English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 29 de septiembre de 2019

HACIA EL ACUERDO: PUBLICAN CARTA DEL SUPERIOR DEL DISTRITO DE ÁFRICA DE LA FSSPX, QUE PRUEBA UNA VEZ MÁS LA DERIVA LIBERAL DE LA FRATERNIDAD


EL SUPERIOR DEL DISTRITO AFRICANO, P. WILLOUD (PARIENTE DE MONS. FELLAY, POR CIERTO), INTENTA JUSTIFICAR, EN LA CARTA QUE PODRÁN LEER A CONTINUACIÓN, LA ATENCIÓN PASTORAL CONJUNTA, EN CIERTOS LUGARES DE ESE DISTRITO, QUE SE LLEVA A CABO POR PARTE DE LA FSSPX Y DE DOS SACERDOTES DE LA IGLESIA CONCILIAR: UNO BIRRITUALISTA (Y CON ORDENACIÓN DE VALIDEZ DUDOSA) Y OTRO QUE FUE MIEMBRO DE LA FSSPX Y AHORA FORMA PARTE DE UNA CONGREGACIÓN RALLIÉ. 


Fuente (subrayado en la carta, añadido por NP)


Fraternidad Sacerdotal San Pío X
Distrito de África

El Superior del Distrito
Padre Henry Wuilloud
Email : h.wuilloud@fsspx.email

A los fieles
De la Isla de la Reunión y Mauricio
En Bredell, el 18 de diciembre de 2018

Queridos fieles y amigos de la FSSPX,

Se nos pidió una aclaración sobre el paso de sacerdotes que no son de la Fraternidad por nuestras capillas. Esto sería la raíz de algunos disturbios y generaría discusiones, juicios y quizás incluso críticas.

Estamos contentos de responder, ¡nos gusta que la iglesia esté en el centro del pueblo! En todo análisis, debemos tener en cuenta los principios y, a continuación, también la situación.

No me parece necesario aquí demostrar que la Fraternidad, a través de sus sacerdotes, se ha comprometido siempre a transmitir la fe católica, a enseñar la moral tradicional y a celebrar la antigua liturgia. Todos ustedes son testigos de ello y nunca he oído lo contrario. Así que podemos decir que los principios se conservan.

Ahora un hecho: el modernismo está bien establecido en todas las parroquias de las dos islas, al clero le gustan las experiencias de todo tipo, la doctrina y la moral están decayendo en todas partes. Esto es un aspecto importante, al que hay que añadir éste: la Fraternidad está presente sólo unos días cada dos meses. No es mucho, soy el primero en darme cuenta de ello; pero nadie está obligado a lo imposible. Realmente creo que estamos haciendo lo que podemos.

A partir de aquí, se puede hacer una observación sencilla: se cubren muchas necesidades espirituales de los fieles... pero esto no significa que sea suficiente para todos.

En verdad, hay algunos para quienes la misa y la confesión cada dos meses son más que suficientes. Tienen una vida bien ordenada, buenos hábitos de oración, pasiones reguladas, una buena biblioteca, etc. Es verdad, pueden vivir en amistad con el buen Dios. Pero también están los menos fuertes, los que necesitan confesiones regulares y más frecuentes, los que necesitan ser estimulados por el sacerdote para que no se rindan, los que hacen todo lo posible para transmitir a sus hijos los fundamentos de la fe, pero que sienten sus límites, etc. ¡Ellos necesitan más y nosotros como sacerdotes lo sabemos y vemos estas necesidades!

El ideal evidente sería enviar a tres sacerdotes y fundar un priorato lo antes posible. Pero he aquí que esto no sale de la manga de un mago. Estamos trabajando en ello, tenemos algunas ideas y proyectos. Pero, por supuesto, esto no es suficiente para satisfacer las necesidades concretas de hoy.

Así que miramos a nuestro alrededor y tratamos de ver si podemos conseguir ayuda extra. Por esta razón, buscamos sacerdotes católicos. Si no hay ninguno, si están impregnados de modernismo y no se puede recurrir a él, entonces será una llamada a la paciencia para tiempos mejores (que no pasa sin un verdadero sufrimiento para los fieles).

Pero quizás sería bueno especificar a qué me refiero en el término sacerdote católico: un sacerdote que enseña la fe y la moral católica, que celebra los sacramentos según la liturgia de 1962 ¡y que no está en contra nuestra! Esto no significa que otros sacerdotes no sean católicos, sino simplemente que no son utilizables para nuestros fieles y que son peligrosos para la fe, o laxos para la moral, o que odian la FSSPX. Simplemente están demasiado lejos de nosotros. Al decir esto, creo que no me he apartado de los principios mencionados al principio.

