas por su propia cuenta. Estas interferencias, claramente deseadas desde arriba, han creado una imagen mediática que no se corresponde con la realidad, en la que Bergoglio se presenta como el arquitecto de una reforma inexistente, con meros fines propagandísticos. Incluso la petición de Francisco de la dimisión de todo el Episcopado chileno es parte de una operación de fachada claramente negada por los hechos.
Creo que la doble medida reservada a las Conferencias Episcopales Americana y Francesa es emblemática: por el lado americano, el intervencionismo bergogliano impidió una operación de transparencia por parte de la autoridad; mientras que por el lado francés, permitió claras violaciones al derecho canónico y civil, permitiendo que las investigaciones del foro eclesiástico fueran confiadas a un juez masón que también está a favor de la eutanasia. El espíritu jacobino en la persecución de los clérigos franceses acusados de abuso sexual de menores no reconoce, sin embargo, la responsabilidad de los Ordinarios y de los Superiores religiosos, culpables de esos mismos encubrimientos que se consolidan en la práctica también en Roma.
Marco Tosatti:  Y sin embargo, también hemos oído al Pontífice recordar, en su discurso final, las palabras que ya había dicho a la Curia Romana en 2018: "La Iglesia nunca tratará de encubrir o subestimar ningún caso."
Mons. Viganò: Esta afirmación solemne es desmentida por el caso más emblemático, el propio caso de Theodore McCarrick, y nos hace pensar que otros intereses pueden haber llevado a la decisión de liquidar el asunto por la vía administrativa, y, lo que es más grave, sin la publicación de las actas judiciales.
Marco Tosatti: ¿Cuáles son esos otros intereses, en su opinión?
Mons. Viganò: Quieren centrar la atención en el abuso de menores, alejándolo de la clara y consecuente condena de las conductas homosexuales que a menudo son la causa de estos abusos. Para Bergoglio y su séquito, la sodomía no es un pecado que clame venganza en la presencia de Dios, como enseña el Catecismo. Las palabras de Bergoglio sobre este tema - y aún más las acciones y palabras de aquellos que lo rodean - desafortunadamente confirman que una operación de legitimación de la homosexualidad está en curso, y que los prelados y teólogos están llevando adelante esta discusión que han manifestado sin equívoco que son infieles a la enseñanza católica.
El propio cardenal Tobin - cuyos embarazosos mensajes en su teléfono celular hablan por sí mismos [14] - ha declarado claramente que no está de acuerdo con la condena de la sodomía presente en el Catecismo, negándose a definir los actos homosexuales como "intrínsecamente desordenados"[15]. Y estas declaraciones siguen el apoyo del cardenal Tobin al libro Building a Bridge del padre James Martin, S.J., que tiene el mismo contenido. Así encontramos a un cardenal amigo de McCarrick alineado a favor de los movimientos LGBT y al jesuita que Bergoglio nombró como Consultor del Secretariado de Comunicaciones de la Santa Sede, incluso invitándolo a hablar en el Encuentro Mundial de las Familias en Dublín en 2018 y recibiéndolo en audiencia[16].
El Cardenal Cupich se ha expresado muchas veces a favor de los homosexuales, y durante el Sínodo de la Juventud - al que fue enviado a participar por designación directa del Papa sin haber sido elegido para representar a los obispos americanos - el polémico tema de las relaciones homosexuales fue insertado en el Instrumentum Laboris a pesar de que ningún grupo de jóvenes lo había solicitado. Recuerdo, de paso, que Cupich fue impuesto en la sede de Chicago por Bergoglio, en contra de la opinión de la Nunciatura.
