English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 2 de julio de 2013

CARTA DE LECTORES: ROMA Y EL ANTICRISTO, POR RAÚL DEL ROSAL MONTALVO.


Por: Raúl del Rosal Montalvo
“Creo que ha llegado el tiempo de las tinieblas. Hemos de releer la segunda epístola de San Pablo a los Tesalonicenses, que nos anuncia y describe, sin indicar la duración, la llegada de la apostasía y de cierta destrucción. Hay un obstáculo que debe desaparecer. Los padres de la Iglesia pensaron que  el obstáculo era el Imperio Romano. Sin embargo el Imperio Romano ya se ha disuelto y el Anticristo todavía no ha llegado. Por lo tanto no es el poder temporal de Roma sino de su poder espiritual de lo que se trata. Para Santo Tomás de Aquino se trata del poder romano espiritual, que no es otro que el del Papa”. (Mons. Lefebvre Tradición Católica No 165 Marzo-Abril 2001 Pág. 50)

La Pasión de La Santa Iglesia Católica, es llevada a cabo por nuestras autoridades eclesiásticas (Papa, obispos, cardenales y fieles), la Esposa experimenta la Pasión y Sufrimiento, por lo que paso el Esposo AMADO.
Hoy más que nunca se vive la Pasión de la Esposa de Cristo, se vive  el camino  al gólgota,  el camino de una nueva iglesia ecuménica mundialista,  de la fraternidad, del amor, y del error, en donde ya no se acepta a Cristo Crucificado, sino al Cristo  Cósmico, el primero unido al Magisterio y  la Tradición de 2000 años, el segundo al subjetivismo, al indiferentismo, y al sincretismo religioso, con esto se cumple así las mismas caídas que sufriera Cristo en su Pasión.
Así también, la Iglesia es despojada de sus vestimentas como lo hicieran con Cristo, se le despoja de la Tradición, de su Magisterio Infalible, para adaptarla al “Mundo Moderno”. 
La Esposa del Verbo será entregada para ser llevada al Calvario. Calvario que enmarcara la  Parusía del Señor, para encontrar a la Esposa engalanada toda ataviada llena de resplandor que va al encuentro del Esposo. Y vi. La ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, del lado de su esposo. (Ap. 21, 2) Así mismo las Santas Escrituras nos describen el castigo para Roma, la ciudad de las siete colinas. Un segundo ángel siguió diciendo: Cayó, cayó Babilonia la grande, que a todas las naciones dio a beber del vino del furor de su fornicación. (Ap. 5, 8)
Muchos exegetas y traductores de las Sagradas escrituras vieron en este pasaje a la Roma pagana que en ese tiempo se dedico a perseguir a los Santos y cristianos de los primeros siglos incluido nuestro Señor Jesucristo,  aunque en la actualidad podemos decir que es Roma la perseguidora de los verdaderos católicos, la misma que en revelaciones la Virgen en la Salette ha dicho que Roma perderá la Fe, para convertirse en la sede del Anticristo. Y clamó con gran voz diciendo: “Ha caído, ha caído Babilonia la grande, y ha venido a ser albergue de demonios y refugio de todo espíritu inmundo y refugio de toda ave impura y aborrecible. (Ap. XVIII, 2)
San Pablo  amonesta a los cristianos a que no se junten con los infieles: «No os juntéis bajo un mismo yugo con los infieles, que os son tan desiguales. Pues, ¿qué participación puede haber entre la justicia y la iniquidad?, ¿o qué comunicación de la luz con las tinieblas?, ¿qué ar­monía de Cristo y Belial?, ¿o qué parte del fiel con el infiel?, ¿y qué acuerdo entre el templo de Dios y los ídolos? Porque nosotros somos templo del Dios vivo... por tanto, salid de en medio de ellos y apartaos -dice el Señor- y cosa impura no la toquéis, y yo os acogeré» (II Cor. 6, 14.)

