English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 17 de octubre de 2018

ALESSANDRO GNOCCHI: PADRE PÍO CRUCIFICADO POR LA IGLESIA DE LOS ANTICRISTOS (NOVELA INFERNAL)



La bomba llegó por correo hace unos meses. Nadie se alarmó porque estaba contenida en 176 páginas impresas en formato A4 con un título tranquilizador incluso para los de mi casa, que también saben lo explosivo que puede llegar a ser el tema Padre Pío. La tomaron por uno de los muchos manuscritos que recibo con la promesa de revelaciones sensacionales y la amable petición de encontrar al editor interesado en la primicia. Pero bajo un título aparentemente inofensivo, la portada llevaba la inscripción "Geneve AID 1963", que significa " Ginebra, Asociación Internacional para la Defensa de la Persona y de las Obras del Padre Pío de Pietrelcina, 1963”. En otras palabras, 176 páginas de plástico puro, la primera traducción italiana del inasequible Libro Blanco que Emanuele Brunatto, presidente de la asociación para la defensa del Padre Pío, había preparado para denunciar la segunda persecución del santo capuchino y obtener su liberación. Una bomba, en suma. 
En la carta adjunta al documento, el monje que me lo envió me dice: "Brunatto había amenazado con la publicación de este "Libro Blanco" a obispos y cardenales y, de hecho, la persecución del Padre Pío cesó a causa de esta amenaza. Todo el mundo conoce este "Libro Blanco", pero nadie lo ha leído nunca, ya sea porque es inasequible o porque es explosivo. Los escasos ejemplares que quedan están en francés. Esta es la primera traducción al italiano, que yo sepa. Ciertamente, la publicación es temeraria (...) es cierto que han pasado cincuenta años y todas las personas aquí mencionadas han muerto, pero en realidad el telón se levanta sobre un escenario poco edificante de hecho. (...) Ciertamente este documento debe ser conocido por aquellos que quieren estudiar al Padre Pío o que lo aman de todas formas". 
MUERTE SOSPECHOSA DE UN PUBLICANO. El nombre de Emanuele Brunatto, a quien le gustaba llamarse a sí mismo "el publicano" por su loca vida antes de su conversión y por la intemperancia que no siempre supo resistir después, es  poco conocido incluso para muchos conocedores de las biografías del Padre Pío. Sin embargo, fue el primer hijo espiritual del santo capuchino, ante el cual se convirtió a la edad de 28 años en 1920. Vivió mucho tiempo en el convento de San Giovanni Rotondo, en la celda número 6, junto a la celda número 5 del santo, sirviendo en su misa todas las mañanas y sentado en el coro a su lado. Y fue, sobre todo, el más eficaz e incansable defensor del Padre durante las dos persecuciones sufridas a instancias de la Iglesia. 


Se ha hablado muy poco, casi nada, del "publicano", especialmente en los libros con el crisma de la oficialidad.  Se ha dicho que evitar evocar su figura, por su vida y los métodos enérgicos con los que sabía moverse en caso de necesidad, habría ayudado a la rehabilitación y al proceso de canonización del Padre Pío. La idea de que para probar la santidad de un cristiano, es necesario callar una porción tan grande de la verdad sobre su vida no es realmente honorable. Pero en realidad, para los buenos hijos de la santa iglesia romana, el problema es otro: evocar a Emanuele Brunatto significa contar lo que sacó a la luz el hombre que el Padre Pío llamó "el Polizonte" por su capacidad de investigación: una secuencia infernal de vicisitudes, fechorías, traiciones de la fe y de la moral en cada estación del doloroso camino que va de San Giovanni Rotondo al corazón del cristianismo. 

Y, quizás, también significa recordar que su muerte, ocurrida entre el 9 y el 10 de febrero de 1965, catalogada apresuradamente como consecuencia de una insuficiencia cardíaca, deja más de una duda. "Algo, y quizás más que algo, no encaja", dice Alberindo Grimani, un devoto estudioso del Padre Pío y actual director del Archivo Emanuele Brunatto. Grimani, como lo ha hecho muchas veces públicamente, me dice que la reconstrucción del relato de la hija del "publicano" es muy diferente de la oficial: "El estudio estaba en desorden. El gran armario de cristal que contenía la vasta documentación de Brunatto estaba abierto y el material, lo que quedaba, se encontraba disperso en el suelo o en el viejo escritorio. Se ha dicho que Emanuele murió en la noche del 9 al 10 de febrero. Pero, por lo que se supo, en los días siguientes, parece que entre las 8:20 y las 8:30 de la mañana del día 10 recibió una llamada telefónica de un miembro de la familia y que los dos estuvieron hablando durante un par de minutos, o tal vez más. Esa persona quería venir a verle, pero él la disuadió diciendo: "No, será en otro momento”. El tono de su voz indicaba que estaba un poco nervioso. ¿Esperando a alguien o ya había alguien en la habitación? Un amigo confió a su esposa Yvonne, que se había quedado en París, que tenía pruebas de que Emanuele había sido asesinado con arsénico, habiendo hecho analizar un vaso del estudio sin que los investigadores se dieran cuenta". Tal vez sea una coincidencia, pero en la mañana de ese 10 de febrero Brunatto tenía una cita con su amigo Luigi Peroni, director de los Grupos de Oración del Padre Pío y biógrafo del santo, para entregarle parte de la documentación recogida durante sus últimas investigaciones para que pudiera ser mantenida a salvo. Peroni llegó cuando la policía ya estaba en la casa. 
