English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 22 de marzo de 2014

¿QUÉ DERECHO PARA LA TRADICIÓN CATÓLICA?.- EL LIBRO PROHIBIDO DEL PADRE PIVERT.- CAPÍTULO 3

Descargue el capítulo 3 aquí.

Capítulo 3
Procesos de los Padres Salenave y Pinaud
Documentos preliminares.

Comunicado del Padre Thouvenot.

Después de haber dado las reglas procesales, podemos seguir adelante en los procesos de los Padres Salenave y Pinaud. He aquí primeramente los documentos preliminares, es decir, aquellos que precedieron la apertura de los procesos propiamente dichos.
El Padre Thouvenot es el secretario general de la FSSPX. Luego de la publicación en internet de una carta dirigida a Monseñor Fellay llamada “carta de los 37”, y después de una investigación por la Casa General, anunció a todos los miembros de la Fraternidad y Comunidades amigas la suspensión del ministerio de tres sacerdotes y su futuro proceso.

Este es el texto:

Carta Circular n° 2013-03 SP 2
7 de marzo de 2013.
Para difusión a todos los miembros.
                                                                                                                        
Excelencias, Señores Superiores y estimados cofrades,

Una empresa de subversión acaba de ser sacada a la luz en el seno de la Fraternidad. Desde hace varios meses, cartas anónimas circulan en internet y han sido enviadas por correo a los miembros de nuestra sociedad con el objetivo de desacreditar a la autoridad. El sitio “Antimodernisme.info”, luego el sitio “La Sapinière.info” que se dice “patrocinado por sacerdotes de la FSSPX”, difunden estos documentos así como ataques en contra de varios miembros.

El 28 de febrero fue difundida una pretendida “Carta de 37 sacerdotes del distrito de Francia”. En realidad, es la obra de un puñado de sacerdotes decididos a hacer estallar la Fraternidad, especialmente por exigir la dimisión del Superior general y de sus Asistentes, recurriendo a la calumnia, a la detracción, a las amalgamas de las que se sirve la desinformación. El Padre de Cacqueray denunció este procedimiento destructor entre los sacerdotes.

En estrecha colaboración con Monseñor Williamson, el padre Olivier Rioult es el cerebro de esta empresa de insubordinación, en concierto con el Padre Nicolás Pinaud y el Padre Matthieu Salenave. Ellos se benefician del apoyo de otros sacerdotes, de los cuales algunos de ellos han sido expulsados de la Fraternidad por acciones subversivas, así como de algunos laicos muy experimentados en la utilización de internet y la instrumentalización de foros de discusión con fines sediciosos. Estos sacerdotes no retroceden ante nada y se dicen listos para llegar hasta el tope.

Con el fin de desenmascarar completamente a estos agitadores que pierden de vista su vocación sacerdotal, hoy se les ha dado a conocer que están relevados de todo ministerio y que deberán irse a prioratos distintos. Un proceso eclesiástico será instruido en su contra, a menos que prefieran encerrarse en su desobediencia, en cuyo caso serán expulsados de la sociedad.

Nuevos ataques son ya planificados por estos sacerdotes extraviados. En particular, tienen la intención de publicar próximamente el documento de la declaración doctrinal del 15 de abril de 2012 que Monseñor Fellay envió al cardenal Levada. Monseñor Williamson acaba de hacérselos llegar para este efecto. Sepan que ustedes encontrarán este texto en el próximo Cor Unum con las explicaciones y todos los documentos anexos que les darán un conocimiento completo del expediente que nos ocupó el año pasado. Como siempre, estos sacerdotes rebeldes pretenden presentar este documento como una prueba de la traición y de la “adhesión de Menzingen” al modernismo, a la misa de Paulo Vi y a los errores conciliares… Cada uno sabrá diferenciar entre la información y la intoxicación organizada de manera anónima. El último Cor unum ha empezado la publicación de respuestas dadas por nuestro Superior general durante el invierno 2011-2012; el de Pascua continuará este trabajo de información clara y serena.
En este período de cuaresma, pero también de preparación a la consagración a San José, patrono de la Iglesia católica romana, les aseguro mi respetuosa y fiel dedicación sacerdotal.


Padre Christian Thouvenot.

*

La Casa General no debió olvidar la exhortación de Nicodemo a los fariseos:
“Nuestra ley ¿condena un hombre sin que si primero no le oye, y sabe lo que ha hecho? 

Decreto penal previo

El mismo día de la carta del Secretario General, Monseñor Fellay firmó el siguiente decreto. No tenemos el decreto del Padre Salenave, pero su tenor es semejante.

