English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 29 de abril de 2013

PADRE LORANS, FSSPX : NOSOTROS NO CRITICAMOS AL PAPA FRANCISCO : ESTAMOS DE ACUERDO CON ÉL.







El portavoz de la Fraternidad une las declaraciones de Monseñor Fellay en su última carta, con las del Santo Padre.

El portavoz de la FSSPX negó que su líder, Monseñor Fellay, estuviera criticando al Papa Francisco por su preocupación hacia los pobres en una carta reciente a sus seguidores.

« Es un análisis de la presente situación actual que enfrenta la Iglesia, no una crítica de la preocupación del Papa Francisco por los pobres” dijo el Padre Alain Lorans, portavoz del grupo tradicionalista, los cuales no poseen estatus canónico en la Iglesia.

Reuters reportó en un artículo del 19 de abril que Monseñor Fellay, superior general de la FSSPX, había “empezado a criticar… al Papa Francisco por el acercamiento popular que ha tomado desde su elección el mes pasado”.
Este artículo sugirió que Monseñor Fellay había “discrepado públicamente con el acercamiento hacia a los pobres del Papa Francisco, el cual él cree que se produce a expensas de llevar a las almas hacia su salvación y denunciar los pecados contra la fe y la moral”.

Reuters basó su reporte en una extrapolación de la carta a los amigos y benefactores del 14 de abril. En esa carta, Monseñor Fellay recalcó que la Iglesia siempre había tenido una “verdadera preocupación” por los “pobres, los más desfavorecidos, los relegados, los enfermos” Pero añadió que si se reduce “a la pura filantropía y al antropocentrismo, entonces la Iglesia ya no cumple su misión, no conduce las almas a Dios,lo cual no puede hacerse realmente más que a través de medios sobrenaturales, la fe, la esperanza, la caridad, la gracia”..

Imploró al Papa Francisco « no dejen que las almas se pierdan por no recibir más la sana doctrina”.

Y pregunta : ¿De qué sirve dedicarse a los hombres si se les oculta lo esencial, el fin y el sentido de sus vidas, y la gravedad del pecado que los aleja de aquello?” 

Monseñor Fellay suplicó que se denuncien los pecados contra la fe y la moral para evitar la condenación. “La razón de ser de la Iglesia es para salvarlos (a los pecadores) y para ayudarlos a evitar la desgracia de su perdición eterna”, dijo. “Evidentemente, esto no será del agrado del mundo”, dijo, además que la historia ha mostrado que “se volverá contra la Iglesia, frecuentemente con violencia”.

Pero en comentarios al Register el 22 de abril, el Padre Lorans disintió con el reporte de Reuters y en cambio sostuvo que los comentarios del líder de la FSSPX estaban en sintonía con la Iglesia. Sin embargo, los siguientes comentarios ilustran que la organización todavía tiene un largo camino por recorrer para alcanzar la comunión con la Iglesia.

« (Los comentarios de Monseñor Fellay) pueden ser comparados a un pasaje de la primera homilía del Papa (a los cardenales en la Capilla Sixtina, el 14 de marzo),” dijo y se refiere a estas palabras de Francisco: “Podemos caminar cuanto queramos, podemos construir tantas cosas, pero si no confesamos a Jesucristo, no vale. Nos convertiríamos en una ONG filantrópica, pero no seríamos la Iglesia, esposa del Señor”.

Luego el Padre Lorans citó las palabras de la carta Monseñor Fellay  y señaló su semejanza: “La caridad por los pobres, los más desfavorecidos, los relegados, los enfermos, siempre ha sido una verdadera preocupación de la Iglesia y no hay que prescindir de ello; pero si esto se reduce a la pura filantropía y al antropocentrismo, entonces la Iglesia ya no cumple su misión, no conduce las almas a Dios, lo cual no puede hacerse realmente más que a través de medios sobrenaturales, la fe, la esperanza, la caridad y la gracia”.

En su carta, Monseñor Fellay notó otras preocupaciones que empezaron antes del pontificado del Papa Francisco. Él resaltó cómo aquellos que se adhieren a la Tradición de la Iglesia son penalizados, mientras que aquellos que profesan doctrinas heterodoxas o realizan verdaderos sacrilegios en modo alguno son inquietados. Esa es la lógica del abuso de poder”.

Sin embargo, como lo ilustró el Santo Padre en su reafirmación de la “Valoración Doctrinal” de la Conferencia de Liderazgo de Mujeres Religiosas, el comentario de Monseñor Fellay parecería ser incorrecto.

Él dijo que cree que solamente el Sucesor de Pedro puede salvar a la Iglesia, y  aconsejó “que el Santo Padre se rodee de vigorosos defensores de la fe”.

 “Que los nombre en las diócesis importantes”, dijo. “Quiera a través de documentos importantes en proclamar la fe, perseguir el error, sin temer las contradicciones, sin temer los cismas, sin temer desafiar las disposiciones pastorales del Concilio (Vaticano II)”.

El último comentario acerca del Vaticano II parecería indicar que la FSSPX ha fijado su curso.

En la entrevista de junio 27 de 2012, Monseñor Agustín DiNoia, secretario de Ecclesia Dei, analizó la evaluación de la FSSPX respecto al Concilio Vaticano II:
« Decir que (los documentos del Vaticano II) no son obligatorios es un sofisma. El Concilio contiene franjas del magisterio ordinaria que es de fide divina”.
« No hay nada en el Concilio que sea contrario a la Tradición y… cada texto, cada parte de él que es controversial, debe ser leído en contexto con el Concilio y a la luz de la Tradición. Me parece que, a pesar de sus dificultades, ellos deberán hacerlo”.

Edward Pentin es el corresponsal en Roma del Register.