English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 17 de diciembre de 2016

COMENTARIO ELEISON Número CDXCII (492) - 17 de diciembre de 2016

Distinguir, Discriminar
Cuando todo es verdad, no puedo recoger y seleccionar,
Pero mentiras mezcladas con verdad, ello debo rechazar
.
Si la evidencia, aparentemente seria, para milagros Eucarísticos teniendo lugar dentro de la Misa Novus Ordo (MNO) es para ser creída -y tales milagros pueden incluso estar ocurriendo frecuentemente, uno de los últimos pareciera venir de Legnica, también en Polonia el Día de Navidad del 2013 (http://​www.​garabandal.​org/​News/​Adoration_​of_​the_​Blessed_​Sacrament.​shtml)- entonces ciertamente algunos de nosotros podemos necesitar hacer algún replanteamiento. He aquí como un lector lo pone: “Dios no puede contradecirse a sí mismo, así que Sus milagros no pueden contradecir la enseñanza de Su Iglesia. Pero la MNO sí departe de la doctrina Católica esencial sobre la Misa. Por consiguiente, o bien los milagros son falsos o la MNO es de Dios, en cuyo caso, ¿cuál es la justificación para que los Tradicionalistas se adhieran a la Tradición? Pues, si la MNO en el corazón de la Neo-Iglesia está confirmada por milagros, entonces la Neo-Iglesia también está confirmada por Dios, al igual que los Neo-Papas, y tengo que obedecerles a ellos. Yo no puedo recoger y seleccionar, o, ¿sí puedo?”. Sí, Usted puede y, no solamente puede, sino que debe, con el fin de cumplir con su absoluto deber de mantener la Fe.

Eso es así porque otro nombre para lo que Usted llama “recogiendo y seleccionando” es “distinguiendo”. Todos nosotros necesitamos distinguir a lo largo de todo el día. Eso es sentido común y eso es lo que Santo Tomás de Aquino hace desde el principio hasta el fin en su milagrosa Summa Theologiae. Miremos más de cerca al argumento de nuestro amigo.
La manzana básica de la discordia es la MNO. La MNO es un rito de Misa, un libro de cientos si no de miles de páginas conteniendo muchas cosas. Desde un punto de vista católico, el rito en su totalidad es incuestionablemente malo porque radicalmente cambia el concepto de la Misa de ser un sacrificio propiciatorio centrado en Dios a ser una comida comunitaria centrada en el hombre. Como tal, dado que la mayoría de los Católicos viven su religión por asistir a Misa, entonces cuando el concepto de ella cambia, la religión de ellos en efecto cambia. Eso es el por qué la MNO es la principal destructora de la verdadera Iglesia y el principal motor de la Neo-Iglesia. Eso es el por qué la MNO como un todo no es solamente malo, sino muy malo, ciertamente.
Pero eso no significa que todas sus partes, como partes, sean malas. Como partes, algunas son todavía católicas porque ellas así debían serlo con el fin de engañar a la masa de sacerdotes cuando la MNO fue introducida en 1969, como no esencialmente diferente del rito Tridentino de la Misa, especialmente en la Consagración. De otra manera, ellos lo hubieran rechazado y la MNO no hubiera cumplido con su misión de destruir a la Iglesia. Entonces la NOM es, en cuanto a sus partes, en parte buena y en parte mala, mientras que como un todo, es una determinada obra ambigua, traicionera y torcida.
Sin embargo, como para los hombres, “para los limpios todo es limpio” (Tit. I,15), y entonces para las almas inocentes que aún no son conscientes del peligro intrínseco para la Fe; puede ser que por la Consagración y sus partes buenas, todavía otorgue gracia y nutrición espiritual, especialmente cuando estas cosas católicas están menos estranguladas por un sacerdote que está haciendo las ambigüedades tan católicas como sea posible. Y, en cuanto a Dios, Él “escribe derecho en líneas torcidas”, dice el proverbio; así que las partes malas de la MNO no necesariamente impiden a Él operar milagros dentro de las partes católicas para nutrir a los inocentes y advertir a los culpables.
Por consiguiente, por un lado la MNO como un todo es muy mala, y los Tradicionalistas son absolutamente necesarios a la Iglesia para atestiguar su maldad y para tener disponible una Misa verdadera  para cuando las almas despierten en cuanto a la maldad de la MNO, como hacen en diferentes momentos y a diferentes velocidades, de manera que tales almas puedan mantener la Fe y sobrevivir a la crisis. Por otro lado, la MNO es en parte todavía suficientemente buena como para nutrir a almas inocentes y habilitar a Dios para operar milagros, sea también para la nutrición de las almas o sea para advertirles. Dios, de ese modo, no está confirmando la MNO como un todo, o la Neo-Iglesia como un todo, o los Neo-Papas como un todo; sino que está contando conmigo para hacer uso de mi cerebro y de la Fe que Él me dio para discernir el bien y el mal. ¡Él no quiere robots descerebrados en su glorioso Cielo!
Kyrie eleison.
_____________________________________

