English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 21 de marzo de 2019

EL DISTRITO DE EE.UU (EL MÁS LIBERAL DE LA FSSPX), AVANZA FUERTEMENTE HACIA EL ACUERDO



Decenas de obispos de EE.UU. aprueban los matrimonios de la FSSPX

CATHOLIC HERALD (énfasis con negrita añadido por NP)
Michael Warren Davis
 21 de marzo de 2019
Si una diócesis americana concediera permiso a la Fraternidad San Pío X (FSSPX) para celebrar Misas nupciales en su territorio, usted podría asumir que un laico razonablemente bien informado escucharía algo al respecto. Sin embargo, a menos que usted lea el periódico de la Arquidiócesis de Nueva Orleáns, es probable que no se haya dado cuenta. El 9 de marzo, el Clarion Herald publicó un artículo del P. Garrett O'Brien anunciando que "el Arzobispo Gregory Aymond aprobó una nueva política para los matrimonios presenciados por sacerdotes FSSPX en nuestra área".
De acuerdo con el manual de políticas recientemente actualizado de la arquidiócesis, los sacerdotes de FSSPX "pueden recibir la facultad de presenciar matrimonios dentro de la jurisdicción de la Arquidiócesis de Nueva Orleáns". Éstos han de cumplir con los requisitos que son comunes para los sacerdotes que visitan una diócesis para celebrar una misa nupcial: una carta de buena reputación de su superior, prueba de que están autorizados a ser testigos legales de un matrimonio, y otros similares.
Muchos lectores también pueden sorprenderse al escuchar que una diócesis otorga legitimidad a un grupo que todavía es considerado "canónicamente irregular" por la Santa Sede. De hecho, el Arzobispo Aymond actuó de acuerdo con ciertas disposiciones establecidas por la Congregación para la Doctrina de la Fe en 2017. Estas disposiciones "autorizan a los Ordinarios locales la posibilidad de conceder facultades para la celebración de matrimonios de fieles que siguen la actividad pastoral de la Fraternidad".
La portavoz diocesana explica que el P. Jurgen Wegner, superior de distrito del Distrito de los Estados Unidos de América de la FSSPX, se dirigió a Nueva Orleáns el otoño pasado. El arzobispo nombró al P. O'Brien, abogado canónigo, para que dirigiera las deliberaciones a su término. La portavoz dice: "Sentimos que era importante notificar a todos los fieles de nuestra arquidiócesis sobre esta nueva política. Esto se debe al hecho de que algunos de los fieles pueden ser invitados a asistir a una boda en un lugar de la FSSPX", de los cuales hay dos en la jurisdicción del Arzobispo Aymond. Ella añade: "La petición de estas facultades fue hecha por el P. Wegner en un espíritu de cooperación, respeto mutuo, cuidado de las almas y transparencia".
Un portavoz de la FSSPX dijo que la Fraternidad ha "visitado o contactado a unas 45 diócesis hasta ahora" buscando permisos similares de los obispos locales. Según el director de comunicaciones de Nueva Orleans, el P. Wegner "nos informó de que unas 30 diócesis han creado políticas similares".
El portavoz de la FSSPX sitúa el número en 40 delegaciones. Si es cierto, esto es una revelación en sí misma. Treinta diócesis de 200 pueden no parecer mucho, pues mientras la mayoría de los católicos todavía ven a la Fraternidad como un grupo marginal, ya ha hecho avances significativos con los obispos de los Estados Unidos.
Pero ese no es el final de la historia. Su portavoz informa que "varios obispos estadounidenses han visitado nuestros prioratos, capillas y escuelas". Se han encontrado con sacerdotes de la FSSPX, "e incluso han asistido a nuestros retiros y reuniones de sacerdotes. La mayoría de ellos están impresionados por la fidelidad y la juventud de nuestros fieles y sacerdotes. Si hay alguna tendencia", añade, "es una de apertura e incluso de calidez hacia el FSSPX".
Cuando entrevisté al ex superior general de la FSSPX, Mons. Bernard Fellay, el pasado mes de octubre, me habló de una recepción igualmente prometedora en Roma. Citando al Santo Padre, me dijo: "Algunas personas en la Iglesia no están contentas cuando les hago el bien. Yo les digo: "Escuchen, hago el bien a los protestantes. Soy bueno con los anglicanos. ¿Por qué no he de hacer el bien a estos católicos?” Ha leído la biografía del arzobispo Lefebvre y después le dijo a uno de nuestros sacerdotes: "Sabes, los han tratado mal".
Sin duda, la calidez frecuentemente es mutua. Uno sospecha que, a medida que la Fraternidad comienza a comprometerse más con la Iglesia general, las caricaturas inevitablemente desaparecen. Por ejemplo, cené con algunos miembros de la FSSPX el otoño pasado. Mons. Fellay y el P. Wegner presidían uno de los extremos de la mesa, y yo estaba sentado junto a un joven sacerdote de origen persa. A medida que pasaba la noche, me di cuenta de que este sacerdote no había tomado vino y no tocó su postre. Le pregunté por qué. Explicó que estaba en ayuno perpetuo, ofreciendo su abstinencia para la conversión de su familia en Irán. "¿Nunca come postre?" Le pregunté, tratando (sin lograrlo) de imaginar una vida sin pastel de zanahoria o pastel de fresa y ruibarbo. Se encogió de hombros. "Bueno, hay excepciones”. En ese mismo momento, el P. Wegner señaló amablemente su plato: "Coma, padre", ordenó. El joven sacerdote dio un mordisco a su postre y sonrió. "Obediencia", dijo alegremente.
La FSSPX a veces se describe injustamente como "rígida" o simplemente nostálgica, pero en general no he encontrado este retrato acertado. Y sea lo que sea que uno piense de sus posiciones particulares, especialmente de su resistencia a algunos documentos del Concilio Vaticano II, la imagen de la Fraternidad está cambiando en los más altos niveles de la Iglesia.
La ruptura entre el Vaticano y la FSSPX siempre ha sido principalmente teológica. La plena reconciliación dependería de que ambas partes acordaran una declaración doctrinal, lo que parece poco probable en un futuro inmediato. Pero cuando las arquidiócesis alaban el "espíritu de cooperación" de la Fraternidad y el propio Papa admite que "han sido maltratados", sin duda a muchos les resultará difícil tomar en serio su condición de "irregulares".