English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 28 de junio de 2018

ACUERDISMO Y LENGUAJE AMBIGUO: NUEVA ENTREVISTA DE MONS. FELLAY

Mons. Fellay sobre Francisco, demoledor de la Iglesia: "Tenemos una muy buena relación."


HOY 28 DE JUNIO, Die Tagespot, MEDIO ALEMÁN, HA PUBLICADO LA SIGUIENTE ENTREVISTA A MONSEÑOR FELLAY, SUPERIOR GENERAL DE LA FSSPX.
NOTA: La traducción del alemán fue hecha por Non Possumus. Hemos destacado ciertos pasajes con negrita y agregado comentarios en color rojo.

"Somos un factor de inquietud en la Iglesia"


En 1988, Bernard Fellay FSSPX fue consagrado obispo ilegalmente. Hoy espera la reconciliación. Un encuentro en Stuttgart. Por Regina Einig


Su Excelencia, ¿cómo percibió su ordenación episcopal hace 30 años? ¿Fue para usted una separación definitiva de la Fraternidad Sacerdotal con respecto a Roma o una etapa intermedia en el conflicto en la que tenía en mente la reconciliación?
Si hubiera sido una separación de Roma en ese entonces, no estaría aquí hoy. El Arzobispo no me habría consagrado para eso, y yo me habría negado. No se trata, pues, de una separación de la Iglesia, sino de una separación del espíritu moderno, de los frutos del Concilio. Ahora otros también admiten que algo salió mal. [¿Insinúa Mons. Fellay que el concilio tenía una intención buena que quedó frustrada, en alguna medida, porque "algo salió mal"?] Muchas de las ideas y aspectos contra los que luchamos y contra los que estamos luchando ahora también son corroborados por otros. Nunca hemos dicho que el Concilio haya formulado declaraciones heréticas directas. Pero el muro de protección contra el error ha sido retirado y de esta manera se ha producido el error. [¿Así que el mal del concilio consiste sólo en retirar una barrera? ¿No hay en él errores doctrinales positivos?] Los fieles necesitan protección. Esta es la lucha constante de la Iglesia militante para defender la fe.
Pero no todos los que critican al "Concilio de los Medios", [Noten que la pregunta afirma de modo implícito que el concilio no es malo, sino que el mal fue producto de las informaciones de los medios de prensa acerca del concilio. Y noten, también, Mons. Fellay no desmiente esta falsedad] incluido el Papa emérito Benedicto XVI, están dispuestos a aceptar un conflicto que lleve hasta la excomunión. ¿Por qué no ha fortalecido las filas de los fieles dentro de la Iglesia y luchado por la verdad en unidad con Roma?
Esto se debe en parte a la historia de los franceses. Desde la Revolución Francesa, una buena parte de los católicos franceses han estado luchando contra el error del liberalismo. Por lo tanto, los acontecimientos durante y después del Concilio se percibieron allí con mucha más sensibilidad y atención que en Alemania. [El Superior General relativiza el mal del concilio: sucede que los franceses son demasiado sensibles ante la cuestión liberal...] No se trataba de errores flagrantes, sino de tendencias, de abrir puertas y ventanas. [El Superior general nuevamente minimiza el mal del concilio. La definición de la libertad religiosa del decreto "Dignitatis humanae", por ejemplo, es flagrantemente errónea y de evidentes consecuencias catastróficas para la Iglesia]  Las reformas que siguieron lo han demostrado con más claridad que el mismo Concilio. El problema se cristalizó en la nueva misa. En Roma se le dijo a Mons. Lefebvre: "O lo uno o lo otro". "Celebre la nueva misa un día y todo estará bien”.  Nuestros argumentos en contra de la nueva misa no contaban. El Misal de Pablo VI fue escrito con la colaboración de teólogos protestantes. Si se le obliga a celebrar esta misa, entonces realmente hay un problema. Y nos presionaron.
¿Su rechazo a la nueva Misa lo animó a usted y al Arzobispo Lefebvre a creer que la separación de Roma es la voluntad de Dios?