Pasemos ahora a los hechos concretos. En la Isla de la Reunión, convocamos (el Padre Demornex con mi acuerdo) a un sacerdote que también celebra la nueva liturgia, pero que acepta celebrar los sacramentos de la misma manera que lo hacemos en nuestra capilla, que es tradicional en su doctrina y que, mi fe, ¡no se opone a nosotros!

Entonces, ¿tomamos el camino del liberalismo y el modernismo haciendo esto? Dios mío, algunos tradicionalistas pueden también haber perdido cierto sentido de la Iglesia. El catecismo nos enseña que en peligro de muerte, si no puedo encontrar otros sacerdotes, podría recibir los sacramentos... incluso de un sacerdote cismático o herético (un sacerdote ortodoxo, por ejemplo). Precisamente porque la Iglesia tiene una inmensa preocupación por la salvación de las almas y, en algunos casos, abre ciertas puertas.

Así que... no vamos tan lejos. Simplemente les decimos que algunos de los fieles tienen una necesidad real del sacerdote y de los sacramentos. A partir de esto, en cuanto encontramos un sacerdote católico (cf. arriba), actuaremos como garantes de este sacerdote que viene a ayudarnos de manera caritativa. Es un servicio, utilícelo de acuerdo a sus necesidades, sea muy libre de hacerlo. Y para los que no lo quieran, bien, sigan su camino pero sobre todo no vengan a perturbar las mentes.

En Mauricio también, un sacerdote católico, pero horror, es del Instituto de Cristo Rey. ¿Así que es el ecumenismo tradicional? No tan rápido. No existe realmente una gran relación de amistad o familiaridad entre las autoridades de ICR y las nuestras. Pero en el Canónigo Moreau, sin embargo, encontramos a un sacerdote formado en Ecône que se mantuvo fiel a las enseñanzas de este seminario y que también tiene un amor filial por Mons. Lefebvre. Disculpe, no puedo llamar enemigo a esa persona. Es por esta razón que he dado permiso a los fieles de Mauricio para ir a misa con él según su deseo. Es un permiso vinculado a su persona y no a su congregación. Un cambio de persona puede llevar a un cambio en nuestra decisión.

Ahora que les he explicado todo esto, también debo confesar mi decepción por la desconfianza y las críticas de algunas personas. ¡Se desconfía de estas decisiones a priori! Entiendo que no siempre es evidente, pero ¿cree usted que hacemos todo esto sin tomar en cuenta los consejos y la orientación, que no sopesamos las consecuencias de tales decisiones? No queremos poner agua en el vino de la buena lucha de la fe, seguiremos proclamando en voz alta y clara los principios perennes de la Santa Iglesia Católica.

Espero haber tranquilizado a la mayoría de ustedes, pero me imagino que siempre hay quienes son irreductibles.... Que lleven su miedo a las personas adecuadas, a mis superiores por ejemplo, pero que dejen en paz a los demás. La paz se acerca rápidamente, pues  la hermosa celebración de la Navidad es en pocos días. Deseo que todos ustedes extraigan de ella tanto la alegría como la paz.... las que transmite este espléndido gregoriano de las Misas de Navidad. Escúchenlas, dejen que las empapen, estas melodías están realmente vivas. Tengan una hermosa fiesta y que la gracia del Hijo del Altísimo les sea abundante. Con todos ustedes y con el placer de regresar a sus hermosas islas.

P. Henry Wuilloud, Superior de Distrito 



___________________________________

Comentario de Sean Johnson:

Nota: Algunos lectores recordarán que fue el P. Henry Wuilloud quien enjuició y dirigió el juicio de expulsión del P. Matthieu Salenave (ahora SAJM.) de la FSSPX. (...)

Esa carta interna sacó a la luz el cambio total de la política de Mons. Lefebvre hacia las comunidades Ecclesia Dei y la negativa de la FSSPX a colaborar con ellas. El P. Salenave filtró en internet la carta interna de Ménzingen que condenaba el libro del P. Francois Pivert ("Nuestras relaciones con Roma", que consistía, en un 95%, en citas del arzobispo Lefebvre). (...)