*

Decreto penal

El Santo Nombre de Dios invocado,

Nosotros, Bernard FELLAY, Superior general de la Fraternidad Sacerdotal San Pio X;

Considerando la carta publicada el 28 de febrero de 2013 en el sitio de internet “La Sapinière”, así como las cartas anónimas dirigidas a los miembros de la sociedad;

Considerando en particular que esta carta del 28 de febrero tiene un carácter eminentemente sedicioso que aparece de su misma lectura;

Considerando que esta carta es constitutiva del delito descrito en el canon 2331§2 del código de 1917: Y a los que conspiren contra la autoridad del Romano Pontífice, de su Legado o del Ordinario propio, o contra los mandatos legítimos de estos, y asimismo a los que exciten a los súbditos a desobedecerles, castígueseles con censuras u otras penas; y si son clérigos, príveseles de las dignidades, beneficios y demás cargos; de voz activa y pasiva y del oficio, si son religiosos”.

Considerando, por otra parte, que indicios muy probatorios establecen la participación del Padre Nicolás PINAUD en la redacción y la difusión de estas cartas;

Considerando que la intención de perjudicar y atacar la existencia misma de la FSSPX se establece de manera muy evidente por los mismos indicios;

Considerando, en consecuencia, que hay un peligro inminente para el bien común dejar al Padre Nicolás PINAUD en el ministerio que ocupa actualmente;

El Superior General se ve obligado de tomar en su contra medidas precautorias con el fin de evitar daños más graves al bien común;

Por el presente decreto, el Superior General ordena al Padre Nicolás PINAUD dirigirse, en las 72 horas que siguen a la notificación de este acto, al priorato de JAIDHOF (Austria) y permanecer allí hasta la conclusión del proceso penal eclesiástico que le será interpuesto. Se le prohíbe dejar esta residencia sin el acuerdo expreso del Superior General o de uno de sus Asistentes.

Desde la notificación de este decreto, la celebración pública de la misa, la predicación, la publicación de artículos o cartas en un boletín o en internet o toda otra forma de apostolado le es prohibida (con excepción del socorro a los moribundos).

El no respeto de estos preceptos será sancionado por la expulsión ipso jure de la FSSPX.

El prior o el superior de la casa velará para que el Padre Nicolás PINAUD no tenga acceso a internet y no tenga ocasión de confundir a los fieles o a los cofrades.
Hecho en Menzingen el jueves 7 de marzo de 2013, en la fiesta de Santo Tomás de Aquino.

(firmado) S.E. Monseñor Bernard Fellay, Superior General
                 Padre Yann Vonlanthen, Notario.

*

Este decreto penal tiene como finalidad establecer medidas precautorias. Es lamentable, por lo menos, que el Superior General no haya citado los cánones sobre los cuales se fundó. Helos aquí:

Canon 1956. Tratándose de delitos muy graves, si el Ordinario juzga que sirve de escándalo a los fieles que el inculpado ejerza los ministerios sagrados, o desempeñe algún oficio eclesiástico espiritual o piadoso, o se acerque públicamente a la sagrada comunión, puede, a tenor del canon 2222, § 2, oído el fiscal, prohibirle el ministerio sagrado, el ejercicio de los otros oficios y aun la participación pública en la sagrada comunión.

Canon 1957. Asimismo, si el juez estima que el acusado puede atemorizar a los testigos, o sobornarlos, o impedir de otro modo el curso de la justicia, puede, oyendo antes al fiscal, dar un decreto ordenándole que abandone temporalmente una localidad o parroquia, o también que se retire a un lugar determinado y que permanezca allí sometido a vigilancia especial.

Canon 1958. Los decretos de que se hace mención en los cánones 1956 y 1957 no pueden darse si no se ha citado al reo y este ha comparecido o es contumaz, ya se den después de ser oído por primera vez, o sea después de su primera comparecencia, ya más adelante, en el decurso del proceso; y contra dichos decretos no hay remedio jurídico.

Algunas prescripciones de la ley no fueron respetadas ya que el promotor de justicia no fue escuchado jamás y las medidas se tomaron antes de la citación y la audición del interesado que, oficialmente, todavía no es acusado. Además, se actúa como si el Padre Pinaud ya fuera culpable, se afirma ya su intención de dañar siendo que pertenece al tribunal establecerlo. Es verdaderamente dictar a los jueces su conducta. Que ciertos hechos estén comprobados, sí, pero que sus autores sean conocidos y sus intenciones perversas establecidas, no. Que ciertas medidas como la privación de internet o la asignación a residencia puedan tener un carácter precautorio, sea. Pero no vemos cómo justificar la privación del ministerio.

Decreto de erección del Tribunal

Decreto de erección del tribunal eclesiástico delegado.

Monseñor Bernard Fellay, Superior General,

CONSIDERANDO que durante el otoño de 2012 y hasta hoy algunos documentos anónimos de carácter subversivo titulados Carta a nuestros cofrades sacerdotes n°1 y n° 2 (11 de diciembre de 2012) y n°3 (enero de 2013), Catecismo de la crisis en la Fraternidad (febrero de 2013), Carta anónima de 37 sacerdotes del distrito de Francia (28 de febrero de 2013 y otras, han sido difundidos por correo postal y por internet en sitios anónimos, como “Antimodernisme.info”, “La Sapinière.info”, “Avec l’Immaculée” etc.