Giuseppe Pagnossin, otro devoto del santo, escribió en el libro Il calvario di padre Pio (El calvario del padre Pio) que el 7 de febrero recibió en presencia de testigos una llamada telefónica en la que Emanuele le dijo que estaba asustado: "Estoy muy preocupado y desolado; abandono la causa, ya que los capuchinos quieren mi pellejo". 
Una llamada telefónica del mismo tenor y contenido también fue recibida en San Giovanni Rotondo por Francesco Morcaldi, el hombre que desde el principio estuvo al lado de Brunatto en la batalla por la defensa del Padre. 
REACCION EN CADENA. El Libro Blanco, un resumen de los documentos que Brunatto había recogido durante décadas de investigación y que fueron oportunamente protegidos, estaba ahora en mi escritorio, traducido al bello italiano con el inofensivo título Padre Pío. El contenido, sabiendo leerlo y conociendo un poco de la historia reciente de la iglesia, y especialmente de su trastienda, es realmente una bomba, pero de las que sirven para desencadenar una reacción en cadena con la explosión de dispositivos aún más poderosos. Su argumento se basa en la continua alusión a hechos y personajes que Brunatto había puesto en escena explícitamente con fechas, circunstancias, nombres y apellidos en dos publicaciones anteriores, Carta a la Iglesia, impresa en 1929 y firmada por Francesco Morcaldi, y Los Anticristos en la Iglesia de Cristo, impresa en 1933 y firmada bajo el seudónimo de John Willoughby. Dos libros con un extraño destino, escritos para conseguir la liberación del Padre Pío de la prisión a la que fue condenado, muy temidos por los carceleros del pobre fraile sin haber llegado nunca a las librerías y hoy inalcanzables. Casi imposible de encontrar, para ser más precisos. Y aún más radical con respecto de aquel ya grande de salvar la verdadera Misa, tal como lo evocaba hace unos diez años, en el momento en que escribía con Mario Palmaro La última Misa del Padre Pío. Hoy, creo que puedo decir que la defensa del Divino Sacrificio fue sólo el resultado extremo de un mandato dado por Cristo al joven fraile Pío para afrontar el mal en su origen más profundo. 

Según Grimani, al menos en las líneas esenciales, la misión ya está esbozada en la página 77 del primer libro de Brunatto, publicado en 1926 con el título de Padre Pío de Pietrelcina, inmediatamente colocado en el Índice por el Santo Oficio y agotado en las librerías porque la Curia Romana compró todas las copias para evitar su difusión: "El Padre Pío callaba. El otro temía haber dicho demasiado. Pero entonces él intervino muy seriamente: -Si a nosotros los sacerdotes nos espera un terrible castigo, es precisamente por no haber hecho nada para reconquistar esas almas para Dios. Y creo que sí, nos espera un castigo a los sacerdotes, un grave castigo". No dijo que el castigo sería debido a los sacerdotes indignos, sino "a nosotros los sacerdotes" y lo sentía en su cuerpo, en su alma y en su espíritu. Él estaba sufriendo en su sacerdocio la cicatriz traída por sus propios hermanos en el sacerdocio de Cristo, así como Jesús sufrió los pecados de los hombres en la Cruz. 
Esto se confirma con lo que el joven fraile escribió a su confesor el 7 de abril de 1913: "El viernes por la mañana todavía estaba en la cama cuando Jesús se me apareció. Estaba todo maltratado y desfigurado. Me mostró una gran multitud de sacerdotes regulares y seculares, entre ellos varios dignatarios eclesiásticos; de ellos, algunos celebraban, otros paraban y otros se quitaban sus vestiduras sagradas. El ver a Jesús en angustia me entristeció mucho, así que quise preguntarle por qué sufría tanto. No tuve respuesta. Pero su mirada volvió a esos sacerdotes; y poco después, casi horrorizado y como cansado de mirar, retiró la mirada y cuando la levantó hacia mí, con gran horror mío, observé dos lágrimas que le surcaban las mejillas. Se alejó de aquella turba de sacerdotes con una gran expresión de asco en su rostro, gritando: 'Carniceros' ". 
EL DÍA EN QUE EL CIELO Y LA TIERRA SE ENCONTRARON
Cuán profunda era la herida y hasta dónde llegaba la responsabilidad, Brunatto lo documentó en sus investigaciones posteriores. Pero ahora tenemos que dar un paso atrás. 