SUEÑO PROFETICO DE DON BOSCO

En el sueño 75 del año de 1870, Don Bosco describe lo que debería de acontecer en un futuro mediato veamos:
El seis de enero, fiesta de la Epifanía o de la manifestación del Señor, se celebró la segunda Sección del Concilio Vaticano, en el cual los Padres, según el rito, hicieron uno después de otro comenzando por el Sumo Pontífice, la solemne profesión de fe.
La víspera de aquella memorable solemnidad Don Bosco vio en sueño cuanto vamos a exponer a continuación: fue el mismo siervo de Dios quien escribió lo que vio y oyó.
Sólo Dios lo puede, lo conoce todo y lo ve todo. Dios no tiene ni pasado ni futuro, para Dios no hay nada oculto; todas las cosas le son presentes y para Él es su infinita misericordia y para su gloria puede manifestar las cosas futuras a los hombres.
¿Y de ti, Roma, qué será? ¡Roma ingrata, Roma afeminada, Roma soberbia! Has llegado a tal punto de insensatez que no buscas y no admiras otra cosa en tu Soberano, más que el lujo, olvidando que tu gloria esta en el Gólgota. Ahora él es anciano, decrépito, inerme, despojado; mas con su palabra esclavizada hace temblar a todo el mundo.

¡Roma…yo vendré cuatro veces sobre ti!
En la primera heriré tus piernas y sus habitantes
En la segunda llevaré estrago y el exterminio hasta tus murallas.
¿No abrirás aún los ojos?
Vendré por tercera vez, abatiré las defensas y a los defensores y al mandato del Padre comenzará el reinado del terror, del espanto y de la desolación.
Pero mis sabios huyen, mi ley es todavía conculcada, por eso haré una cuarta visita. ¡Ay de ti si mi ley continúa siendo letra muerta para ti! Habrá prevaricaciones entre los doctos y entre los ignorantes. Tu sangre y la sangre de tus hijos lavarán las manchas que has echado sobre la ley de tu Dios. (Del libro Los Sueños Proféticos de Don Bosco Pág. 333 y 335)
Esto que nos describe Don Bosco tiene una gran similitud con lo que en 1634 se dio en Quito Ecuador con la aparición de Nuestra Señora del Buen Suceso y la  revelación  a la Madre Mariana de Jesús Torres. Mientras ésta oraba ante el Santísimo Sacramento.
“La lámpara del santuario se apagó y al tratar de encenderla nuevamente, la iglesia se llenó de una luz sobrenatural. La Madre de Dios apareció en esa luz y dijo a la Madre Mariana, “La lámpara del santuario que arde ante el Prisionero de Amor y que viste apagarse, tiene muchos significados.”
Primer significado: A fines del Siglo XIX y gran parte del Siglo XX, surgirán varias herejías en esta tierra que se habrá convertido en una república libre. La luz preciosa de la fe se apagará en las almas debido a una corrupción moral casi total. En esos tiempos sucederán grandes calamidades físicas y morales privadas y públicas. El pequeño número de almas que mantendrán la fe y practicarán las virtudes tendrán que soportar sufrimientos crueles e indescriptibles…
Segundo significado: Se abandonarán mis comunidades que quedarán sumergidas en una profunda amargura y parecerá que se ahogan en tribulaciones. Cuantas verdaderas vocaciones se perderán por falta de dirección hábil y prudente para formarlas! Cada maestra de novicias necesitará ser un alma de oración y saber discernir sus espíritus.
Tercer significado: En esos tiempos, se llenará el aire del espíritu de impureza que como un diluvio de suciedad inundará las calles, las plazas y los lugares públicos. El libertinaje será tal que no habrá más almas virginales en el mundo.
Cuarto significado: Al controlar todas las clases sociales, las sectas penetrarán con gran habilidad en los corazones de las familias y destruirán hasta los niños. El demonio se glorificará de alimentar pérfidamente los corazones de los niños. La inocencia de la infancia casi desaparecerá. Así se perderán las vocaciones sacerdotales, será un verdadero desastre. Los sacerdotes abandonarán sus deberes sagrados y el camino que Dios les marcó.
“Entonces la Iglesia pasará por una noche obscura por falta de un Prelado y Padre que la cuide con amor, gentileza, fortaleza y prudencia y un gran numero de sacerdotes perderán el espíritu de Dios, poniendo a las almas en un gran peligro…Satanás controlará la tierra a causa de hombres infieles que como una nube negra, obscurecerán el cielo claro de la república consagrada al Sagrado Corazón de mi Divino Hijo. Puesto que esta república permitió la entrada de todos los vicios, tendrá que sufrir toda clase de castigos: plagas, hambre, guerra, apostasía y la pérdida de numerosas almas. Y para esparcir estas nubes negras que bloquean la alborada radiante de la libertad de la Iglesia, habrá una guerra terrible en la que correrá la sangre de sacerdotes y religiosos…Esa noche será tan horrible que parecerá que el mal hubiera triunfado. Entonces llegará mi tiempo en el que destruiré de manera asombrosa el orgullo de Satanás, arrojándolo bajo mis pies, encadenándolo en las profundidades del infierno, dejando a la Iglesia y al país por fin libres de su cruel tiranía”.
