English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 28 de marzo de 2020

NACE EL MISAL HÍBRIDO


Fuente: Carta del autor. (Extracto. Énfasis con negrita y notas entre corchetes añadidos por NP).

Queridos amigos:

Hace casi tres años, escribí el artículo que sigue en mi ahora desaparecido blog Sodalitium-Pianum.com. Hace unos días, con la promulgación, en Roma, de los decretos Cum sanctissima y Quo magis altera, las predicciones [del artículo] se cumplieron: el primer documento agrega nuevos "santos" al misal de 1962, mientras que el ultimo agrega prefacios Novus Ordo y otros.

Interesante: el grupo conservador del indulto Una Voce está diciendo que fue consultado sobre los cambios incorporados en lo que ahora es, para todos los efectos prácticos, un Misal 2020 para uso de ex, pseudo y semi-tradicionalistas.

Primero [léase], mi artículo, para enmarcar todo y mostrar hacia dónde se dirigían las cosas:

¿Se está preparando la FSSPX para la misa híbrida?
Por Sean Johnson Octubre - 2017 Sodalitium-Pianum.com  
Cuando en 2007 la FSSPX celebró la promulgación por Benedicto XVI del Summorum Pontificum, que anunciaba, entre otras cosas, que el rito tradicional nunca había sido abrogado, esa admisión eclipsó en gran medida algunas "bombas de tiempo" contenidas en el mismo documento, como por ejemplo: 
No hace falta decir que, para experimentar la plena comunión, los sacerdotes de las comunidades que se adhieren al uso anterior no pueden, por principio, excluir la celebración según los nuevos libros. 
Y,
Las dos formas de uso del Rito Romano pueden enriquecerse mutuamente: los nuevos Santos y algunos de los nuevos Prefacios pueden y deben ser insertados en el Misal antiguo. (cita) 
En otras palabras, en el mismo momento en que se anuncia que el antiguo rito nunca fue abrogado, Roma anuncia su intención de abrogarlo, creando un nuevo rito híbrido.
Benedicto XVI reiteró la intención romana de impregnar el rito tradicional con elementos del Novus Ordo en su documento Universae Ecclesiae: 
25. En el Misal de 1962 se podrán y deberán insertar nuevos santos y algunos de los nuevos prefacios, según la normativa que se indicará más adelante.
26. Como prevé el art. 6 del motu proprio Summorum Pontificum, se precisa que las lecturas de la santa misa del Misal de 1962 pueden ser proclamadas exclusivamente en lengua latina, o bien en lengua latina seguida de la traducción en lengua vernácula o, en las misas leídas, también sólo en lengua vernácula.
27. Con respecto a las normas disciplinarias relativas a la celebración, se aplica la disciplina eclesiástica contenida en el Código de derecho canónico de 1983.  (cita) 
Traducción: Roma tiene la intención de seguir adelante con la "reforma de la reforma" e imponerla a todas aquellas comunidades que se sirvan del Summorum Pontificum: lecturas de epístola-evangelio sólo en lengua vernácula; ayuno de una hora; nuevos "santos" y prefacios; y presumiblemente, la mayoría de las otras innovaciones de las rúbricas de 1965, que son consideradas como la "verdadera misa del Vaticano II" (ver aquí el porqué). 
Roma percibe la debilidad de Mons. Fellay por todos los compromisos ya adquiridos y, tras 20 años de lucha, sabe que él está en apuros. Tan bien enganchado está, que ni siquiera el Misal de 1962 está a salvo.
De hecho, está condenado. 
¿Cómo reaccionará el clero y los fieles de la FSSPX a la reintroducción del misal de 1965, que Mons. Lefebvre acabó rechazando por ser insuficiente para la formación de los sacerdotes tradicionales?
Bueno, si el desinterés y la apatía de los últimos años es un barómetro, no protestarán. 
Lo interesante será ver cómo Menzingen se ocupará de "preparar los espíritus" para esta futura infidelidad. 
En mi propia capilla de la FSSPX, algunos cambios comenzaron a ser implementados hace varios años, mientras que otros han aparecido sólo en los últimos meses.  Aquí hay una descripción de algunos de ellos:
- De pie en el Agnus Dei, en lugar de arrodillarse como siempre lo habíamos hecho (y que es una postura mucho más congruente litúrgicamente para los fieles durante una oración penitencial).  Recuerden, el Vaticano II quería "participación activa", que erróneamente se equiparó con la "participación vocal", a pesar de la enseñanza contraria de San Pío X. Ahora, ¿cómo puedes participar "activa-vocalmente" (es decir, cantar con el coro) si estás de rodillas golpeando tu pecho?  Por lo tanto, ¡ponte de pie!
- Los monaguillos dicen ahora el "Domine non sum dignus" en voz alta con el sacerdote, contrario a una costumbre de 40 años en sentido contrario. Más erróneamente activo  = participación vocal.  También hace que los monaguillos se acostumbren a decir las oraciones propias del sacerdote (lo que a su vez anima a los fieles a balbucear con ellos).
