English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 29 de diciembre de 2016

DOM CURZIO NITOGLIA: MUTACIÓN TEOLÓGICA NO PLENAMENTE ADVERTIDA

P. Curzio Nitoglia

El R.P. Curzio Nitoglia es un sacerdote italiano que estudió en el seminario de Ecône y fue ordenado por Mons. Lefebvre en 1984. Por varios años colaboró estrechamente con el P. Francesco Putti, fundador de la revista anti modernista Sí Sí No No, y en la actualidad se desempeña como capellán de las Discípulas del Cenáculo de Velletri, comunidad tradicionalista fundada por Dom Putti, y vinculada a la FSSPX hasta la crisis del 2012.

Fuente

Gravedad de la situación actual: del diálogo al acuerdo

Se asiste hoy al último asalto del ultra-modernismo respecto al tradicionalismo para que, mediante la trampa del “dialogo” (1), lleguen a la coexistencia después de haber aceptado imprudentemente y casi inadvertidamente un cambio teológico apresurado y temerario.

Principalmente, el papa Bergoglio está llevando adelante una guerra psicológica más o menos oculta respecto a los tradicionalistas, la cual apunta no a destruir sino a debilitar, poco a poco, su resistencia a los errores modernistas (1900-1950), meo-modernistas (1950-2013) y ultra modernistas (2013-2016).

La apatía y docilidad de los buenos

En muchos tradicionalistas se nota un estado de ánimo cansado, propenso a la condescendencia, a la docilidad, que lleva al querer dilatar las cosas, a la retirada, a las concesiones tácitas y, lamentablemente, a la rendición final pasiva e implícita, por lo que se puede decir parafraseando a Benedetto Croce “no podemos no decirles modernizantes” o “sean todos modernizantes implícitos y anónimos” (Rahner y Schillebeeckhx).

Manipulación a-teológica Bergogliana

La táctica Bergogliana respecto a los tradicionalistas es inicialmente la del puro “dialogar”, discutir, caminar juntos, conocerse, encontrarse, aunque sin llegar a un acuerdo explícito, teórico, firmado y escrito. El marxismo, especialmente el euro/comunismo (Gramsci, Bloch, Togliatti y Berlinguer), ha empleado con notable éxito esta táctica respecto a los católicos “ingenuamente adultos”, los cuales no se dieron cuenta de que estaban padeciendo una manipulación psicológica de parte de los marxistas; así Bergoglio no quiere que los tradicionalistas se den cuenta de que están siendo manipulados a-teológicamente y transbordados hacia el modernismo.

Ciertamente en el campo tradicionalista si se dan cuenta, aunque confusamente, de que están padeciendo una evolución, un paso teológico; pero se ilusionan de  que éste es realmente un paso libre y conveniente, un verdadero ahondamiento, una maduración, aunque con la ayuda de "una entidad simpática y generosa": el "modernismo del rostro humano de Bergoglio" al que no se puede decir no, pero que bien pronto se quitará la máscara y los hará esclavos de la "cloaca de todas las herejías", como hace el diablo cuando tienta sub specie boni, revestido como ángel de luz. Este modo de actuar y de ser manipulados lo llamo "cambio teológico inadvertido", cambio por el que se pasa de la Tradición al modernismo.

Reacción natural al irrealismo modernista y la persuasión implícita

Puesto que el sentido común natural, la sana razón del sentido común propio de la naturaleza humana objetiva, ponen cierta resistencia a la doctrina subjetivista e irrealista del kantismo modernista (según el cual es el yo que crea la realidad), este último está evitando con Francisco I el ejercitar sobre los tradicionalistas una persuasión explícita (protocolo escrito y firmado de rendición y aceptación del Concilio Vaticano II y del Novus Ordo Missae), y ha iniciado la táctica de la persuasión implícita, que no es nueva pero que ya fue utilizada por el diablo en el paraíso terrenal cuando, bajo forma de serpiente, dijo a Eva que si comía el fruto prohibido no moriría, sino que se volvería como un "dios", llena de la ciencia del bien y el mal (Gen., III, 5).

En cambio, en cuanto a los católicos firmemente anti modernistas y no inclinados al diálogo y al compromiso, se trata de marginarlos, desorganizarlos, desanimarlos y reducirlos al silencio por la "psico-policía-clerical" orwelliana.