CONSIDERANDO que ciertos de estos escritos provienen evidentemente de sacerdotes de la Fraternidad y que los autores que todavía permanecen anónimos se presentan como sacerdotes de la Fraternidad;

CONSIDERANDO que el Capítulo General de 2006 expresó el deseo que los conflictos con la autoridad fueran arreglados por instancias ad casum instituidas por los superiores mayores;

CONSIDERANDO que los sacerdotes implicados provienen de diferentes Distritos;
VISTA la consulta y la opinión favorable de nuestro Consejo;

Por la presente erigimos un tribunal eclesiástico delegado encargado de investigar los hechos mencionados anteriormente y sobre la imputabilidad de los delitos, de convocar e interrogar a las personas implicadas, examinar y evaluar las pruebas, declaraciones y testimonios, de escuchar la defensa, de determinar las responsabilidades y de pronunciar las sentencias según las normas del Derecho de la Iglesia y de nuestra sociedad.

Nosotros nombramos al Padre Henry Wuilloud como Juez, asistido de dos asesores en la persona de los Padres Pier Paolo Petrucci y Vincent Quilton.

Hecho en Menzingen, el 18 de marzo de 2013.

(firmado) Monseñor Bernard Fellay, Superior General
                 Padre Yann Vonlanthen, Notario.

*

Primera anomalía: ¿Cómo es posible que este decreto de erección confiera al tribunal la tarea de investigación, es decir, las funciones de la policía? Esta confusión alienta todas las arbitrariedades.

He aquí cómo los procedimientos penales deben desarrollarse: En virtud de que el derecho francés es bastante semejante al derecho canónico, lo compararemos, así será más fácil de comprender para aquellos que no tienen conocimiento de los procedimientos penales.

Todo comienza por una sospecha. Enseguida viene la investigación, la cual es llevada a cabo, en el derecho francés, por la policía bajo el control del procurador de la República: la policía presenta el resultado de su investigación y éste decide si ha lugar la demanda o no. Si sí, el procurador remite a los sospechosos al tribunal competente. Éste establece, apoyándose en los resultados de la investigación, el acta de acusación, leyéndola ante los jueces al principio del proceso. Enseguida vienen los debates con el establecimiento de las pruebas por testimonios o de otra manera, concluye por la sentencia pronunciada por los jueces que deliberan solos.

Según el derecho canónico, “antes que alguien sea citado para responder de un delito, una investigación especial debe preceder, con el fin de establecer si la imputación tiene fundamento y cuál” (canon 1939), esto por un sacerdote designado por el obispo (canon 1940). “Al finalizar la investigación, el investigador hace un reporte al Ordinario adjuntando su opinión”. “Si el obispo estima que hay “argumentos ciertos o al menos probables y suficientes para instituir la acción, el acusado es citado a comparecer y el procedimiento continúa de acuerdo a los cánones que siguen” (canon 1946).

Para una mayor independencia del tribunal, el canon 1941 estipula que “el investigador no puede ser juez en la misma causa”. Esto es normal, ¿se imaginan que un policía juzgue el asunto sobre el cual acaba de investigar? ¿O a un procurador juzgar lo que acaba de requerir?  Ellos se darían la razón a sí mismos, de lo contrario no hubieran requerido lo que requirieron.

Segunda anomalía: El decreto erige un tribunal. ¿Por qué nombra dos asesores y no jueces? ¿Se trata de una aplicación del canon 1575 que autoriza al juez único a agregarse dos asesores a título de consejeros? Pero entonces, ¿por qué no se nombra a un promotor de justicia que es rigurosamente necesario? O bien, ¿estaremos en el procedimiento extra-judicial del código modernista sin decirlo? Entonces ya no sería un tribunal, por lo que las prescripciones del Capítulo de 2006 no serían respetadas, sabiendo además toda las arbitrariedades que permite el código modernista, es decir, a lo que alienta, lo que se hará cada vez más claro en el avance de estos procesos. Para asegurar la objetividad de la sentencia y tomar todos los medios para evitar la salida del acusado en el caso de que fuera condenado, como lo estableció el capítulo de 2006, hay mejores. Sobre todo, no estando definido el procedimiento, los actos serán necesariamente nulos.

Tercera anomalía: El canon 1574 exige que el juez sea experto en derecho canónico. Evidentemente este no es el caso del Padre Wuilloud, del cual no conocemos los diplomas universitarios o la formación especial que ha recibido desde su entrada en la clericatura, a pesar de sus otras cualidades.

Cuarta anomalía: Si el Superior General no quiere juzgar por sí mismo para conservar una perfecta objetividad en el juicio, ¿por qué, entonces escogió a alguien que toma partido ciegamente por él? Esto se manifiesta claramente en las afirmaciones escritas por el Padre Wuilloud en el boletín de su distrito de Suiza: “Para los sacerdotes, para los fieles apegados a la Tradición, la vida está en la Fraternidad”, para permanecer fieles hay que hacer “un acto de fe en el superior que Dios nos dio. (Le Rocher n° 83, junio-julio de 2013).