La carta [del P. Wuilloud] demuestra inequívocamente las consecuencias lógicas de tal política, y la dilución de [la unidad] Tradición/FSSPX que resulta de ignorar la sabia política de Mons. Lefebvre. La carta del P. Wuilloud también revela la coherencia entre las políticas de los regímenes Fellay-Pagliarani, y disipa el engaño de una reciente entrevista con el P. Pagliarani en la que parecía estar hablando de modo tradicional, haciendo que algunos fieles ingenuos se preguntaran si tal vez invertiría el curso del ralliement. Pero la carta de África del P. Wuilloud muestra exactamente lo contrario, y la misma duplicidad que caracterizó el régimen de Mons. Fellay (es decir, decir una cosa y hacer otra) se manifiesta claramente de nuevo.

NB: En el vínculo Medias-Presse se pone esta traición africana en un contexto más amplio, añadiendo otros ejemplos de infiltración conciliar en la FSSPX: destacando el episodio en curso de Mons. Huonder (dispensando sacramentos dudosos en las capillas de la FSSPX sin que los fieles se quejen de nada) y la visita de Mons. Egan, Obispo de Inglaterra, a la escuela de la FSSPX, lo que dio como resultado la expulsión de las Oblatas que rehusaron orar junto al obispo conciliar....

PERO LA VERDAD ES QUE NADA HA CAMBIADO EN LA FSSPX... SE TRATA SÓLO DE RUMORES EN INTERNET.

Unas citas de Mons. Lefebvre (quien, por lo visto, tenía poco "sentido de la Iglesia"):

St Michel en Brenne, el 18 de marzo de 1989
Estimado Padre Couture, 
A vuestra carta, recibida ayer en St Michel, le respondo de inmediato para decirle lo que pienso respecto de esos sacerdotes que reciben un “celebret” de la Comisión Romana encargada de dividirnos y destruirnos.
Es evidente que al ponerse en las manos de las autoridades conciliares actuales, ellos admiten implícitamente el Concilio y las Reformas salidas de él, incluso si reciben privilegios que continúan siendo excepcionales y transitorios.
Su palabra está paralizada por esta aceptación. ¡Los Obispos los vigilan!
Es lamentable que estos sacerdotes no tomen conciencia de esta realidad. Pero nosotros no podemos engañar a los fieles.
Es lo mismo para esas « Misas tradicionales » organizadas por las diócesis. Son celebradas entre dos misas conciliares. El sacerdote celebrante dice tanto la nueva misa como la antigua. ¿Cómo y por quién será distribuida la comunión? ¿Y el sermón cómo será? Etc.
Estas Misas son « atrapa-bobos » que llevan a los fieles al compromiso.
Ya muchos han abandonado.
Lo que ellos deben cambiar, es su doctrina liberal y modernista.
Hay que armarse de paciencia y rezar. La hora de Dios llegará.
Que Dios le conceda santa fiesta de Pascua.
Muy cordialmente vuestro en Cristo y María.
+ Marcel Lefebvre

¿Por qué no podemos asistir a las misas de los adheridos a Roma (y a las misas concedidas por los obispos modernistas llamadas "misas según el indulto de 1984”?
La objeción más común es la siguiente: la misa según el antiguo rito es buena, entonces, ¿por qué no participar en ella con la intención de cumplir la obligación dominical?
(…) La misa es un acto de culto, y participar en ella es profesar la fe y la religión de ese culto. En los adheridos a Roma, aunque las apariencias son idénticas (misa, sacramentos, etc.), la fe y la religión cambiaron. La fe ha dado lugar a un sentimiento y su religión entró en el pluralismo, falso principio que admite la coexistencia pacífica de diversas opiniones y de diversas religiones.
En efecto, el Motu Proprio del 2 de julio de 1988 les concedió la antigua misa para satisfacer “sus justas aspiraciones”, para “respetar el deseo espiritual de todos aquellos que se sienten atados a la tradición litúrgica latina”, y no por motivos de fe que hacen comprender que la nueva misa se aparta de la fe católica y se acerca al protestantismo: por el sentimiento y no por el apego a la verdad junto al rechazo del error.
Ellos han entrado en el pluralismo, porque en la práctica ellos ponen a las dos misas en igualdad según los términos del Motu Proprio: hay entre los diversos ritos litúrgicos “diversidad de carismas” y “unidad en la variedad”. De manera consecuente, ellos se pasaron, en el plano doctrinal, a la admisión de los errores del concilio Vaticano II que se refieren a la libertad religiosa y al ecumenismo que son la fuente del pluralismo. (…)
(Monseñor Lefebvre, "Roma y los ralliés", parte VII).