Insisto: Nunca nos hemos separado de la Iglesia.
Pero el hecho de la excomunión habla por sí mismo. ¿Por qué, si no, las retiró el Papa Benedicto XVI?
En la ley católica de 1917, la ordenación episcopal sin mandato del Papa no se considera cisma, sino sólo un abuso de autoridad, e incluso sin excomunión. Toda la historia de la Iglesia arroja una visión diferente del problema de las ordenaciones episcopales que tienen lugar sin un mandato del Papa. Esto es muy importante.
¿Por qué es tan importante? En 1988 ya estaba en vigor el nuevo código de la Iglesia, y el CIC de 1917 obligaba también al obispo a ser fiel a la Santa Sede.
Estábamos en una situación desesperada [Con este punto de vista centrado en lo emocional o pasional, Mons. Fellay relativiza ahora los fundamentos de las consagraciones] porque Roma había designado un obispo para nosotros. El encuentro entre el Cardenal Ratzinger y Mons. Lefebvre el 5 de mayo de 1988 fue sobre la fecha de la consagración. El Arzobispo Lefebvre y el Cardenal Ratzinger no pudieron ponerse de acuerdo. Mons. Lefebvre había hecho una sugerencia. Estoy seguro de que si el Cardenal Ratzinger hubiera confirmado el 15 de agosto como la fecha de la ordenación sin cambiar el candidato, el Arzobispo habría aceptado. [¡Increíble: todo se reduce a una fuerte molestia causada por un desacuerdo de fechas! Para saber la verdad, leer la entrada inmediatamente precedente]
Pero la fecha permaneció abierta. Cuando Mons. Lefebvre le preguntó al Cardenal: "¿Por qué no a fin de año?", recibió la respuesta: "No lo sé, no puedo decirlo". Así que el Arzobispo pensó que estaban jugando con él. Eso fue motivo de recelo. [Así que todo se explica por descoordinaciones y fuertes emociones...] Y la desconfianza sigue siendo una palabra clave en nuestra historia. Trabajamos para superarlo y luego algo surge de nuevo. Es realmente tedioso.
(Nota del editor: El Papa emérito dijo a los editores que no recordaba los detalles, pero que estaba bastante seguro de que esta cuestión sólo desempeñaba un papel subordinado. Juan Pablo II había prometido firmemente la ordenación episcopal. Fijar una fecha no era tarea suya (del cardenal Ratzinger). El Arzobispo Lefebvre había firmado el acta al final de la reunión, lo que -si se hubiera mantenido en su sí- habría significado un acuerdo. Un oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe visitó a Lefebvre en Albano al día siguiente para recoger el papel. Para consternación de todos, Lefebvre explicó que no había podido dormir en toda la noche y que se había dado cuenta de que en realidad se quería utilizar la unidad para destruir su obra [Y esta es la verdad que Mons. Fellay calla]).
¿Por qué el Cardenal Ratzinger, reconocido conocedor y promotor de la tradición católica y amigo de la misa tradicional [nueva afirmación falsa del entrevistador], no calmó la desconfianza del arzobispo?
No comprendía cuán profundos eran los motivos del arzobispo y la incertidumbre de los fieles y de los sacerdotes. Muchos simplemente ya habían tenido suficiente con los escándalos y disgustos postconciliares y con la forma en que se celebraba la nueva misa. [Mons. Fellay parece exculpar al concilio] Si el Cardenal Ratzinger nos hubiera entendido, no hubiera actuado así. Y creo que se arrepintió. Por lo tanto, como Papa, intentó compensar el daño con el Motu proprio y levantó la excomunión. Estamos verdaderamente agradecidos por sus intentos de reconciliación.
Pero el Cardenal Ratzinger, como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, también tuvo que considerar las dificultades e irritaciones de los otros fieles: Es irritante, por ejemplo, que los miembros de la Fraternidad se contradigan en puntos tan esenciales como la cuestión de la validez de la Misa. Algunos de sus seguidores opinan que su deber dominical no se cumple [punto eludido por la respuesta de Mons. Fellay] asistiendo a lo que ellos consideran la “herética” nueva Misa.