Por lo tanto, los intereses son claramente los del "lobby gay" que se ha infiltrado en la Iglesia y que está literalmente aterrorizado de que los buenos pastores arrojen luz sobre la influencia que ejerce en la Secretaría de Estado, en las Congregaciones de la Curia Romana, en las Diócesis y en toda la Iglesia. El obsceno, incluso sacrílego fresco homoerótico que el arzobispo Paglia encargó para la catedral de Terni[17] es un arrogante manifiesto ideológico que ninguna Autoridad ha censurado o deplorado jamás; los excesivos asuntos financieros del Sustituto de la Secretaría de Estado Arzobispo Edgar Peña Parra[18] - vinculado al Cardenal Maradiaga (implicado en el escándalo de abusos homosexuales por su obispo auxiliar, Juan José Pineda, sin que se tenga noticia de ninguna iniciativa eclesiástica en su contra) - y las gravísimas acusaciones de Sexto que pesan sobre él[19] y que he denunciado ampliamente,[20] no han interrumpido en modo alguno su cursus honorum en el Vaticano; lo mismo vale para el obispo Gustavo Óscar Zanchetta,[21] a quien Bergoglio ha promovido y, mientras está pendiente un proceso penal, ha vuelto a ser nombrado recientemente Asesor de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica. Tras la orden de llevar a la APSA todas las cuentas corrientes de las diócesis y congregaciones religiosas del mundo, Zanchetta se encuentra gestionando las finanzas de la Iglesia (pudiendo presumir en su propio currículum de tener el título autorizado de electricista) y siendo al mismo tiempo fácilmente objeto de chantajes internos y externos. Y no olvidemos la labor del arzobispo Ilson de Jesus Montanari, secretario de la Congregación de Obispos, secretario del Sagrado Colegio y vice-Camarlengo de la Santa Iglesia Romana, en nombre y por cuenta de quienes lo elevaron a los más altos rangos de la Curia Romana como premio a su fidelidad.
Creo que es esencial aclarar de una vez por todas el estrecho vínculo entre la sodomía y la pedofilia, lo que también confirman las propias estadísticas: un vínculo que la cumbre vaticana mantuvo escrupulosamente en silencio para no ofender la mentalidad actual, muy extendida incluso entre muchos prelados. Pero sería hipócrita y culpable condenar la pedofilia en la estela de la actual legislación civil sin condenar igualmente la sodomía, que el pensamiento alineado de hoy no considera de relevancia criminal pero que la Iglesia identifica entre los pecados que claman venganza en la presencia de Dios.
Pero también hay otro interés, de naturaleza política, que no debe ser subestimado...
Marco Tosatti¿A qué se refiere?
Mons. Viganò: Hablo del papel político de McCarrick, que el último artículo de Church Militant también menciona: "Fue McCarrick quien elaboró el acuerdo entre el Vaticano y China, una misión que le fue dada personalmente por el Papa Francisco. Francisco lo liberó de las restricciones impuestas por Benedicto justo semanas después de convertirse en Papa - un hecho confirmado por el Arzobispo Viganò. De la misma manera, fuentes en China [...] muestran que McCarrick pudo haber sido un instrumento para resolver los continuos pagos secretos de miles de millones de dólares de los comunistas chinos al Vaticano de Francisco. Si eso es cierto (y parece plausible dados los lazos comunistas de McCarrick y su amistad con Beijing) eso podría explicar en gran medida por qué el informe permanece sobre el escritorio del Papa, sin publicarse".
En los últimos días se ha divulgado la noticia en Christian Today según la cual "China ha ordenado a los aldeanos cristianos que renuncien a su fe y adoren a los líderes del Partido Comunista de la nación”. [24] Ante esta persecución de los cristianos -y de los católicos fieles a la Santa Sede- por parte de la dictadura comunista, el silencio de Santa Marta es literalmente ensordecedor, como lo fue hace unos días cuando en su mensaje del Ángelus Bergoglio omitió la petición a favor de Hong Kong que se había dado a la prensa. El acuerdo secreto entre la Santa Sede y Beijing, denunciado públicamente por el Cardenal Zen, demuestra el sometimiento de la iglesia bergogliana a los dictados de la dictadura comunista, entregando la Jerarquía local en manos de sus perseguidores y guardando silencio sobre las violaciones de los derechos humanos perpetradas por el régimen.