NOTA DE NP:

1.- SOBRE LA POSIBILIDAD DE MILAGROS EN EL CONTEXTO DEL NOVUS ORDO

Si, como sostienen San Agustín, Santo Tomás y "la generalidad de los Padres y Doctores de la Iglesia", Dios puede obrar milagros fuera de la Iglesia; con mayor razón puede obrarlos entre los modernistas y liberales que hay en la Iglesia
Téngase en cuenta que no es correcto afirmar que todos los liberales y todos los modernistas, por el solo hecho de ser tales están fuera de la Iglesia. Los teólogos hacen diversas distinciones al respecto. "Es sentencia unánime entre los católicos, que los herejes formales y manifiestos no son miembros del cuerpo de la Iglesia." (Sacrae Theologiae Summa, B.A.C., 1955, Trat. III, "De la Iglesia de Jesucristo", p. 847.).

2.- SOBRE LA POSIBILIDAD DE QUE LA MISA CELEBRADA SEGÚN EL NOVUS ORDO CONFIERA LA GRACIA:

a) El nuevo rito no invalida necesariamente la Misa. "¿Hay que decir entonces que todas esas Misas son inválidas? Desde que existen las condiciones esenciales para la validez, es decir, la materia, la forma, la intención y el sacerdote válidamente ordenado, no se puede afirmar que sean inválidas." (Mons. Lefebvre). 

b) Toda Misa válida es verdadero Sacrificio y verdadero Sacramento.

c) El que niegue que una Misa válida pueda conferir la gracia, incurre en los anatemas de Trento:

CAN. VI. Si alguno dijere que los Sacramentos de la nueva ley no contienen en sí la gracia que significan o que no confieren esta misma gracia a los que no ponen obstáculo, como si sólo fuesen señales extrínsecas de la gracia o santidad recibida por la fe y ciertos distintivos de la profesión de cristianos por los cuales se diferencian entre los hombres los fieles de los infieles; sea anatema.
CAN. VII. Si alguno dijere que no siempre ni a todos se da gracia por estos Sacramentos en cuanto está de parte de Dios, aunque los reciban dignamente, sino que la dan alguna vez y a algunos; sea anatema.
CAN. VIII. Si alguno dijere, que por los mismos Sacramentos de la nueva ley no se confiere gracia ex opere operato, sino que basta para conseguirla sola la fe en las divinas promesas; sea anatema.

Objeción: la "misa negra" válida no confiere la gracia porque desagrada a Dios. Luego, y por la misma razón, tampoco la misa celebrada según el "rito bastardo". Respuesta: la "misa negra" válida no confiere la gracia a los que participan en ella debido al óbice que éstos ponen con su pésima intención, no por causa de alguna una imposibilidad o incapacidad intrínseca de esa misa en sí.