En el santuario de Santa María del Monte, en Campobasso, hay una pintura que representa a la Virgen María apareciéndose a un joven Fray Pío apuntando a Jesús cargado con la Cruz en el camino hacia el Calvario. Fue el Padre Pellegrino de San Elías en Pianisi, el fraile que permaneció cerca del Padre Pío hasta los últimos momentos de su vida terrena, quien mandó que lo pintara el pintor Amedeo Trivisonno. Era 1971: "Amedeo, aquí Nuestra Señora se le ha aparecido al Padre Pío muchas veces. Tú, que eres tan religioso, debes pintar un cuadro para recordar la aparición más importante, la del día de la Asunción de 1905, el día en que el padre aceptó ser el Alter Christus. 
Después de la visión de 1903, que le mostró una vida en constante lucha con el diablo, en 1905 se le pidió al joven fraile que se asociara al Sacrificio de la Cruz hasta padecer los sufrimientos del Salvador. "Mi misión", confió el Padre a Luigi Peroni muchos años después, "terminará cuando ya no se celebre la Misa en la tierra". Creo que Alberindo Grimani fue uno de los primeros en hacerse preguntas frente a la pintura de Santa María del Monte y por eso fue el primero en llegar más lejos que los demás. La conclusión a la que llegué hace diez años era sólo una parte de la respuesta. Quizás, entonces, sólo buscaba ese fragmento, pero sobre todo me faltaba una serie de información de primera mano que ahora he encontrado al explotar en la clausura de mi estudio la bomba del Libro Blanco, que desencadenó una reacción en cadena de la Novela Infernal.
LA MAQUINA DEL FANGO CLERICAL
Ya antes de la estigmatización del 20 de septiembre de 1918, el Padre Pío se había convertido en un punto de referencia espiritual que irradiaba su influencia más allá de las fronteras locales.
El clero local, unos quince canónigos y su arcipreste, según el Libro Blanco, "llevaron de la situación un beneficio directo por el aumento de sus derechos de estola blanca y negra. Puesto que la mayoría de ellos estaban más atentos a las cosas de la tierra que a las del cielo, deberían haberse regocijado en el silencioso apostolado de este monje que, permaneciendo completamente fuera de la ciudad, les trajo ventajas reales sin quitarles nada, sino un poquito de su influencia moral, que ya estaba en fuerte decadencia. Pero esta 'compensación material' no borró el hecho de que el Padre Pío, su pureza, su pobreza, este testimonio sobrenatural que dio, constituía un escollo, un obstáculo para su influencia. El más activo de estos clérigos tenía costumbres que no se ajustaban en absoluto a su hábito sacerdotal y, por lo tanto, tenía una vida muy diferente a la del capuchino y a la de su comunidad religiosa. A partir de 1919, los canónigos Michele De Nittis, Giovanni Miscio y Domenico Palladino comenzaron a manifestar su hostilidad con insinuaciones tendenciosas contra el Padre Pío. El arcipreste Giuseppe Prencipe se convirtió en su portavoz y, cubierto por el secreto del Santo Oficio, envió a la Suprema Congregación una serie de informes en los que se describía al P. Pío como un impostor, un corruptor, un sensual, un ambicioso embaucador, en pocas palabras, una especie de Rasputín. Siguiendo la vía jerárquica, estas calumnias pasaron por el ordinario del lugar, Monseñor Pasquale Gagliardi, Arzobispo de Manfredonia, que por otra parte era el más implacable. En una reunión de obispos en Roma declaró bajo juramento que él mismo había descubierto, en la celda del Padre Pío, una pequeña botella de ácido nítrico con la que el capuchino había causado sus estigmas y una botella de agua de Colonia con la que las perfumaba. A este concierto se añadió la voz de una importante figura, el Padre Agostino Gemelli, de la Orden Franciscana de Frailes Menores, médico, ex socialista, rector de la Universidad Católica de Milán, confidente y amigo de Pío XI, consejero técnico del Santo Oficio. El Padre Gemelli, que se había dado la misión de combatir, por razones científicas, el falso sobrenatural en la Iglesia, declaró que había examinado en San Giovanni Rotondo los estigmas del Padre Pío y que había descubierto que se trataba de una simulación voluntaria o involuntaria".

Resultado de imagen para Agostino Gemelli
En su informe sobre la visita de 1920, Gemelli escribió que "el Padre Pío tiene todas las características somáticas de los histéricos y los psicópatas (...). Por lo tanto, las heridas que tiene en su cuerpo son falsas (...) resultado de una acción patológica mórbida". Sólo dio un detalle: no pudo ver las heridas del fraile, quien, a falta de una orden escrita de la autoridad competente, se ha opuesto a la investigación. Pero para entonces la máquina del fango estaba en movimiento, los engranajes del sistema de corrupción y complicidad que unía a San Giovanni Rotondo con Roma habían empezado a funcionar a toda velocidad engrasados por una larguísima costumbre. Los rumores, sospechas, calumnias y difamaciones del pobre santo se hicieron cada vez más intensos y severos, por lo que el 31 de mayo de 1923 se publicó el primer documento de censura del Santo Oficio. Le siguieron más durante un calvario que duró diez años.