La "quinta columna enemiga"

 Resultado de imagen para grec non possumus
Miembros connotados del GREC

Una "quinta columna enemiga", aunque aparentemente "simpatizante", se ha infiltrado dentro del mundo tradicionalista, que ha mostrado últimamente una cierta superficialidad de espíritu y un despreocupado optimismo respecto a la crisis que aflige el entorno eclesial y el mundo entero, y ejercita sobre éste un influjo implícitamente "modernizante" para hacerle aceptar a cambio de "un plato de lentejas" (la "regularización canónica" y la "plena comunión"), la bondad del Vaticano II, de la Misa de Paulo VI y la neo-religión holocáustica, leído -según la hermenéutica de la continuidad- a la luz de la Tradición. Esta "quinta columna" es tanto más eficaz cuanto más aparentemente anti modernista se presenta.

De la resignación al hundimiento

Todo eso ha dejado a gran parte del mundo tradicionalista como "anestesiado", con los brazos cruzados sumisamente y propenso a dejar el camino libre a los modernistas, que de momento proceden lentamente para no suscitar choques y reacciones. De la resignación se puede pasar a la espera ligeramente favorable y luego a la simpatía plena, de la simpatía para con el "modernista del rostro humano" se llega a la colaboración práctica y por fin a la aceptación al menos implícita de los principios anteriormente juzgados inaceptables. Nemo repente fit pessimus.

De este estado de inercia y resignación se pasa insensiblemente al "cambio teológico inadvertido." Es la triste realidad de nuestra época de "gran apostasía", en el que sólo la omnipotencia de Dios puede salvar la situación acortando la prueba (cfr. Mt., XXIV, 15-35).

Se puede perder una batalla y ser derrotados por un enemigo impío, pero no debe uno arrodillarse nunca delante del malvado vencedor momentáneo para conseguir de él un "indulto doloso" (Mons. Antonio de Castro Mayer), que nos consienta un modus vivendi, el cual, en cambio, comporta la renuncia al menos práctica de nuestros principios para evitar la marginación y la excomunión o sea la separación del mundo moderno, lo que no es una pena sino una gracia, como la "persecución" es la más alta de las "bienaventuranzas" enseñadas por Nuestro Señor en el Sermón de la Montaña (Mt., V, 3-12).

Necesidad de la disputa teológica

Cuando bajo la apariencia de prudencia, que en realidad es “prudencia de la carne”, se renuncia al debate o a la disputa teológica para refutar el error y demostrar la verdad, se comete un robo doctrinal, es decir, se roba la verdad que Dios ha revelado sobrenaturalmente o que la razón humana puede conocer naturalmente, se esconde y no se le a a quienes tienen hambre de verdad y de justicia. Esto equivale a enterrar el “talento” que Dios ha dado. La Iglesia, bajo el ejemplo de Nuestro Señor que reprobaba a los fariseos, siempre ha luchado contra los falsos sistemas filosóficos y teológicos que han aparecido en todas las épocas de la historia humana. Frente al error pronunciado públicamente, callar significa consentir.

La utopía del “paraíso en la tierra”

Los naturalistas creyeron que el hombre era bueno por naturaleza, sin pecado original. Hoy el antropocentrismo neo-modernista nuevamente propone el “culto del hombre”. Lamentablemente también algunos tradicionalistas se han dejado seducir por esta loca utopía. Ellos consideran que ahora, con Francisco I, la cima del Vaticano es dirigida por un “hombre de buena voluntad” y con el cual se puede inaugurar una especie de coexistencia y convivencia pacífica, en la cual los desacuerdos serán superados no con el combate sino por la retirada inconsciente, gracias al diálogo, al encuentro y al “caminar juntos”. Este es el estado de ánimo del utopismo anárquico y sentimentalista, propedéutico de la Republica y del Templo Universal, querido por la masonería y casi logrado con los sesenta y ocho y con el Vaticano II.

