English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 6 de junio de 2020

CARTA DE MONSEÑOR CARLO MARIA VIGANÒ AL PRESIDENTE TRUMP

FUENTE



7 de junio de 2020
Domingo de la Santísima Trinidad

Sr. Presidente,
En los últimos meses hemos sido testigos de la formación de dos bandos opuestos que yo llamaría bíblicos: los hijos de la luz y los hijos de la oscuridad. Los hijos de la luz constituyen la parte más conspicua de la humanidad, mientras que los hijos de las tinieblas representan una minoría absoluta. Sin embargo, los primeros son objeto de una especie de discriminación que los coloca en una situación de inferioridad moral con respecto a sus adversarios, que a menudo ocupan posiciones estratégicas en el gobierno, la política, la economía y los medios de comunicación. De manera aparentemente inexplicable, los buenos son rehenes de los malos y de quienes los ayudan, ya sea por interés propio o por temor.
Estos dos bandos, que tienen una naturaleza Bíblica, siguen la clara separación entre la descendencia de la Mujer y la descendencia de la Serpiente. Por un lado están los que, aunque tienen mil defectos y debilidades, están motivados por el deseo de hacer el bien, de ser honestos, de formar una familia, de trabajar, de dar prosperidad a su patria, de ayudar a los necesitados y, en obediencia a la Ley de Dios, de merecer el Reino de los Cielos. Por otra parte, están los que se sirven a sí mismos, que no tienen principios morales, que quieren demoler la familia y la nación, explotan a los trabajadores para enriquecerse indebidamente, fomentan las divisiones internas y las guerras, y acumulan poder y dinero: para ellos la falsa ilusión del bienestar temporal cederá un día - si no se arrepienten - al terrible destino que les espera, lejos de Dios, en la condenación eterna.
  En la sociedad, Sr. Presidente, estas dos realidades opuestas coexisten como enemigos eternos, al igual que Dios y Satanás son enemigos eternos. Y parece que los hijos de las tinieblas, a los que podemos identificar fácilmente con el estado profundo al que usted se opone sabiamente y que está librando una feroz guerra contra usted en estos días, han decidido mostrar sus cartas, por así decirlo, revelando ahora sus planes. Parecen estar tan seguros de tener todo bajo control, que han dejado de lado esa circunspección que hasta ahora había ocultado, al menos parcialmente, sus verdaderas intenciones. Las investigaciones ya en curso revelarán la verdadera responsabilidad de los que manejaron la emergencia de Covid no sólo en el área de la salud, sino también en la política, la economía y los medios de comunicación. Es probable que encontremos que en esta colosal operación de ingeniería social, hay personas que han decidido el destino de la humanidad, arrogándose el derecho de actuar contra la voluntad de los ciudadanos y sus representantes en los gobiernos de las naciones.
También descubriremos que los disturbios de estos días fueron provocados por quienes, viendo que el virus se está desvaneciendo inevitablemente y que la alarma social de la pandemia está disminuyendo, necesariamente han tenido que provocar disturbios civiles, porque irían seguidos de una represión que, aunque legítima, podría ser condenada como una agresión injustificada contra la población. Lo mismo ocurre en Europa, en perfecta sincronía. Es evidente que el uso de las protestas callejeras es fundamental para los propósitos de quienes desean que en las próximas elecciones presidenciales se elija a alguien que encarne los objetivos del estado profundo y que exprese esos objetivos con fidelidad y convicción. No será sorprendente si en unos meses volvemos a saber que detrás de estos actos de vandalismo y violencia se esconden aquellos que esperan beneficiarse de la disolución del orden social para construir un mundo sin libertad: Solve et Coagula, como enseña el adagio masónico.
Aunque parezca desconcertante, las alineaciones opuestas que he descrito también se encuentran en los círculos religiosos. Hay pastores fieles que cuidan el rebaño de Cristo, pero también hay infieles mercenarios que buscan dispersar el rebaño y entregar las ovejas para que sean devoradas por lobos voraces. No es de extrañar que estos mercenarios sean aliados de los hijos de las tinieblas y odien a los hijos de la luz: así como hay un estado profundo, también hay una iglesia profunda que traiciona sus deberes y renuncia a sus compromisos debidos ante Dios. Así, el Enemigo Invisible, contra el que luchan los buenos gobernantes en los asuntos públicos, también es combatido por los buenos pastores en la esfera eclesiástica. Es una batalla espiritual, de la que hablé en mi reciente Llamamiento publicado el 8 de mayo.
Por primera vez, los Estados Unidos tiene en usted un Presidente que defiende con valentía el derecho a la vida, que no se avergüenza de denunciar la persecución de los cristianos en todo el mundo, que habla de Jesucristo y del derecho de los ciudadanos a la libertad de culto. Su participación en la Marcha por la Vida, y más recientemente su proclamación del mes de abril como Mes Nacional de la Prevención del Abuso Infantil, son acciones que confirman de qué lado desea usted luchar. Y me atrevo a creer que ambos estamos del mismo lado en esta batalla, aunque con armas diferentes.
Por esta razón, creo que el ataque al que fue sometido después de su visita al Santuario Nacional de San Juan Pablo II es parte de la narrativa mediática orquestada que busca no luchar contra el racismo y traer el orden social, sino agravar las disensiones; no hacer justicia, sino legitimar la violencia y el crimen; no servir a la verdad, sino favorecer a una facción política. Y es desconcertante que haya obispos - como los que recientemente denuncié - que, con sus palabras, demuestran que están alineados en el lado opuesto. Están subordinados al estado profundo, al globalismo, al pensamiento alineado, al Nuevo Orden Mundial que invocan cada vez más frecuentemente en nombre de una hermandad universal que no tiene nada de cristiana, sino que evoca los ideales masónicos de aquellos que quieren dominar el mundo expulsando a Dios de los tribunales, de las escuelas, de las familias, y quizás incluso de las iglesias.
  El pueblo estadounidense es maduro y ya ha comprendido cuánto los medios de comunicación dominantes no quieren difundir la verdad sino que tratan de silenciarla y distorsionarla, difundiendo la mentira que es útil para los propósitos de sus amos. Sin embargo, es importante que los buenos, que son la mayoría, despierten de su letargo y no acepten ser engañados por una minoría de personas deshonestas con propósitos inconfesables. Es necesario que los buenos, los hijos de la luz, se reúnan y hagan oír su voz. ¿Qué manera más efectiva hay de hacer esto, Sr. Presidente, que orando, pidiendo al Señor que lo proteja a usted, a los Estados Unidos y a toda la humanidad de este enorme ataque del Enemigo? Ante el poder de la oración, los engaños de los hijos de las tinieblas se derrumbarán, sus tramas serán reveladas, su traición será mostrada, su espantoso poder terminará en la nada, sacado a la luz y expuesto como lo que es: un engaño infernal.
Sr. Presidente, mi oración se vuelca constantemente en la querida nación americana, donde tuve el privilegio y el honor de ser enviado por el Papa Benedicto XVI como Nuncio Apostólico. En esta hora dramática y decisiva para toda la humanidad, rezo por usted y también por todos aquellos que están a su lado en el gobierno de los Estados Unidos. Confío en que el pueblo americano esté unido conmigo y con usted en la oración a Dios Todopoderoso.
Unidos contra el Enemigo Invisible de toda la humanidad, lo bendigo a usted y a la Primera Dama, a la amada nación americana, y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad.

+ Carlo Maria Viganò
Arzobispo titular de Ulpiana
Antiguo Nuncio Apostólico en los Estados Unidos de América