LAS PRIMERAS INVESTIGACIONES DE UN POLIZONTE  
Como resultado de estos acontecimientos, en 1925, Brunatto fue expulsado del convento donde había vivido durante cinco años y decide defender a su padre espiritual. Reunió pruebas y testimonios sobre el candor del joven fraile y el bien espiritual que brotaba de él. Pero, sobre todo, descubrió quiénes eran realmente y qué escondían los acusadores del fraile encarcelado en San Giovanni Rotondo. Con dos bolsas llenas de documentos, se dirigió a Roma convencido de que se haría justicia al justo en poco tiempo.
Todavía no sabía que la mafia clerical, enemiga de la pureza del Padre Pío, ya había conspirado con éxito en 1919, reinando Benedicto XV, que no era hostil al estigmatizado capuchino. Ahora, con el nombre de Pío XI, el Cardenal Achille Ratti se había convertido en Papa, quien no tenía benevolencia para el pobre fraile, y la situación se había vuelto aún más grave. El 3 de julio de 1922, el nuevo pontífice había recibido en audiencia privada al arzobispo de Manfredonia y había iniciado de buen grado las primeras medidas restrictivas de la obra espiritual y pastoral del fraile estigmatizado.
En la congregación opuesta al fraile de San Giovanni Rotondo, alrededor de Pío XI estaban, por citar sólo los elementos más influyentes, casi todo el Santo Oficio, el cardenal Gaetano De Lai, el cardenal Carlo Perosi, el cardenal Donato Raffaele Sbarretti Tazza, El Cardenal Luigi Sincero, el Prefecto de los Sagrados Palacios Apostólicos Monseñor Ricardo de Samper, el Maestro de Cámara de Su Santidad Monseñor Camillo Caccia Dominioni, l'Osservatore Romano y, por supuesto, el Padre Agostino Gemelli, gran amigo del Pontífice. Le daban crédito al Padre Pío sólo el Secretario de Estado, Cardenal Pietro Gasparri, y el Secretario del Santo Oficio, Cardenal Rafael Merry del Val. En medio, oscilando entre un lado y otro dependiendo de los intereses del momento, los jesuitas Padre Enrico Rosa, director de la Civiltà cattolica  muy escuchado por el pontífice, y el Padre Pietro Tacchi Venturi, muy escuchado por el jefe de gobierno Benito Mussolini.
En Roma, Brunatto pudo contar con la ayuda de Don Luigi Orione, que conocía bien la curia y lo dirigió a los cardenales Gasparri y Merry del Val. Aunque tan diferentes y ciertamente no amigos, los dos prelados, tal vez, entendieron el significado de la misión del Padre Pío. En todo caso, comprendieron que el destino del fraile estaba ligado a la guerra que ambos habían emprendido en la desesperada empresa de limpiar los muros leoninos.
No se vieron resultados inmediatos, así que "el polizonte" decidió forzar la mano publicando su primer libro, Padre Pío de Pietrelcina. El volumen se puso inmediatamente en el índice del Santo Oficio, del que Merry del Val era secretario, pero Pío XI era el Prefecto, en ese caso no sólo nominalmente.
Sin embargo, un primer efecto positivo de la publicación fue revelado poco después porque un Visitador Apostólico, Monseñor Felice Bevilacqua, fue enviado a San Giovanni Rotondo, quien eligió a Emanuele Brunatto como su coadjutor laico.
Los resultados de la investigación se resumen a continuación en el Libro Blanco, que omite el contenido más escandaloso de las actas: "La visita apostólica recogió la evidencia de la simonía, el chantaje, el sacrilegio y las continuas relaciones sexuales del canónigo (Palladino) con bastantes mujeres. Informado de la investigación, amenazó a una de ellas con "cortarle el cuello en la calle" si lo denunciaba. Palladino había llevado esta vida escandalosa durante seis años bajo los ojos del arcipreste, sin ninguna sanción ni reproche. El canónigo lo mantuvo bajo amenaza: "Que Prencipe (el arcipreste) se ocupe de sus asuntos, porque tengo más en mi mano de lo que se necesita para arruinarlo". De hecho, el Visitador tuvo que acusar al arcipreste de varios cargos por simonía, falsificación y uso de falsificación, calumnia, relaciones sexuales continuas con dos mujeres de la comarca, etc. (…) Por lo que se refiere al arzobispo de Manfredonia, Pasquale Gagliardi, la visita apostólica tenía que establecer la verdad sobre los actos ilegales que nos resultan dolorosos de enunciar: violación de una monja en clausura, relaciones sexuales continuas con otra monja, sacerdocio convenido contra pago a conocidos invertidos, Por lo que se refiere al arzobispo de Manfredonia, Pasquale Gagliardi, la visita apostólica tenía que establecer la verdad sobre los actos ilegales que nos resultan dolorosos de enunciar: violación de una monja en clausura, relaciones sexuales continuas con otra monja, sacerdocio a título oneroso para los reveses que se conozcan, simonías habituales, apropiación de las ofrendas de las misas en miles de casos, etc.”.