No estoy de acuerdo. Ya hablamos de la invalidez de muchas misas [nuevas]. Pero afirmar que todas las misas son inválidas no es la línea de la Fraternidad Sacerdotal. Nunca dijimos eso. En nuestras discusiones con Roma, siempre hemos enfatizado que reconocemos la validez de la nueva Misa cuando se celebra según los libros y con la intención de hacer lo que la Iglesia manda hacer. Hay que hacer una distinción entre válido y bueno.
¿Cuál es la diferencia para usted?
La nueva misa es defectuosa y peligrosa. Por supuesto, no todas las nuevas misas son directamente escandalosas, pero la celebración repetida de la nueva misa conduce a debilitar la fe e incluso a la pérdida de la fe. Todos los días se puede ver cómo cada vez menos sacerdotes siguen creyendo en la presencia real. En la antigua Misa, la liturgia alimenta la fe; uno va a la roca, uno se fortalece en esta fe; ciertas acciones nos llevan más lejos en la fe, por ejemplo la fe en la presencia real, en el sacrificio, simplemente por arrodillarse, por ejemplo, por el silencio, por la actitud del sacerdote. En la nueva Misa es necesario tener la fe, casi no se recibe nada directamente del rito. El rito es plano. [Mons. Fellay minimiza la maldad de lo que Mons. Lefebvre llamó "el rito bastardo" de la nueva Misa]
Pero incluso antes de la reforma litúrgica había sacerdotes de fe débil, modernistas y herejes. Los Padres liberales del Concilio que usted critica, todos crecieron con la antigua Misa y fueron consagrados en el antiguo rito. ¿Considera que las conversiones, que también son promovidas hoy en la nueva misa -piense en Nightfever- son un autoengaño?
No, no estoy diciendo eso. Todo lo que digo es que si recibes un presidente y tienes la opción entre una trompeta de plata y una trompeta de hojalata, ¿usas la trompeta de hojalata? Eso sería un insulto, eso no se hace. E incluso las mejores misas nuevas son como trompetas de hojalata comparadas con la antigua liturgia. Para el Señor, se debe tomar lo mejor. [Es decir que, para el Superior General de la FSSPX, la Misa del Novus Ordo es solamente de menor calidad que la Misa del Vetus Ordo...] 
En un sermón reciente usted dijo: "¿Cómo se atreven a celebrar una misa tan pobre, vacía y plana? No se puede honrar a Dios así." La nueva Misa sigue siendo la cosa más preciosa en la vida de los creyentes católicos, y aún hoy la Iglesia produce mártires y santos. ¿Por qué no menciona esas distinciones en la predicación?
Estoy de acuerdo en que hay que hacer una distinción en una discusión teológica. Pero en un sermón no se puede presentar todo tan teológicamente. Se necesita un poco de retórica para sacudir un poco las almas, despertar a la gente y que abran los ojos.
El Papa Francisco quiere dar a la Fraternidad Sacerdotal una mano de reconciliación. ¿Todavía cuenta usted con el acuerdo o se ha perdido el Kairós? [«momento adecuado u oportuno»] 
Soy optimista. Pero no puedo adelantar la hora de Dios. Si el Espíritu Santo puede influir en el Papa actual, entonces lo hará también con el siguiente. Esto es lo que ocurrió en realidad. Y también con el Papa Francisco. Cuando el Papa Francisco fue elegido, pensé: ahora viene la excomunión. Lo opuesto fue lo que sucedió: el Cardenal Müller quería lograr nuestra excomunión y el Papa Francisco la rechazó. Me dijo personalmente: "¡No los voy a excomulgar!" La reconciliación llegará. Nuestra Madre Iglesia está increíblemente desgarrada en este momento. Los conservadores nos quieren, ["conservador": liberal moderado] y así lo han dicho en la Congregación para la Doctrina de la Fe. Los obispos alemanes [liberales extremos] no nos quieren en absoluto. Roma debe considerar todos estos factores, nosotros lo entendemos. Si fuéramos aceptados, habría guerra en la Iglesia. Existe el temor de que podamos triunfar. El Papa Francisco dijo a los periodistas: "Me encargaré de que esto no sea un triunfo para ustedes".