Por su parte el Catecismo de nuestra Santa Iglesia en el número 675 nos define lo que tiene que suceder: Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf. Lc 18:8; Mt 24, 12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lc 21, 12; Jn 15, 19-20) desvelará el “misterio de iniquidad” bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorificara a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne (cf. 2 Ts 2, 4-12; 1 Ts 5, 2-3; 2 Jn 7; 1 Jn 2, 18.22)
Creo sinceramente que estamos viviendo los tiempos de preparación a la venida del Anticristo. La apostasía, el destronamiento de Nuestro Señor Jesucristo, la Iglesia en igualdad con las falsas religiones; la Iglesia ya no es la Esposa de Jesucristo, único Dios. (Mons. Lefebvre Tradición Católica No 165 Marzo-Abril 2001 Pág. 49-50)
Se va formando una Iglesia adúltera, filial de la universal, también adultera, con el nombre de Neo-catolicismo, o Movimiento Vital Católico, o Vitalismo Cristiano, cuyos miembros detentan los puestos directivos de la Iglesia oficial, acosando a los católicos fieles a la verdadera Iglesia, reducidos a total marginación. (Del Libro El Fin de los Tiempos y Seis Autores Modernos Pág. 360)
Lo que habrá de cumplirse escatológicamente en la  Santa Iglesia Católica así será. “Por grande que sea la adversidad y el dolor que nos inflige la pasión que sufre la Iglesia, no debemos ceder a la tentación, ni al abandono, ni al desánimo. El papel de la Hermandad es el de dar un mensaje de fidelidad al pasado de la Iglesia y esperanza para su futuro”. (Tradición Católica No 165 Marzo-Abril 2001 Pág. 48)
Hasta hace algunos años esta era la postura de la FSSPX, después han cambiado las cosas. Tal actitud debemos entender corresponde a las peticiones hechas por nuestro Superior Bernard Fellay a nuestras autoridades eclesiásticas:
1.      Liberación de la Santa Misa de San Pío V
2.    Retiro de las supuestas excomuniones a los obispos consagrados por Mons. Lefebvre.
Estas dos peticiones se cumplieron con el  Mutuo Propio Summorum Pontificum de Benedicto XVI dado en julio del 2007 y el Decreto del 15 de diciembre del 2008. Esto visto como un “gesto” de Bondad. Cuando hemos dicho que la Misa de San Pío V es a perpetuidad tal y como lo estipula la Bula Quo Primum Tempore. Y las supuestas excomuniones se dieron por el Estado de Necesidad que argumento en su momento Mons. Lefebvre ¿”entonces cual benignidad y misericordia”?
Decreto sobre el Levantamiento de las supuestas excomuniones.
“Su Santidad Benedicto XVI, que ha seguido desde el inicio este proceso”, sigue la nota de la Santa Sede, “ha buscado siempre recomponer la fractura con la Fraternidad, incluso reuniéndose personalmente con S. E. Mons. Bernard Fellay, el 29 de agosto de 2005. En aquella ocasión, el Sumo Pontífice manifestó la voluntad de proceder gradualmente y en etapas razonables tal camino y ahora, benignamente, con solicitud pastoral y paterna misericordia, mediante un Decreto de la Congregación para los Obispos del 21 de enero de 2009, revoca la excomunión que pesaba sobre los mencionados Prelados. El Santo Padre se ha visto inspirado en esta decisión, del augurio por que se llegue lo más pronto posible a la completa reconciliación y a la plena comunión”
El Decreto de la Congregación para los Obispos señala: "con carta del 15 de diciembre de 2008 dirigida a Su Eminencia el Señor Cardenal Darío Castrillón Hoyos, Presidente de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei, Mons. Bernard Fellay, a nombre de los otros tres Obispos consagrados el día 30 de junio de 1988, solicitaba nuevamente el levantamiento de la excomunión latae sententiae formalmente declarada con Decreto del Prefecto de esta Congregación para los Obispos de fecha 1° de julio de 1988”. En base a las facultades expresamente concedidas por el Santo Padre Benedicto XVI, en virtud del presente Decreto, levanto a los Obispos Bernard Fellay, Bernard Tissier de Mallerais, Richard Williamson y Alfonso de Galarreta la censura de excomunión latae sententiae declarada por esta Congregación el 1° de julio de 1988, mientras declaro nulo de efectos jurídicos, a partir de la fecha de hoy, el Decreto emitido entonces. (Roma, de la Congregación para los Obispos, 21 de enero de 2009.) (Tomado de la página de Internet de ACI Prensa)
Motuo Propio
Queridos Hermanos en el Episcopado:
Con gran confianza y esperanza pongo en vuestras manos de Pastores el texto de una nueva Carta Apostólica “Motu Propio data” sobre el uso de la liturgia romana anterior a la reforma efectuada en 1970. El documento es fruto de largas reflexiones, múltiples consultas y de oración. Noticias y juicios hechos sin información suficiente han creado no poca confusión. Se han dado reacciones muy divergentes, que van desde una aceptación con alegría a una oposición dura, a un proyecto cuyo contenido en realidad no se conocía. A este documento se contraponían más directamente dos temores, que quisiera afrontar un poco más de cerca en esta carta. En primer lugar existe el temor de que se menoscabe la Autoridad del Concilio Vaticano II y de que una de sus decisiones esenciales – la reforma litúrgica – se ponga en duda. Este temor es infundado. Al respecto, es necesario afirmar en primer lugar que el Misal, publicado por Pablo VI y reeditado después en dos ediciones sucesivas por Juan Pablo II, obviamente es y permanece la Forma normal – la Forma ordinaria – de la Liturgia Eucarística. La última redacción del Missale Romanum, anterior al Concilio, que fue publicada con la autoridad del Papa Juan XXIII en 1962 y utilizada durante el Concilio, podrá, en cambio, ser utilizada como Forma extraordinaria de la Celebración litúrgica. Non es apropiado hablar de estas dos redacciones del Misal Romano como si fueran “dos Ritos”. Se trata, más bien, de un doble uso del mismo y único Rito. Por lo que se refiere al uso del Misal de 1962, como Forma extraordinaria de la Liturgia de la Misa, quisiera llamar la atención sobre el hecho de que este Misal no ha sido nunca jurídicamente abrogado y, por consiguiente, en principio, ha quedado siempre permitido. En el momento de la introducción del nuevo Misal, no pareció necesario emitir normas propias para el posible uso del Misal anterior. Probablemente se supuso que se trataría de pocos casos singulares que podrían resolverse, caso por caso, en cada lugar.
El decreto de la Congregación cita el pasaje de la carta de Mons. Fellay ya mencionado en la nota de la Sala de Prensa y señala:  "Su Santidad Benedicto XVI –paternamente sensible a la desazón espiritual manifestada por los interesados a causa de la sanción de excomunión y confiado en el compromiso expresado por ellos en la citada carta de no ahorrar esfuerzo alguno para profundizar en los diálogos necesarios con las Autoridades de la Santa Sede sobre las cuestiones aún abiertas, para así poder llegar pronto a una plena y satisfactoria solución del problema surgido al origen ha decidido reconsiderar la situación canónica de los Obispos Bernard Fellay, Bernard Tissier de Mallerais, Richard Williamson y Alfonso de Galarreta surgida con su consagración episcopal”.
“Con este acto –sigue el decreto se desea consolidar las recíprocas relaciones de confianza e intensificar y dar estabilidad a las relaciones de la Fraternidad San Pío X con esta Sede Apostólica. Este don de paz, al concluir las celebraciones natalicias, quiere ser también un signo para promover la unidad en la caridad de la Iglesia universal y llegar a eliminar el escándalo de la división”.
“Se augura que este paso sea seguido por la solícita realización de la plena comunión con la Iglesia de toda la Fraternidad San Pío X, testimoniando así verdadera fidelidad y verdadero reconocimiento al Magisterio y a la autoridad del Papa con la prueba de la unidad visible.
Es aquí donde se pone de manifiesto la postura de Mons. Bernard Fellay, con estos dos puntos, el repentino cambio de sus declaraciones y de la  aceptación de la “nueva misa” y del no ataque al conciliábulo Vaticano II.
León XIII lo advertía desde 1899, en la Testem benevolentiae: “ELLOS de es oportuno callar ciertos puntos de doctrina, como si fueran de menor importancia, o atenuarlos hasta vaciarlos del sentido al que la Iglesia se sujetó siempre. No hay necesidad de largos discursos para mostrar qué condenable es la tendencia de esta concepción... Tampoco hay que pensar que no hay ninguna falta en ese silencio con el que se quiere cubrir ciertos principios de la doctrina católica para envolverlos en la oscuridad del olvido. Pues todas esas verdades que forman el conjunto de la doctrina cristiana no tienen más que un solo Autor y Director... (Jesucristo Nuestro Señor)
Con esto va quedando más claro, si entre los obispos consagrados había uno solo con tendencia a sujetarse a los lineamientos dados por el fundador de la FSSPX, entonces se convertía en un obstáculo que detenía la nueva línea, y  no era precisamente el Katejon que detiene la aparición del anticristo. Por consiguiente ese obstáculo no es otra cosa que Mons. Richard Williamson y todo aquel que ya no se sujete a la nueva-tendencia de la FSSPX, cosa que vemos lo acontecido a varios sacerdotes de la misma FSSPX, incluso fieles que se han manifestado en contra de esta nueva tendencia y que han sido ¡echados! de las Iglesias de la  NEO-FSSPX. No es esto también La Pasión que tiene que experimentar la misma FSSPX, que al igual pasó su fundador Mons. Marcel Lefebvre. Otro ejemplo claro el juicio al R. P. Nicolás Pinaud.