Después de la visita apostólica, Palladino fue suspendido a divinis, el Arcipreste Prencipe y el Canónigo De Nittis fueron acusados de inmoralidad y falso testimonio, y el Arzobispo Gagliardi fue destituido de su cargo. 
Pero, según una costumbre nunca pasada de moda, pronto regresaron a la escena, limpiados en su honor y protegidos en el actuar de las eminentes coberturas romanas. Y el Padre Pío siguió siendo perseguido con más restricciones canónicas alimentadas por la calumnia hábilmente suscitada. 
INVESTIGACIÓN CON ALTO PRECIO. Emanuele Brunatto pudo descubrir al alimaña de quien se originó la persecución de su padre espiritual gracias a una tarea confidencial que le fue confiada por Monseñor Bevilacqua en nombre del cardenal Gasparri. El 15 de diciembre de 1927, Monseñor Bevilacqua recibió una breve carta con membrete del Secretario de Estado de Su Santidad: "El suscrito Cardenal Secretario de Estado, con la aprobación especial del Santo Padre, encomiendo a Monseñor Felice Bevilacqua la tarea de llevar a cabo una investigación sobre un eclesiástico cuyos detalles se expresarán a viva voz, autorizándole a examinar a las personas que considere útiles para los fines de la investigación y a someterlas al juramento “de veritate dicenda et de secreto Servando”; y a tal fin le concede todas las facultades necesarias y apropiadas, ordenando a cualquier persona, incluso a las constituidas con dignidad o, en cualquier caso, exentas, que se preste a lo que él solicite. Pietro Cardenal Gasparri".
Cuatro días después, el 19 de diciembre, Bevilacqua escribió a Brunatto en un papel con membrete del Vicariato de Roma - oficio II: "Puesto que por mandato de la Autoridad Superior se me exige que investigue canónicamente la conducta de un eclesiástico, por la presente instruyo al Sr. EMANUELE BRUNATTO para que lleve a cabo algunas investigaciones sobre el asunto. Mons. Felice Bevilacqua".
El Libro Blanco no entra en los detalles de la investigación. La Carta a la Iglesia, impresa en 1929, y Los Anticristos en la Iglesia de Cristo, impresa en 1933, ahora casi inasequible, entraron en su lugar. Y también está Il Santo e il Peccatore, publicado en 2013 por Edoardo Misuraca. Una cuidadosa comparación muestra que los tres volúmenes, en la parte narrativa, son sustancialmente superponibles y hay una razón. La Carta a la Iglesia fue escrita para amenazar con su publicación y obtener a cambio la liberación del Padre Pío: pero, una vez que toda la circulación había sido entregada a la Nunciatura Apostólica de Múnich, las autoridades del Vaticano no cumplieron su promesa.
Los Anticristos en la Iglesia de Cristo, escrito con el mismo propósito, tuvo el efecto deseado y por lo tanto fue retirado de la circulación. El Santo y el Pecador, que no es fácil de encontrar, pretende llenar el vacío historiográfico debido a la gestión estratégica de los libros anteriores, y por lo tanto es una especie de reescritura. Misuraca, sobrino de Brunatto, permite así comprender quién fue el hombre que salvó al fraile recluso de San Giovanni Rotondo y lo que realmente hizo. "Lo hice para cumplir una promesa hecha en la tumba de Emanuel hace 20 años", dice. "Y también para proteger por medio del derecho de autor las noticias y hechos que contiene y que están avalados por la enorme cantidad de documentos y fotografías en posesión exclusiva de la asociación de la que soy miembro junto con mi amigo Alberindo Grimani”.
Las siguientes citas han sido tomadas de esta última edición de la historia. Con el conocimiento de que los nombres, los hechos y las circunstancias hacen temblar la mano, es apropiado, sin embargo, contar al menos una parte muy pequeña de lo que surgió de la investigación encaminada por el Secretario de Estado de Su Santidad, malmirada de Su Santidad y conducida por “el polizonte”. Aquellos que prefieren permanecer en la oscuridad pueden ir directamente al capítulo final. Y el padre anticuado que se pregunta si vale la pena decir "ciertas cosas" debería preguntarse si es honesto soplar sobre el fuego de los escándalos de Bergoglio y cubrir los de sus predecesores. 
HAY PODREDUMBRE EN ROMA, Y NO ES DE HOY 
"No se trataba de (....) perseguir a uno u otro pederasta, sino de desmantelar un sistema de perversión que se había insertado en los recintos superiores de la Iglesia. (…) Alrededor de esta congregación de invertidos compitiendo por los favores del Santo Padre, otra mafia de jesuitas y prelados estaba lejos de luchar contra el escándalo, y lo utilizaba sólo para fines personales, con el fin de poner las miserias del Papa en ventaja personal". Quizás un poco dura, de la dureza del católico romano que descubre el poder del pecado allá dónde le han enseñado que no puede estar, esta descripción de Brunatto inmediatamente hace que uno entienda quién y qué dominó el destino terrenal del Padre Pío. 