Pero también hay tensiones y temores dentro de la FSSPX. En Francia, varios sacerdotes y laicos se han separado de la Fraternidad Sacerdotal porque las negociaciones con el Vaticano ya han despertado sospechas. ¿Cómo acogerían en la FSSPX la reconciliación con Roma?
Eso dependerá de lo que Roma nos exija. Si nos dejan seguir así y nos dan suficientes garantías, entonces nadie se va. La desconfianza se basa en el miedo a tener que aceptar lo nuevo. [Nuevamente la perspectiva emocional de Mons. Fellay. La desconfianza de Mons. Lefebvre estaba fundada en algo más que en emociones] Si nos piden que aceptemos las novedades, nadie vendrá.
¿Qué le hace estar tan seguro de que todos irán [a Roma]? El anuncio de las conversaciones por sí solo ya ha causado disturbios y dimisiones masivas. ¿Qué conclusión podría tranquilizar a sus seguidores? Esa desconfianza no desaparecería si se llegara a un acuerdo.
Eso es verdad. Pero la bondad está ahí, la buena voluntad. Durante años hemos estado trabajando con Roma para reconstruir la confianza. Y hemos hecho grandes progresos, a pesar de todas las reacciones. Si llegamos a un acuerdo razonable con condiciones normales, muy pocos se irán. No temo una nueva división en la tradición si se encuentra lo correcto en Roma. Podremos cuestionar algunos puntos del Concilio. [Nueva minimización del nefasto concilio] Nuestros interlocutores en Roma nos dijeron: los puntos principales -libertad religiosa, ecumenismo, nueva misa- son cuestiones abiertas. Esto es un progreso increíble. Hasta ahora se decía que debíamos obedecer. Mientras tanto, los miembros de la Curia nos dicen: deberían abrir un seminario en Roma, una universidad en defensa de la tradición. Ya no es todo blanco y negro. [Y el Superior General cree en la palabra de los modernistas]
¿Cuál sería una solución acertada?
Una prelatura personal.
Si ya se ha encontrado la forma jurídica y las conversaciones en Roma han ido bien, ¿cuál ha sido la razón del fracaso del paso decisivo hasta ahora?
El año pasado, Mons. Pozzo nos dijo que la Congregación para la Doctrina de la Fe había aceptado el texto que íbamos a firmar. Acordamos una prelatura personal. Un mes y medio después, el Cardenal Müller decidió revisar el texto y exigir una aceptación más clara del Concilio y la legitimidad de la santa Misa. [Posible lapsus. La frase que sería normal en el contexto es "nueva Misa"] Al principio ellos abrieron caminos de discusión y luego los bloquearon. ¿Qué es lo que realmente se nos pide que hagamos? El diablo trabaja aquí. [Bien dicho, Monseñor] Es una batalla espiritual. 
¿Confía usted personalmente en el Santo Padre, el Papa Francisco?
Tenemos una muy buena relación. Si le hacemos saber que estamos en Roma, nos abre la puerta. Siempre nos está ayudando en un nivel más pequeño. Por ejemplo, nos dijo: "Tengo problemas si les hago algún bien. Ayudo a protestantes y anglicanos, ¿por qué no puedo ayudar a los católicos?" Algunos quieren impedir el acuerdo. Somos un factor de inquietud en la Iglesia. El Papa está en medio. 
(Sonríe y muestra una carta manuscrita escrita en francés por el Santo Padre para él, que comienza diciendo: Cher frere, cher fils : querido hermano, querido hijo) [Y así de sentimental termina esta entrevista a un Mons. Fellay que, como de costumbre, se muestra ambiguo, diplomático y sentimental]