El lema de la masonería y de los modernistas dialogantes (cf. Juan XXIII) es el siguiente: “Es necesario conservar lo que une y no lo que divide”. Por el contrario, Pio XII, condenando el neo-modernismo enseñó: “Señálese también otro peligro, tanto más grave cuanto más se oculta bajo la capa de virtud. Muchos deplorando la discordia del género humano y la confusión reinante en las inteligencias humanas, son movidos por un celo imprudente y llevados por un interno impulso y un ardiente deseo de romper las barreras que separan entre sí a las personas buenas y honradas; por ello, propugnan una especie tal de irenismo que, pasando por alto las cuestiones que dividen a los hombres, se proponen no sólo combatir en unión de fuerzas al arrollador ateísmo, sino también reconciliar las opiniones contrarias aun en el campo dogmático (Encíclica Humani generis, 12 de agosto de 1950). De esta fantasía, o más bien delirio, salen el ecumenismo, el diálogo, el hacer experiencia, el caminar juntos y el acuerdismo universal, que abre el camino al irenismo, al relativismo subjetivista y al Nuevo Orden Mundial.

En efecto, el afán desmedido de llegar a la concordia universal y a globalizadora, lleva al deseo de disminuir la importancia del valor de los puntos de divergencia entre los hombres y las religiones (por ejemplo el islam y el judaísmo, con los cuales se dialoga en cuanto confesiones monoteístas, pasando por alto que niegan la Trinidad de las Personas divinas y la divinidad de Cristo que son las dos verdades principales de la fe cristiana). De tal modo se relativiza el valor de todas las opiniones, las certezas y los dogmas,  cayendo en el opinionismo y negando consecuentemente la verdad y la falsedad objetiva. Éste es un estado emotivo y sentimentaloide, una especie de desfallecimiento de la recta razón, propio de la época post-moderna, de que se aprovecha el modernismo para conducir al relativismo y al irenismo absoluto, que hacen soñar con los ojos abiertos una especie de "paraíso en la tierra", en el cual todos piensan y actúan juntos.

El utopía modernista o "semi-tradicionalista" empieza a considerar el mal, el error, la lucha, el sufrimiento como algo de absurdo que debe ser eliminado de este mundo. En tal modo se pierde de vista la vida ultra terrena y que la vida terrenal tiene un sentido de prueba sólo para merecer el Paraíso a través del combate y la persecución por la verdad; por tanto el tradicionalista ingenuo y vaga o implícitamente utopista empieza a dialogar, a encontrarse y a descender con pactos con el "modernista del rostro humano", que por fin, después de la crueldad de Paulo VI, le abre las puertas de casa, como hizo el lobo con "caperucita roja."

Desafortunadamente, el iren/tradicionalista, precipitado e irritable como todo utopista, no quiere escuchar razones ni consejos y se enfurece contra cualquiera que busque impedir que caiga en la trampa del “cambio teológico inadvertido” y así, como Pinocho que aplastó al grillo parlante, se convierte en víctima de si mismo y del “modernista con rostro humano”.

Se divisa aquí la dialéctica (tesis/antítesis/síntesis) hegeliana que entre dos tesis opuestas y contradictorias no descarta la falsa sino que llega a una nueva tesis que, a su vez, es contradicha para dar origen a una nueva síntesis, por lo cual  se vive continuamente, constantemente e indefinidamente en la evolución de la verdad natural y el dogma revelado. En resumen es el movimiento o el frenesí mental perpetuo.

Religiosamente el peligro de hoy es precisamente el relativismo, ya rampante e imperante, que amenaza desde Juan XXIII a Francisco I, con un motus in fine velocior, sobre todo el catolicismo. El verdadero católico fiel y anti modernista debe luchar especialmente contra este irenismo pacifista que adormece la conciencia y disminuye la pureza de la fe, la cual debe ser conservada integra, porque la negación de un solo artículo o dogma de fe comporta la pérdida total de esta.

Levantar los bastiones

Hace falta conservar íntegro y puro el significado de nuestra fe de modo que nadie pueda tener la mínima duda sobre lo que nos divide en cuestiones dogmáticas, morales, ascéticas y litúrgicas. Sólo la claridad en el pensamiento y en la exposición de la verdad completa y no de medias verdades, más peligrosas que los errores abiertos, lleva  a la verdadera unidad (convertible con el ser, lo bueno y lo bello) y no al amontonadero caótico.