El pontificado en cuestión es el de Benedicto XV, pero, para no perderse, es necesario seguir el hilo de la investigación del "Polizonte", que parte de la corte de Pío XI. Dos de las primeras personas señaladas a la atención del investigador fueron Monseñor Ricardo Sanz de Samper y Campuzano, Prefecto de los Sagrados Palacios Apostólicos y mayordomo privado de Su Santidad, y Monseñor Camillo Caccia Dominioni, Maestro de la Cámara de Su Santidad. Ambos eran tan cercanos del trono y del poder pontificio gracias a Benedicto XV, que olían a cardenales, pero Gasparri y Merry del Val querían evitar su designación sabiendo que uno y otro eran indignos de ella.

Rev Ricardo Sanz de Samper y Campuzano
Ricardo Sanz de Samper y Campuzano
En sus memorias, Brunatto resume la situación con franqueza y la sapidez que deja en el paladar: "La manifestación histórica de esta dramática realidad bajo el pontificado de Pío XI queda ilustrada por la fotografía que enmarca su trono durante las ceremonias: a la derecha del Papa está Monseñor Ricardo de Samper, a su izquierda Monseñor Camillo Caccia Dominioni, (...). Uno y otro notoriamente invertido. Este inaudito escándalo había durado seis años y parecía no tener remedio. El de más alto rango -de Samper- no podía ser destituido de su cargo sin antes haber sido ordenado cardenal, y si por casualidad el Pontífice hubiera querido ir más allá de la tradición y destituirlo sin el capelo cardenalicio, éste pudo demostrar que Caccia Dominioni no era ciertamente mejor que él y que, por otra parte, el mismo Pontífice estaba ligado a su Maestro de Cámara por una vieja y particular amistad… De todos modos, de cualquier manera que quieran entenderlo, Pío XI debía a Caccia Dominioni su anterior nombramiento como cardenal y, por tanto, su ascenso al papado". 
Si la conducta de Caccia Dominioni era más discreta y astuta, la de de Samper era de dominio público. Cuando Benedicto XV había expresado previamente la idea de nombrarlo Prefecto de los Sagrados Palacios Apostólicos, el Cardenal Merry del Val, que había sido su más feroz oponente en el cónclave, se había arrojado a los pies del Papa, suplicándole evitar un escándalo tan grande y que evitara que la iglesia sufriera tal vergüenza.
Brunatto documentó la participación de Samper en orgías sodomíticas en compañía de su primo Monseñor Peri-Morosini, luego suspendido a divinis por pederastia habitual. Averiguó también la complicidad del cardenal Luigi Sincero. "Obtuve también la confesión de seis seminaristas que habían participado -dos a la vez- en las orgías sodomíticas de De Samper, todos los días y durante varios meses, en su apartamento del Vaticano, y recogí los testimonios del (....) doméstico –el cual fue inducido a cometer actos cuyo carácter obsceno sobrepasa la imaginación". Le ahorraré al lector el testimonio. También se encontraron testigos y pruebas sobre la conducta de Monseñor Caccia Dominioni. El joven que había hablado de ello, que tenía quince años en el momento de los hechos, desencadenó un escándalo que, entre mayo y agosto de 1928, provocó tanto alboroto en Roma que "Pío XI se vio entonces obligado a retirar -durante algún tiempo- a Monseñor Caccia Dominioni de su corte. Lo envió al Congreso Eucarístico de Sydney, Australia, para traerte el regalo pontificio de un cáliz de oro macizo: ¡el cáliz del Divino Sacrificio! Durante algunos años más, el cardenalato del Maestro de Cámara debía ser descartado, como bien pueden imaginar...".
De hecho, Caccia Dominioni, desde Pío XI y a lo largo de toda la jerarquía, tenía protecciones muy poderosas. El padre Rosa, director de la Civiltà Cattolica, intervino a su favor, un moralista selectivo, que sólo perseguía conductas escandalosas cuando eran útiles para la causa jesuita.
Monseñor Bevilacqua, que también había confiado la investigación a Brunatto, pidió al investigador que atenuara e incluso distorsionara su relato. Se puso en marcha la usual máquina de fango para desacreditar al inquisidor y exculpar al inquirido. Y si De Samper se vio obligado a dejar su puesto sin el birrete de cardenal, Caccia Dominioni, en cambio, lo tuvo.

Resultado de imagen de cardinale Caccia Dominioni
Fue él, como cardenal protodiácono de la Santa Iglesia Romana, quien anunció la elección de Pío XII el 2 de marzo y luego lo coronó en la ceremonia del 12 de marzo. Casi como para decir a los que sepan entender que, aún más que Sicilia, la tierra del gatopardo donde todo cambia para que nada cambie, es esa isla territorial que está más allá del Tíber, y no es una porción del Cielo en la tierra. 