Recuerdo que en la primavera de 2014 escribí al Secretario de Estado Cardenal Parolin, preguntándole si las disposiciones tomadas por Benedicto XVI hacia McCarrick seguían siendo válidas o no, a raíz de un artículo que apareció en el Washington Times que informaba sobre su viaje a la República Centroafricana en nombre del Departamento de Estado de los EE.UU.[26] El Cardenal Parolin nunca respondió, pero las noticias que están saliendo en los últimos días parecen aclarar estos aspectos también. La libertad de movimiento dada a McCarrick también era conocida,[27] y él mismo escribió en 2012: "Estuve en Doha la semana pasada y fui a Irlanda... y después de eso... comencé uno de mis viajes más largos - Beirut, Jordania, Egipto, Tailandia, Myanmar, Camboya y Hong Kong... antes de empezar de nuevo en Tierra Santa y Bielorrusia”.[28] Y en 2014: "Salgo para China el jueves 27... Estoy seguro de que el Cardenal Parolin me verá ya que está involucrado en mi viaje a China."[29]
Entre otras cosas, la cooperación de la Compañía de Jesús en las gestiones diplomáticas del Vaticano con la dictadura de Beijing - comenzando con la edición especial china de Civiltà Cattolica - confirma la voluntad de la Santa Sede de dar un respaldo a China, así como se materializan las sospechas sobre su responsabilidad en la propagación del virus Covid para desestabilizar el equilibrio geopolítico internacional. El papel de Antonio Spadaro y otros jesuitas -todos ellos visitantes frecuentes de la Universidad de Villanova- es emblemático y demuestra el hilo rojo que vincula el progresismo doctrinal con la perversión moral y la corrupción política. Por otra parte, estos tres elementos - herejía, sodomía y corrupción - son tan recurrentes que son casi una marca del estado profundo y de la iglesia profunda.
Hablando del estado profundo, no es sorprendente que la Organización Mundial de la Salud se haya hecho cómplice de esta operación de ingeniería social para complacer a China, ni que el Presidente Trump haya decidido retirar la financiación que la ha beneficiado hasta la fecha. Lo que sorprende y escandaliza es más bien el silencio cómplice del Vaticano frente a una especie de golpe de Estado que hace de la iglesia bergogliana el brazo espiritual del Gobierno Mundial, bajo la égida de la tiranía comunista y con la complicidad de los partidos globalistas. Italia, con su gobierno no elegido y la mayoría en una gravísima crisis política, parece seguir la agenda y no parece querer revisar sus posiciones respecto a Beijing: las constantes amenazas de un retorno a la emergencia de Covid y a un bloqueo son claramente instrumentales para mantener un poder que en presencia de elecciones convocadas democráticamente demostraría su inconsistencia. Lo que es seguro es que una oposición un poco más incisiva y menos alineada con la narrativa principal podría ser vista positivamente tanto por el electorado como por los socios internacionales de Italia. 
Marco Tosatti:  Volvamos a la cuestión de los escándalos del clero. El 19 de febrero de 2019, dos días antes del comienzo de la cumbre presidida por el Cardenal Cupich, se publicó una Carta Abierta de los Cardenales Raymond Burke y Walter Brandmüller a los Presidentes de las Conferencias Episcopales: "Antes de la deriva en el proceso, parece que la dificultad se reduce a la del abuso de menores... que es, sin embargo, sólo una parte de una crisis mucho mayor... El abuso sexual se atribuye al clericalismo. Pero la primera y principal culpa del clero no reside en el abuso de poder sino en haberse alejado de la verdad del Evangelio... Ante esta situación, los cardenales y obispos guardan silencio. ¿Ustedes también guardarán silencio?... Hoy en día, [nuestra] dubia no sólo no ha tenido ninguna respuesta [del Santo Padre] sino que es parte de una crisis más general de la Fe. Por eso os animamos a levantar vuestra voz para salvaguardar y proclamar la integridad de la doctrina de la Iglesia"[30] ¿Qué resultado ha tenido este llamamiento de los eminentes Prelados?
Mons. C.M. Viganò: Los cardenales Burke y Brandmüller, como otros prelados, no han hecho más que reafirmar laudablemente la doctrina católica: lo inaudito es que son los que se consideran "extraños" en la estructura eclesial, mientras que se da voz a aquellas personalidades que por sus conocidos, sus apoyos a la agenda LGBT, y en algunos casos incluso por las sombras que se ciernen sobre su conducta deben ser alejados de la Iglesia y severamente censurados.