Dialogar necesse est

En los años 2000 no dialogar, según los modernistas, significa ser retrógrado, pasado de moda y prehistórico; mientras que dialogar quiere decir ser aggiornado, moderno, al tono con los tiempos. De aquí el rencor y la antipatía nutridas por el neo-modernista hacia el católico que debate teológicamente con vis polémica para defender la verdad y refutar el error. El modernista, lleno de "celo untuoso", ama a todos los enemigos de Dios pero odia cainianamente al que debería ser su "hermano" en la fe, considerado falto de caridad, animado de "celo amargo", y por lo tanto lo considera como lo único que no puede y no debe ser perdonado, a menos que dé señales de arrepentimiento y apertura al diálogo -o sea a ceder-, al cambio teológico inadvertido”.

De lo contrario se deben usar contra el “refractario” no-dialogante todos los medios de la psico-policía: la conjuración del silencio, la calumnia, la difamación, el ostracismo, el insulto. En breve, contra él todo es lícito, incluso lo ilícito y lo moralmente grave. Todo contacto con él está absolutamente prohibido, y es un apestado teológicamente a quien se debe evitar radicalmente.

Hay que conservar lo que separa y no lo que une

De este modo, de Juan XXIII hasta a Francisco I, han sido excluidos de los puestos clave de la Iglesia militante a sus fieles más capaces, más fervientes, más honestos y desinteresados; mientras que son promovidos los traidores, los herejes, los apóstatas, los indolente y los degenerados.

Para erradicar este morbo letal del diálogo a ultranza, que lleva inevitablemente al "cambio teológico inadvertido", hace falta tener bien en mente el verdadero principio válido, que es opuesto diametralmente al irenismo: "hace falta mirar lo que nos separa y no sólo lo que nos une”. Al contrario el irenista, el modernista y hasta el tradicionalista "abierto" ve, bizcamente, sólo lo que lo une a los extraños y a los heterodoxos y no quiere hacer caso, como el avestruz que esconde la cabeza bajo la arena, de lo que lo separa de ellos, también en materia de fe y moral.

No os conforméis con este mundo

Los hombres de mundo, que tratan de conciliar el Evangelio con las tres concupiscencias, quieren todo lo que favorece el optimismo absoluto, el amor de la tranquilidad como fin último, también a costa de atenuar el espíritu de fe. Francesco I tiene (o parece tener) todas las características que les gustan a los hombres de mundo: benevolencia, simpatía, sonrisas, alegría, jovialidad, celo untuoso, chistoso, tan simpático como banal.

El es el “profeta de venturas”, que anuncia un futuro rosa, lleno de éxitos, donde todo va bien. Esta “simpatía” aparente, pero realmente desagradable y nauseabunda, le abre el camino a la notoriedad, siempre en “primera página” y nunca en la “crónica negra” para cualquier cosa que diga, aunque sea la más absurda (2).

Todos los hombres del "bel mondo" quieren hablar bien de él, nadie, o casi, lo critica; repiten sus chistes, sus gestos, sus sonrisas, creyendo poder solucionar las cuestiones más enredadas con el diálogo, la sonrisa, la simpatía, colocándose una nariz de payaso y soñar con los ojos abiertos eliminar del mundo la pobreza, la guerra, los conflictos, las peleas, las patrias, las diferencias religiosas, las fronteras, los muros y las barreras, el poder, el mando (que practica inhumanamente hacia los no alineados) hasta en las cárceles.

En efecto por el irenismo utópico todos los hombres son inmaculados y sin pecado original por lo tanto son siempre bien intencionados y las divergencias que se presentan son incidentes, fruto de equívocos e incomprensiones que pueden ser eliminados por el encuentro, el diálogo y el caminar juntos.

Conclusión

¡Atención!  Somos cristianos a medias, y por lo tanto modernistas implícitos o anónimos, cuando nuestras elecciones son indecisas, cuando somos flexibles y reacios a tomar partido, cuando tememos las complicaciones, el aislamiento y la derrota momentánea, cuando estamos prontos a bajar a compromisos y a dialogar con el error y con el mal, cuando no osamos decir toda la verdad, sino sólo medias verdades, más nocivas que el error explícito.
__________________________________________________

NOTAS

1 - términos similares son "ecumenismo", "irenismo", "paz a ultranza", "convivencia".
2 - Últimamente no sólo pidió un perdón general para los presos, sino que dijo que las prisiones deben cerrarse... (aunque ha encerrado al P. Manelli).