BENEDICTO ENTRE LOS ESPÍAS 
Una vez agarrado el hilo correcto, la investigación del "polizonte" del Padre Pío comenzó a desentrañar una madeja infernal colocada en el corazón de más de un pontificado y en la que se enredaban figuras de diversa índole, desde los pervertidos que se burlaban de la fe y de la moral hasta los insospechados defensores del rigor doctrinal, reacios a practicarlo en sí mismos. Un campeón de esta raza de canallas fue "Rudolph Gerlach, que formaba parte del sistema con el mismo título que Caccia Dominioni, de Samper, Diana... desde el comienzo del pontificado de Benedicto XV".

Resultado de imagen de Rudolph Gerlach

Aspirante a oficial expulsado del ejército alemán por haber ejecutado una falsificación, Gerlach entró en 1907 en el colegio salesiano de Friburgo, luego pasó a la Capranica de Roma y fue ordenado sacerdote. "Sirvió en la corte papal como Camarero Secreto Participante. Joven simpático, fue por un tiempo el favorito de Benedicto XV". Además, Gerlach era un espía alemán y, mientras el pontífice condenaba la inútil masacre, contribuyó a las derrotas y masacres de los militares italianos. Entre otras cosas, en 1916, fue el organizador del hundimiento del acorazado Leonardo da Vinci. Una vez que se descubrió el juego, logró salvarse gracias a los buenos oficios del Papa y de toda su corte. Brunatto escribe: "Gerlach, advertido, inmediatamente hizo las más graves amenazas al Pontífice y la Secretaría de Estado negoció febrilmente con el gobierno italiano, obteniendo la salida -bajo escolta adecuada- del espía en sotana hacia Suiza".
Muy interesante, y sobre todo inquietante, la reconstrucción del aparato defensivo del espía puesto en marcha por la Curia Vaticana en el juicio que se abrió el 12 de abril de 1917 ante el Tribunal Militar de Roma: "El Padre Massaruti (jesuita), el Cardenal Bisleti, el Cardenal Vannutelli, Monseñor Tedeschini (que era el mensajero diplomático del Vaticano a través del cual se enviaron las cartas privadas del Grlach), Monseñor Ciccone, el Prefecto de la Biblioteca Vaticana (Monseñor Achille Ratti), el Almirante y Marqués Antonio della Chiesa, el comandante Hirschbül de la Guardia Suiza, el Príncipe Aldobrandini, El conde Camillo Pecci, el comendador Angelini (director de Osservatore Romano), el marqués Gaetano de Felice (por el Corriere d'Italia y Avvenire d'Italia, del que fue editor), el farmacéutico vaticano, el honorable Valenzani, el doctor Filiziani (director de Vera Roma).... nadie faltó al llamado para defender al espía, y, pese a todo, la Audiencia Italiana condenó a mons. Gerlach, in  absentia en el juicio, a cadena perpetua. (…) Al día siguiente de la sentencia, Monseñor Gerlach dedicó una fotografía a su padre en la que mostraba sus recientes condecoraciones: Cruz de Hierro, Gran Corazón de Francisco José, Orden de Baviera, Mérito Civil Búlgaro, Cruz de Collar de Castellanos Alemanes, Cruz de Luis de Baviera, Orden de Kontur de Baviera, etc...". 
Cualquiera que tenga dudas sobre lo que ha leído hasta ahora puede comprobar la incontrovertible veracidad de los nombres, hechos y circunstancias en los libros de historia y en los periódicos de la época. O puede echar un vistazo a la documentación en su fuente, descubriendo verdades aún más tremendas. O, también, leer el testimonio dado por el Padre Carmelo da Sessano para la causa de beatificación del Padre Pío, del que fue superior de 1953 a 1959 como guardián del convento de San Giovanni Rotondo. En la Positio, IV-A1, el P. Carmelo dice: "Cuando, por primera vez, hace muchos años, tuve la suerte, o mejor dicho, la mala suerte, de leer 'Los Anticristos en la Iglesia de Cristo', ¡no pude dormir mucho! Había datos biográficos de altas figuras eclesiásticas, apoyados por documentos, que decían que estaban... novelados. Páginas que hoy recorrerían el mundo, si se publicaran en `Men', ` Stop' o `Playboy'! 
Pero, quizás, la prueba más convincente radica en el hecho de que, después de la burla de la Carta a la Iglesia de 1929, entregada a las autoridades vaticanas sin que el Padre Pío fuera liberado, en Los Anticristos en la Iglesia de Cristo, Brunatto se mostró decidido a llegar hasta el final. Ni siquiera una carta de extorsión de su padre espiritual para persuadirlo de que desistiera lo convenció de hacerlo. "El Polizonte", o el "Publicano" si lo prefiere, respondió que no pararía: y la persecución del Padre Pío, después de diez años, se detuvo repentinamente. Milagro de las investigaciones llevadas a cabo como Dios manda.
