English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 14 de enero de 2018

COMENTARIO ELEISON Número DXLVIII (548) - 13 de enero de 2018


La Fe Es Crucial – II
Dios es invisible, pero siempre está allí.
El hombre debe creer en Él, para Su Cielo compartir.
Su Excelencia,
Hablando con un sacerdote de Indulto (uno que dice la verdadera Misa pero obedece a los oficiales de la Iglesia en Roma) me he confundido acerca de Mons. Lefebvre y la posición que tomó en defensa de la Fe. Yo pensaba que él estaba en lo correcto, pero ahora no estoy tan seguro. He aquí algunos de los argumentos del sacerdote:
1 El Arzobispo desobedeció a Roma. Esto prueba que él era orgulloso.
2 Si él hubiera desistido de su Fraternidad y seminarios para obedecer a Roma, hubiera sido heroico.
3 Si él desobedeció a Roma para salvar la Tradición, hizo el mal para traer el bien, lo que está mal.
4 Obedecer a un Papa tan errado como el Papa Francisco es un martirio, por el que se imita a Cristo.
5 Para Mons. Fellay entrar en las fauces del león romano es, en términos espirituales, heroico.
Estimado señor,
En tiempos sanos la Iglesia Católica les da a las almas una dirección clara de lo que es verdadero o falso, correcto o equivocado, y usted no estaría en confusión. Pero desde el Concilio Vaticano Segundo (1962–1965) estos no han sido tiempos sanos, porque los mismos jefes de la Iglesia en ese Concilio abandonaron la verdadera religión Católica de Dios y adoptaron una falsa religión hecha por el hombre, a la que podemos llamar Conciliarismo. Así que desde los años 1960 los Católicos han estado confundidos desde arriba hasta abajo de la Iglesia, al tratar de ir en dos direcciones al mismo tiempo. Por ejemplo, este sacerdote de Indulto dice la Misa de la verdadera religión, mientras que intenta obedecer a los romanos dedicados a la falsa religión. No es de extrañar que usted se confunda al escucharlo. Y usted seguirá confundido hasta que comprenda perfectamente la diferencia entre la verdadera religión de Dios y el Conciliarismo de los hombres – puede ser que Dios quiera que usted haga un poco más de tarea.
Un Católico es un Católico por la Fe que cree, por los sacramentos que recibe y por la jerarquía que obedece. Pero es un Católico primeramente por su Fe, sin la cual no le conciernen los sacramentos Católicos o la jerarquía. Por lo tanto, la Fe Católica es fundamental para un Católico, y es esa Fe que los oficiales romanos abandonaron en el Vaticano II para salir de la sintonía con Dios hacia la sintonía con hombre moderno. Luego, el Conciliarismo es fundamentalmente diferente del Catolicismo y crea un punto de vista bastante diferente desde el cual situar el orgullo, el heroísmo, la obediencia, etc. El punto de vista Católico es verdadero, el punto de vista Conciliar es falso. Entonces, en cuanto a los argumentos del sacerdote de Indulto:
1 El Arzobispo no era orgulloso, porque él estaba defendiendo la verdad de Dios y poniendo a Dios antes que a los hombres. Por el contrario, herejes como Lutero y los Conciliaristas son orgullosos porque están desafiando a Dios para agradar a los hombres.
2 Él fue heroico por no ceder ante Roma, y por resistir a Roma para poner a Dios primero.
3 Cuando hizo lo que hizo para salvar la Tradición, no hizo mal sino bien para alcanzar un bien.
4 El martirio Católico reposa en sufrir daño y muerte no por cualquier causa, sino solamente por la verdadera Fe Católica. El Arzobispo sufrió un verdadero martirio al no ceder ante los Papas que se equivocaban, y al hacer todo lo que pudo para hacer que ellos vieran cómo estaban abandonando la verdadera Fe.
5 Sus sucesores, por el contrario, al hacer todo lo que pueden desde por lo menos el año 2000 para poner la Fraternidad del Arzobispo bajo el control de los romanos Conciliares, no son de ningún modo heroicos, porque están poniendo al hombre antes que a Dios. Tampoco son mártires, ni están imitando a Cristo, pero sí son orgullosos.
Estimado Señor, espero que a estas al turas pueda ver que todo en la Iglesia debe ser juzgado a la luz de la Verdad y de la Fe. Esto es porque la fe de un hombre o la falta de ella es su actitud básica hacia Dios. Un hombre puede decidir ir al Infierno si quiere, pero si quiere ir al único verdadero Cielo del único verdadero Dios, entonces debe comenzar creyendo en Él, de acuerdo a la verdadera Fe.
Kyrie eleison.