En abril de 2019, Benedicto XVI publicó una fuerte intervención en el Klerusblatt, que luego fue reimpresa en Italia por el Corriere della Sera[31] y fue ferozmente censurada por Marco Politi en Il Fatto Quotidiano[32] Este artículo estaba en realidad destinado a la cumbre de Roma a través de la Secretaría de Estado, pero fue boicoteado, confirmando la intervención de la "mafia lavanda" para impedir que el Santo Padre diera a conocer su posición sobre el tema a los obispos. 
Marco Tosatti: ¿Puede recordarnos en qué consistió esta intervención de Benedicto XVI?
Mons. Viganò: El punto central del artículo de Ratzinger que enfureció a los partidarios de Bergoglio fue precisamente que señalaba la conexión entre la homosexualidad y la pedofilia y también entre el relajamiento de la moralidad después del Concilio y la propagación de la plaga de los abusos.
Cerrando obstinadamente los ojos ante la evidencia, el progresista Marco Politi escribió: "¿Qué tiene que ver con la pedofilia el abandono por parte de la Iglesia de una ética basada en la ley natural? ¿Qué tienen que ver los cambios en la teología moral católica, qué tienen que ver las camarillas de los gays en los seminarios, qué tienen que ver las películas pornográficas, qué tiene que ver la relativización de los valores y el juicio moral?"[33] Y sin embargo es evidente que donde la formación de los candidatos al sacerdocio y a la vida religiosa anulan la disciplina y la vida interior, se multiplican los vicios y los pecados que degeneran hasta en los más graves delitos contra los menores, y no sólo eso.
La causa de este cambio reside precisamente en el "espíritu del Concilio", que Benedicto XVI sólo quería mencionar pero que no dejó de ser captado de inmediato por aquellos que vieron el superdogma que se estaba cuestionando: "Verdaderamente grotesco [sic] es el intento del expontífice de atribuir al “espíritu conciliar" la posición de extrema garantía de los procesos eclesiásticos, dirigida a la protección de los acusados hasta el amargo final "hasta el punto de excluir prácticamente la condena de los culpables", dice el ensayo. Así pues, ¿sería culpa de los defensores del Concilio, dicho más claramente la culpa de los reformadores, si se revelara que la red de encubridores que en todo caso intentó y sigue intentando impedir el juicio y la condena de los depredadores clericales, fue siempre tan dominante y poderosa?"[34].
Marco Tosatti: Cree usted que Marco Politi está en lo correcto?
Mons. Viganò: Creo que la respuesta a esta pregunta retórica del vaticanista Politi puede ser indiscutiblemente afirmativa: hay una relación muy estricta entre la crisis doctrinal de la Iglesia y la inmoralidad del clero, que llega escandalosamente hasta los niveles más altos de la jerarquía. Pero también es evidente que esta crisis está siendo utilizada por el ala ultraprogresista no sólo para imponer una falsa moral junto con una falsa doctrina, sino también para desacreditar irremediablemente a la Santa Iglesia y al Papado ante los fieles y el mundo, a través de la acción de sus propios líderes. 
Marco Tosatti: ¿No cree usted que al final se publicará el Informe que todos están esperando?
Si es posible arrojar luz sobre este asunto, esto ocurrirá a pesar del Vaticano: los intereses en juego son enormes y afectan directamente a la cúpula de la Iglesia, y no sólo por cuestiones de carácter doctrinal, moral o canónico, sino también por aspectos políticos y diplomáticos que han hecho que la Santa Sede sea objeto de un golpe de Estado con la complicidad de quienes debían defenderla en su soberanía e independencia. Lo que no tuvo éxito durante el pontificado de Benedicto XVI se concretó después de su dimisión. ¿Cómo podemos esperar que quien está en deuda por su propia elección con McCarrick - que fue uno de los principales defensores del acuerdo secreto con China - pueda aclarar una serie de acontecimientos que lo involucran personalmente, demostrando las connivencias con la dictadura china contra los católicos fieles a la Santa Sede y quizás también la responsabilidad de ese régimen en la renuncia del Papa Benedicto? ¿Cómo podemos imaginar que los turbios acontecimientos de San Gallen se aclararán, cuando fue allí donde los conspiradores organizaron la elección de Bergoglio? ¿Y cómo podemos creer que la Iglesia se purificará de la corrupción y el vicio de sus clérigos y prelados, cuando son ellos quienes han tomado el poder y quienes son promovidos a los más altos niveles en una red de complicidad entre herejes, pervertidos y traidores?