La profecía del   “Discurso esjatológico” de nuestro Señor Jesucristo en donde nos  profetiza la ruina de la Ciudad Santa; y nos describe comos son apedreados los enviados de Dios. ¿Acaso no lo hace la NEO-FSSPX, con Mons. Richard Williamson y sus sacerdotes y fieles? “¡Jerusalén!,  ¡Jerusalén!, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados. ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como una gallina reúne a sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste! Pues bien, he aquí que os quedará desierta vuestra casa. Porque os digo que no me volveréis a ver hasta que digáis: ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!” (S. Mt. 23: 37-39)

¿A cuantos más apedreara la Neo-FSSPX?. -Dicen- las Sagradas Escrituras que: Bienaventurados vosotros, si por el nombre de Cristo sois ultrajados, porque el Espíritu de Dios, reposa sobre vosotros. (1 S Pedro 4, 14)
Qué bien describe el P. Leonardo Castellani acerca de las ultimidades: Los que resistan serán poco numerosos, los contados 144,000 de que habla el texto sagrado (cf. Ap. 7, 4), un pequeño resto perdido en el océano de las multitudes apostatas. Esos pocos “no podrán, comprar ni vender” (Ap. 13, 17; 14, 1), ni circular, ni dirigirse a los demás a través de los medios de comunicación, ahora en manos del poder político. (Del Libro El Fin de Los Tiempos y seis autores Modernos Pág. 367)

EL HIJO DE LA PERDICIÓN
“En el séptimo semanal (1) gran parte del clero prevaricará y se verá suprimido y cesará en las Iglesias el Santo Sacrificio” (2)
“Y así que aparezca el Hijo de la Perdición, será destruido todo principio y potestad.”
“Será éste de la tribu de Dan, según se indica en el texto de la profecía de Jacob.”
“Obrará este impío con arte diabólico muchos falsos prodigios, de modo que verán los ciegos, andarán los cojos, oirán los sordos y serán liberados  los endemoniados.”
“Entrará el Anticristo en Jerusalén, se sentará en el templo como dios, aunque sea sólo un hombre de la tribu de Dan, de la cual nació también Judas Iscariote.”
“Multiplicándose en aquellos días la tribulación por parte del Anticristo.” (Profecía de San Metodio del año 225, después de Cristo, escrito por Ángel Rafael R.)
(1)Alusión a “año Jubilar” o inicio del séptimo milenio desde la creación de Adán; mismo que inicia en el año 2000.
(2)La Santa Misa.
Por todo lo anterior si el Anticristo se sentara en el lugar santo. Hasta hacerse Adorar como “dios”  ¿Por qué hemos de sujetarnos a la Roma ingrata y adultera?
¡QUE VIVA CRISTO REY!