- No más triple genuflexión durante la Semana Santa en la adoración de la cruz ("Bueno oye, eso fue parte de las reformas pre-Pio XII de todos modos, así que eso es realmente apropiado.") Sí, pero hacer cumplir las innovaciones de Pío XII en este sentido nunca fue la costumbre aquí.  ¿Por qué la repentina preocupación de los últimos años?
- No más adoración de la cruz en calcetines (¡no te quites los zapatos!).  Esto se menciona explícitamente en el boletín (al igual que la abolición de la triple genuflexión), lo que demuestra una interrupción de las costumbres de los fieles de las prácticas más antiguas.
- No más rechazo a la genuflexión para los judíos en el Viernes Santo.  Solía suceder que un buen número de sacerdotes de la FSSPX se negaban a hacer la genuflexión y se mantenían en la práctica tradicional.
Además, se podría citar la proliferación de la Misa dialogada [nunca adoptada por los tradicionalistas de los países anglosajones] en todas las escuelas y seminarios de la FSSPX (que implementa todos los mismos principios litúrgicos defectuosos del Novus Ordo, ¡que es precisamente el por qué y cómo llegamos a él). 
Los planes de Roma son expuestos a plena luz del día, y Menzingen es cómplice. 
Como Michael Davies declaró: 
Asimismo, el Misal de 1965 tenía como objetivo condicionar a los fieles a aceptar sin protestas el Misal radicalmente reformado de 1969.
Entonces, si Menzingen está de acuerdo en seguir adelante con el ralliement a pesar de la muy transparente y pública intención de Roma de transformar el Misal de 1962 en algo más parecido al de 1965, ¿cómo puede entonces la Fraternidad escapar a la acusación de Michael Davies? 
Aquí hay un resumen de lo que contienen los dos nuevos decretos de la CDF: 
La Congregación para la Doctrina de la Fe emitió dos decretos dando nuevos prefacios Eucarísticos y disponiendo la celebración opcional de santos más recientemente canonizados para la forma extraordinaria del rito romano, también conocida como la Misa Tradicional el Latín. 
El decreto Quo magis prevé siete nuevos prefacios eucarísticos para la forma extraordinaria de la Misa, los que pueden ser utilizados para ocasiones particulares, como las Misas votivas o las fiestas de los santos, según una nota que acompaña al rescripto. 
El segundo decreto, Cum sanctissima, establece una disposición para la celebración de las fiestas de tercera clase de los santos canonizados después de julio de 1960, cuyas celebraciones se establecieron después del misal romano de 1962. 
Al mismo tiempo, Cum sanctissima incluye una lista de 70 fiestas de tercera clase, equivalentes a un memorial en la forma ordinaria, que nunca debe ser impedida por la celebración de otras fiestas. 
Según la nota que acompaña al decreto, estas fiestas de santos fueron elegidas por su importancia "en el plan de salvación o en la historia de la Iglesia" y "en función de la devoción que han generado o sus escritos", o por su gran devoción en Roma.
"Al elegir si hacer uso o no de las disposiciones..." dice el decreto, "se espera que el celebrante haga uso del buen sentido común pastoral". 
Ambos decretos están firmados por el Cardenal Luis Ladaria, prefecto de la CDF, y por el Arzobispo Giacomo Morandi, secretario de la CDF. Fueron aprobados por el Papa Francisco en diciembre de 2019. 
Con la publicación de los decretos, la CDF ha cumplido con las peticiones hechas por el Papa Benedicto XVI a la Pontificia Comisión Ecclesia Dei, a la que se encargó el diálogo con los grupos tradicionalistas a la luz de la carta apostólica Summorum Pontificum de Benedicto de 2007. (Fuente).
Enlace al decreto Cum sanctissima (original en Latín): 
Comentario oficial del Vaticano en Español sobre Cum sanctissima: 
El original en Latin del decreto Quo magis altera: 
Mi libro "As We Are?" relataba cómo la FSSPX declaró que se le debía permitir conservar su "práctica sacramental actual", pero luego renunció abruptamente a esa demanda al acatar, en 2017, las directrices pastorales del cardenal Muller que modificaron sustancialmente la práctica sacramental en relación con los matrimonios en las capillas de la FSSPX.
No cabe duda de que tanto Roma como la FSSPX tendrán que ser cautelosas en este sentido, pero Roma ya ha declarado su intención de ser paciente, mientras la neo-FSSPX engaña a sus fieles.
Y así, la dialéctica Ratzingeriano-Hegeliana (síntesis, antítesis, tesis) terminará con ambas partes acordando algo muy cercano al Misal de 1965, y esta será la "solución" por la cual la FSSPX se "regularizará" finalmente en el panteón conciliar pluralista.
Semper Idem,
Sean Johnson 
3/26/20