El que debe investigar los escándalos está fuertemente involucrado en el nombramiento, promoción y protección de los culpables: Bergoglio se ha rodeado de personalidades comprometidas y por lo tanto chantajeadas, de las que no tiene reparos en deshacerse en cuanto se arriesgan a comprometerlo en su imagen mediática.
No olvidemos que la legitimación de la homosexualidad es parte de la agenda del Nuevo Orden Mundial - al cual la iglesia Bergogliana se adhiere abierta e incondicionalmente - no sólo por su valor desestabilizador en el cuerpo social, sino también porque la sodomía es el principal instrumento con el cual el Enemigo pretende destruir el sacerdocio católico, corrompiendo las almas de los Ministros de Dios.
Por esta razón, al menos en la medida de lo posible, toda la verdad sobre McCarrick nunca saldrá oficialmente a la luz.
Marco Tosatti: ¿Cómo podemos responder a esta corrupción?
Mons. Viganò: Hoy lo que no se puede aplazar es una acción conjunta de los buenos, aquellos que en mi Carta Abierta al Presidente Trump definí bíblicamente como "los hijos de la Luz", para sacar a la luz las complicidades y los crímenes de los que hacen la guerra al Bien para establecer el Nuevo Orden Mundial. En esta operación de verdad y transparencia, el papel de los Estados Unidos puede ser decisivo, sobre todo cuando aquellos que deberían y podrían contribuir desde el Vaticano practican un código de silencio. Como dijo el Señor: "En verdad os digo que si callan, las mismas piedras gritarán"[35].
Pero hay un aspecto más importante, de naturaleza espiritual. Debemos entender que la crisis eclesial fue causada por haber querido quitarle la corona al Rey de la Iglesia, Nuestro Señor: Él debe volver a reinar no sólo en nuestros corazones y familias sino también en la sociedad civil y sobre todo en la Iglesia. Oportet illum regnare. Y junto con el Rey de Reyes, debe reinar también Nuestra Señora, la Reina y Madre de la Iglesia, la cual ha sido desobedecida culpablemente al no consagrar a Rusia a su Inmaculado Corazón. Este es mi más sincero deseo, al que pido a todas las personas de buena voluntad que se unan. 
_____
[5] Crímenes a los cuales se añaden otros recientemente documentados:
[25]https://www.lanuovabq.it/it/hong-kong-la-santa-sede-si-inchina-al-regime-cinese e
[26] McCarrick, en su correspondencia con su secretario Mons. Figuereido, se calificó a sí mismo como "un miembro adjunto del servicio exterior".
[27] Según la Agencia Católica de Noticias: "En una visita a China en 2009, la entonces Portavoz de la Casa de Representantes Nancy Pelosi transmitió los saludos de McCarrick al Obispo Aloysius Jin de Shanghai, un sacerdote que fue un destacado jesuita chino, que pasó décadas en prisión acusado de ayudar a la contrarrevolución antes de ser liberado en 1982. Fue ordenado obispo auxiliar sin la aprobación del Vaticano en 1985, aunque recibió el reconocimiento del Vaticano en 2005. El obispo dijo que él y el cardenal McCarrick habían intercambiado visitas "comenzando cuando este último era obispo de Newark (sic)". Pelosi dijo que transmitiría los saludos del obispo a los cardenales McCarrick y William Keeler, entonces arzobispo emérito de Baltimore".
[29] Ibid.
[33] Ibid.
[34] Ibid.
[35] Lc 19: 39