El segundo Vía Crucis del pobre fraile comenzó el 2 de julio de 1959, al igual que el primero, con un obispo recibido en audiencia privada por un papa. Esta vez fue Monseñor Girolamo Bartolomeo Bortignon, Ordinario de Padua, quien presentó a Juan XXIII sus acusaciones contra el fraile estigmatizado y el movimiento de oración vinculado a su cuidado pastoral. Para liberar al Padre Pío sería necesaria una nueva investigación. Un nuevo capítulo en la Novela Infernal. 
SÓLO LA SANTIDAD PUEDE SALVARNOS
Escribí estas páginas tratando de imaginar todo el dolor y el desconcierto del hombre que, a instancias de la Providencia, reveló la perversa trama detrás del bordado dorado exhibido para la veneración, si no la adoración, de los fieles de la santa Iglesia Romana. Y, sobre todo, traté de captar al menos una partícula del dolor que sentía el hombre que asumió la carga de soportar el alfa y el omega de un tal designio infernal.
Frente a mi escritorio, en las estanterías cubiertas de libros, hay imágenes de algunos de los santos a los que venero con más devoción y amor. En el centro está el Crucifijo de San Benito, el que puse en manos de mi madre mientras ella moría aquí en mi estudio, donde ahora estoy trabajando. Crux Sancti Patris Benedicti, Crux Sacra sit mihi lux, non draco sit mihi dux, vade retro, Satana! Numquam suade mihi vana, sunt mala quae libas, ipse venena bibas.
Ante este Crucificado y estos santos, ha llegado el momento de sacar algunas conclusiones, o al menos algunas consideraciones, de lo que se ha narrado. Todo se puede resumir en una sola palabra: "¡Carniceros!", ese juicio aterrador que Jesús, por boca del Padre Pío, pronunció sobre los sacerdotes que lo llamaban a que estuviera presente en la hostia consagrada e inmediatamente después lo profanaban. Y, uno debe tener la honestidad de admitirlo, entonces la llamada nueva misa aún no se celebraba. Por lo tanto, no sólo en el cambio del ritual está la raíz del mal. En el fondo se encontraba, y se encuentra, lo que precede y preside la profanación del rito, de cualquier rito, robándolo en una simple ceremonia o tributándolo al Enemigo: la voluntad de destruir e invertir el sacerdocio. Tampoco puede reducirse a una simple, aunque importante, cuestión de doctrina, porque muchos de los hombres implicados en el interminable escándalo, de los que no se han revelado nombres eminentes y venerados, fueron grandes defensores de la Carta. Alguien objetará que el escándalo personal es atenuado, o hasta invalidado por la proclamación de la verdadera fe. Argumento cuya subespecie suena de este modo: "Así ha sido siempre, el que se escandaliza es un moralista." Pero es un argumento pobre de bar o de universidad de tercera edad, porque si no vive como se cree, se termina en creer como se vive, haciendo de la doctrina una moneda de cambio. Es precisamente el hecho de que siempre ha sido así y que nadie se ha escandalizado lo que nos ha llevado a la manifestación planetaria de una iglesia invertida.
No es ni siquiera una simple cuestión de moral recta. Si la moral no es la práctica de la verdadera fe, uno siempre termina predicando una cosa mientras se hace otra. Y el daño es tanto mayor cuanto más el mal es atestiguado por la rectitud del maestro y del pastor.
Menos aún puede reducirse la solución del drama al malentendido concepto taumatúrgico de Tradición, dado que la iglesia de Benedicto XV y Pío XI, para limitarse al caso en cuestión, era idéntica en sus escándalos a la de Bergoglio. Con demasiada frecuencia, los que se nutren de la Tradición terminan contentándose con un pecado que es sólo un poco más antiguo que el de su tiempo. La Tradición debe tener el valor de buscarla encontrando su fuente y siguiendo su curso allí donde nunca se ha secado.
La única respuesta cristiana al mal, que es la única verdadera y practicable, es la del Padre Pío: la santidad. Ese hombre aceptó sufrir a manos de la Iglesia así como los primeros mártires aceptaron sufrir a manos del imperio. En un caso y en otro, sólo la renuncia a la propia vida por amor a Cristo -la santidad- se opone al poder injusto e invertido.
Tan cerca como se puede llegar al inmenso misterio del fraile estigmatizado, se puede imaginar que la misión a la que se ha entregado es la de salvar el sacerdocio de Cristo de aquellos que tienen el poder jerárquico de transmitirlo y la voluntad infernal de profanarlo.
En memoria de la advertencia profética según la cual su verdadera misión no comenzaría hasta después de su muerte, los buenos sacerdotes que no quieren ser sólo hermosas flores cortadas sin raíces deben besar cada día el borde de su hábito. Como hacía el pobre "Publicano" después de haberle servido la misa.